Publicidad

Opel Astra 1.0 Turbo: a prueba uno de los Astra más interesantes

Los motores interesantes en el Opel Astra no acaban en los Diesel, en gasolina, y junto al 1.4 Turbo, se alinea un formidable 1.0 también sobrealimentado.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

Opel Astra 1.0 Turbo: a prueba uno de los Astra más interesantes
Opel Astra 1.0 Turbo: a prueba uno de los Astra más interesantes

El motor de tres cilindros de gasolina en Opel no es nada nuevo y este atractivo e interesante Astra 1.0 Turbo continúa un satisfactorio camino de evolución tecnológica. A finales de la década de los '90, en 1997, Opel montaba en el Corsa un motor 1.0 con 12 válvulas de origen Suzuki, luego sustituido por el Ecotec 1.0 Twinport propio. Ambos tenían consumos bajos para su época: 5 l/100 km de media. El apellido de ambos (12v) ya daba una idea de que se trataba de tricilíndricos.

Opel Astra 1.0 Turbo Dynamic pruebaCon un planteamiento parecido en el enunciado, pero a un mundo de distancia en cuanto a rendimiento, agrado de conducción… brillantez de funcionamiento, en suma, desde hace dos años Opel cuenta con un nuevo 1.0, también tres cilindros, estrenado con turbo inicialmente en el Adam, luego incorporado en el Corsa y que ahora le llega al compacto de la marca, el Astra —el Karl tiene una versión atmosférica de él con 75 CV—. Este motor cuenta con distribución variable y una bomba de agua desconectable cuando no es necesaria refrigeración, así como un Start/Stop. En el Astra desembarca en versión de 105 CV con características semejantes a las que tienen las de 115 CV de Corsa o Adam, de modo que entre uno y otros motores de inyección directa, pese a la disparidad de potencia, sólo existe la diferencia que aplica cada gestión electrónica. En la práctica, por tanto, son indistinguibles.

Opel Astra 1.0 Turbo, comportamiento dinámico

La agilidad para cambiar de dirección es una de las características de su comportamiento más sentidas por comparación con otros compactos, incluso en mayor medida en esta versión que en los Diesel, respecto a los que hay una sensible distancia de peso: 80 kilos. También cabe destacar el buen tino con el que están puestos a punto en este Astra tanto dirección como suspensión, aportando ambas buena percepción del asfalto y un buen control del coche.

La buena forma de este motor —al borde de los 115 CV— y su empuje muy constante —entre 2.000 y 4.500 rpm, da el 90 por ciento de un par máximo muy alto—, sumado a la ligereza de este modelo le permite al Astra sobresalir en prestación, incluso frente a versiones teórica y realmente más potentes.

Baste decir que las aceleraciones de esta versión del Opel Astra 1.0 Turbo son semejantes, por ejemplo, a las de los Ford Focus (1.0 EcoBoost de 125 CV) o Kia Ceed con el motor 1.0 T-GDI (este Opel Astra 1.0 Turbo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos y hacer el 0 a 50 km/h en 3,5 segundos, según nuestras mediciones).

Su rendimiento es muy meritorio por comparación con otros tres cilindros utilizados en coches compactos, como el que emplea el Peugeot 308 con potencia parecida, el 1.2 PureTech 110 CV, pero con el mérito a favor del motor Opel de que aún  tiene menor cilindrada.

Opel Astra 1.0 Turbo, consumo

Y es que este Opel Astra corre, además, gastando muy poco: en carretera, aun cuando sólo tiene una caja de cinco marchas y la última no muy larga —un terreno en el que cabe lugar a la optimización por parte de la marca, por tanto, incluso con un cambio de seis marchas—, no hay compacto, de los que han pasado por nuestras manos, con un tres cilindros que gaste menos… con la salvedad del BMW 116i, que por precio, y por mucho que también compacto, está en otra liga. (la cifra que hemos obtenido en carretera con el Opel Astra 1.0 Turbo es de 5,6 l/100 km). En ciudad, sin embargo, ningún otro compacto con motor de tres cilindros gasta menos, por mucho que coches destacados como el Kia Cee'd 1.0 T-GDI queden próximos (el consumo obtenido en zonas urbanas con el Astra 1.0 Turbo es de 6,7 l/100 km).

Opel Astra 1.0 Turbo DynamicEstos consumos le convierten en una alternativa a tener en cuenta a los Diesel. De hecho, sin salir de la gama Astra, el 1.6 CDTI equivalente, que con 110 CV anda de modo muy parecido, sólo aventaja en el consumo medio respecto a este Astra 1.0 Turbo en 0,8 l/100 km, mientras que la diferencia de precio es de 2.600 euros en contra del primero: la combinación de esos datos puede hacer difícil la amortización del CDTI si no intermedian o muchos kilómetros (sólo a partir de los 180.000 km se empezaría a ahorrar con el Diesel de mantenerse la diferencia de precio actual entre los combustibles de cada cual) o muchos años. Más allá cuando los Diesel arrastran el sambenito de una mayor emisión de NOx, aspecto medioambiental que bien puede ser tenido en cuenta por más de uno.

Opel Astra 1.0 Turbo, precios con la competencia

Este motor está disponible con tres niveles de equipamiento y en las dos carrocerías disponibles del Astra, la de la berlina de cinco puertas y la del familiar, también con el mismo número de accesos, y apellido ST.

En el caso de la berlina, con el nivel más básico de los tres, el Expression, e Opel Astra no se sitúa entre los compactos más baratos con motores de potencia parecida, sino más bien en una zona templada. Esta situación se reproduce con el nivel más alto, el Selective, cuyo precio queda en línea con coches como el Renault Mégane, Peugeot 308, Ford Focus…

El habitáculo es el de un coche muy equilibrado en cuanto al reparto de espacio  —es el maletero, muy pequeño, el que falla—, con una sensación de solidez en sus acabados, excelentes asientos incluso aunque recurramos a los de configuraciones más básicas y recursos tecnológicamente modernos, como la posibilidad de contar con conexión permanente a los servicios de asistencia o wifi «on board», el OnStar. También puede tener, por ejemplo, faros matriciales basados en leds, los Intellilux.

En definitiva, el motor de tres cilindros del Opel Astra queda entre los mejores 1.0 que hayamos probado hasta la fecha en un compacto. Las razones están ligadas a su elasticidad, a que en un coche tan ligero como el Astra le permite correr muy holgadamente y gasta, en cualquier escenario, poco, casi como el Diesel de potencia semejante. Y todo, además, con un buen nivel de confort en cuanto a vibraciones o sonoridad. En este sentido, más que el del motor, quizá es el ruido de rodadura el que puede perturbar la comodidad por encima de lo normal.

También te puede interesar

- Nuevos motores Ecotec de General Motors

- Opel Adam Rocks: el aventurero urbano

- A prueba el Opel más barato: el Opel Karl

- Precios de coches nuevos en Autopista.es

- ¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis