Nissan X-Trail 2.2 dCi Sport Plus

Una mecánica potente, unas cualidades ruteras sobresalientes y unas dotes camperas aceptables son los ingredientes que se combinan en este sorprendente X-Trail.
-
Nissan X-Trail 2.2 dCi Sport Plus
Nissan X-Trail 2.2 dCi Sport Plus

El más económico de todos los contrincantes aquí relacionados, el Santa Fe, dispone de un motor que anuncia menos potencia que la del Nissan y unos consumos bastante más abultados. Las prestaciones se quedan por debajo de las del X-Trail y el equipamiento de serie resulta bastante parecido. El Hyundai es un poco más ancho y más largo que el Nissan. La firma coreana ofrece también, a un precio más económico que el protagonista de nuestra prueba, un todo terreno más grande con un motor más potente. Estamos hablando del Terracan 2.9 CRDi, que cuesta 30.050 euros en su versión más lujosa.

Las cualidades ruteras de este modelo difícilmente se pueden comparar con las de nuestro protagonista, ya que el Jeep es un todo terreno más puro –con reductora- y el Nissan no. De todas formas, el X-Trail nos ha sorprendido gratamente tanto en comportamiento dentro como fuera de carretera. El Cherokee es el “rival” más caro de entre todos los comparados en este apartado, pero a cambio ofrece el motor con más potencia, la mayor cifra de par motor máximo y una habitabilidad interior destacable (aunque no es el modelo con más espacio disponible). Una de las carencias del Cherokee es el limitadísimo tamaño de acceso a las plazas traseras por culpa de las pequeñas puertas que tiene. Si comparamos los equipamientos de ambos vehículos, se lleva la palma, en cuanto a elementos de serie se refiere, el protagonista de nuestro test. El X-Trail tiene ESP, llantas de aleación y sistema de distribución electrónica de la fuerza de la frenada como elementos de serie, mientras que el Jeep no dispone de los mismos. Los consumos del Jeep son de los más elevados, pero ello no redunda en unas prestaciones más brillantes (obtiene una velocidad punta 170 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos).

El modelo coreano es una de las propuestas más económicas de entre todas las que hemos seleccionado. Además, hay que tener en cuenta que el acabado elegido es el más alto de entre todos los disponibles, el EX Full. Es un poco más grande que nuestro protagonista y ofrece una mecánica de similares características, pero acoplada a una transmisión de cinco relaciones –el Nissan monta una caja de cambios de seis velocidades-. El Sorento tiene reductora, lo que aumenta las posibilidades de circulación fuera de carretera. Los consumos del Kia son más elevados que los de nuestro protagonista, la aceleración de 0 a 100 km/h es bastante más lenta (14,6 segundos frente a 11,5 s del X-Trail). El interior del Sorento es de los más amplios y habitables del segmento, también es uno de los que más ancho ofrece. El equipamiento de serie disponible para el todo terreno de origen coreano es similar al del Nissan.

Con un precio ligeramente superior al de nuestro protagonista, el Freelander ofrece un equipamiento similar, menos potencia y unos consumos muy parecidos. El maletero, según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, no es de los más grandes y se sitúa en 370 litros, frente a los 455 del protagonista de nuestra prueba. El comportamiento off-road de ambos modelos es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que no se trata, en ninguno de los dos casos, de todo terrenos puros con reductora.

El todo terreno de Mitsubishi también se puede considerar todo terreno puro, como el Jeep Cherokee, ya que dispone de reductora. Hacer un análisis de su comportamiento off-road tampoco sería clarificador debido a la mencionada característica. El Montero es más pesado, menos ágil y un poco más barato que nuestro protagonista y su diseño es bastante más antiguo que el del X-Trail. Monta un motor de menos potencia que el Nissan y es más grande. Los consumos son los más elevados de todos los contricantes reseñados y es el que menos velocidad punta (150 km/h) ofrece. El equipamiento de serie es bastante amplio e incluye, como el Nissan, los airbags de conductor y acompañante, el sistema antibloqueo de frenos, las llantas de aleación y los elevalunas eléctricos.

El más moderno de todos los rivales es el Rav4, cuya última versión ha aparecido hace unos meses. El precio es más competitivo en el caso del Toyota (casi 2.500 euros más barato) y con un equipamiento de serie similar que lleva, adicionalmente al propuesto por Nissan, airbags laterales delanteros y control de tracción. El motor es uno de los que menos potencia desarrolla y el que consumos más contenidos tiene de entre todos los contricantes comparados. El maletero más capaz, según los datos obtenidos por nuestro Centro Técnico, es precisamente el de este Toyota, con 460 litros (el Hyundai Santa Fe también ofrece este mismo volumen).

El más económico de todos los contrincantes aquí relacionados, el Santa Fe, dispone de un motor que anuncia menos potencia que la del Nissan y unos consumos bastante más abultados. Las prestaciones se quedan por debajo de las del X-Trail y el equipamiento de serie resulta bastante parecido. El Hyundai es un poco más ancho y más largo que el Nissan. La firma coreana ofrece también, a un precio más económico que el protagonista de nuestra prueba, un todo terreno más grande con un motor más potente. Estamos hablando del Terracan 2.9 CRDi, que cuesta 30.050 euros en su versión más lujosa.

Las cualidades ruteras de este modelo difícilmente se pueden comparar con las de nuestro protagonista, ya que el Jeep es un todo terreno más puro –con reductora- y el Nissan no. De todas formas, el X-Trail nos ha sorprendido gratamente tanto en comportamiento dentro como fuera de carretera. El Cherokee es el “rival” más caro de entre todos los comparados en este apartado, pero a cambio ofrece el motor con más potencia, la mayor cifra de par motor máximo y una habitabilidad interior destacable (aunque no es el modelo con más espacio disponible). Una de las carencias del Cherokee es el limitadísimo tamaño de acceso a las plazas traseras por culpa de las pequeñas puertas que tiene. Si comparamos los equipamientos de ambos vehículos, se lleva la palma, en cuanto a elementos de serie se refiere, el protagonista de nuestro test. El X-Trail tiene ESP, llantas de aleación y sistema de distribución electrónica de la fuerza de la frenada como elementos de serie, mientras que el Jeep no dispone de los mismos. Los consumos del Jeep son de los más elevados, pero ello no redunda en unas prestaciones más brillantes (obtiene una velocidad punta 170 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos).

El modelo coreano es una de las propuestas más económicas de entre todas las que hemos seleccionado. Además, hay que tener en cuenta que el acabado elegido es el más alto de entre todos los disponibles, el EX Full. Es un poco más grande que nuestro protagonista y ofrece una mecánica de similares características, pero acoplada a una transmisión de cinco relaciones –el Nissan monta una caja de cambios de seis velocidades-. El Sorento tiene reductora, lo que aumenta las posibilidades de circulación fuera de carretera. Los consumos del Kia son más elevados que los de nuestro protagonista, la aceleración de 0 a 100 km/h es bastante más lenta (14,6 segundos frente a 11,5 s del X-Trail). El interior del Sorento es de los más amplios y habitables del segmento, también es uno de los que más ancho ofrece. El equipamiento de serie disponible para el todo terreno de origen coreano es similar al del Nissan.

Con un precio ligeramente superior al de nuestro protagonista, el Freelander ofrece un equipamiento similar, menos potencia y unos consumos muy parecidos. El maletero, según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, no es de los más grandes y se sitúa en 370 litros, frente a los 455 del protagonista de nuestra prueba. El comportamiento off-road de ambos modelos es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que no se trata, en ninguno de los dos casos, de todo terrenos puros con reductora.

El todo terreno de Mitsubishi también se puede considerar todo terreno puro, como el Jeep Cherokee, ya que dispone de reductora. Hacer un análisis de su comportamiento off-road tampoco sería clarificador debido a la mencionada característica. El Montero es más pesado, menos ágil y un poco más barato que nuestro protagonista y su diseño es bastante más antiguo que el del X-Trail. Monta un motor de menos potencia que el Nissan y es más grande. Los consumos son los más elevados de todos los contricantes reseñados y es el que menos velocidad punta (150 km/h) ofrece. El equipamiento de serie es bastante amplio e incluye, como el Nissan, los airbags de conductor y acompañante, el sistema antibloqueo de frenos, las llantas de aleación y los elevalunas eléctricos.

El más moderno de todos los rivales es el Rav4, cuya última versión ha aparecido hace unos meses. El precio es más competitivo en el caso del Toyota (casi 2.500 euros más barato) y con un equipamiento de serie similar que lleva, adicionalmente al propuesto por Nissan, airbags laterales delanteros y control de tracción. El motor es uno de los que menos potencia desarrolla y el que consumos más contenidos tiene de entre todos los contricantes comparados. El maletero más capaz, según los datos obtenidos por nuestro Centro Técnico, es precisamente el de este Toyota, con 460 litros (el Hyundai Santa Fe también ofrece este mismo volumen).

El más económico de todos los contrincantes aquí relacionados, el Santa Fe, dispone de un motor que anuncia menos potencia que la del Nissan y unos consumos bastante más abultados. Las prestaciones se quedan por debajo de las del X-Trail y el equipamiento de serie resulta bastante parecido. El Hyundai es un poco más ancho y más largo que el Nissan. La firma coreana ofrece también, a un precio más económico que el protagonista de nuestra prueba, un todo terreno más grande con un motor más potente. Estamos hablando del Terracan 2.9 CRDi, que cuesta 30.050 euros en su versión más lujosa.

Las cualidades ruteras de este modelo difícilmente se pueden comparar con las de nuestro protagonista, ya que el Jeep es un todo terreno más puro –con reductora- y el Nissan no. De todas formas, el X-Trail nos ha sorprendido gratamente tanto en comportamiento dentro como fuera de carretera. El Cherokee es el “rival” más caro de entre todos los comparados en este apartado, pero a cambio ofrece el motor con más potencia, la mayor cifra de par motor máximo y una habitabilidad interior destacable (aunque no es el modelo con más espacio disponible). Una de las carencias del Cherokee es el limitadísimo tamaño de acceso a las plazas traseras por culpa de las pequeñas puertas que tiene. Si comparamos los equipamientos de ambos vehículos, se lleva la palma, en cuanto a elementos de serie se refiere, el protagonista de nuestro test. El X-Trail tiene ESP, llantas de aleación y sistema de distribución electrónica de la fuerza de la frenada como elementos de serie, mientras que el Jeep no dispone de los mismos. Los consumos del Jeep son de los más elevados, pero ello no redunda en unas prestaciones más brillantes (obtiene una velocidad punta 170 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos).

El modelo coreano es una de las propuestas más económicas de entre todas las que hemos seleccionado. Además, hay que tener en cuenta que el acabado elegido es el más alto de entre todos los disponibles, el EX Full. Es un poco más grande que nuestro protagonista y ofrece una mecánica de similares características, pero acoplada a una transmisión de cinco relaciones –el Nissan monta una caja de cambios de seis velocidades-. El Sorento tiene reductora, lo que aumenta las posibilidades de circulación fuera de carretera. Los consumos del Kia son más elevados que los de nuestro protagonista, la aceleración de 0 a 100 km/h es bastante más lenta (14,6 segundos frente a 11,5 s del X-Trail). El interior del Sorento es de los más amplios y habitables del segmento, también es uno de los que más ancho ofrece. El equipamiento de serie disponible para el todo terreno de origen coreano es similar al del Nissan.

Con un precio ligeramente superior al de nuestro protagonista, el Freelander ofrece un equipamiento similar, menos potencia y unos consumos muy parecidos. El maletero, según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, no es de los más grandes y se sitúa en 370 litros, frente a los 455 del protagonista de nuestra prueba. El comportamiento off-road de ambos modelos es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que no se trata, en ninguno de los dos casos, de todo terrenos puros con reductora.

El todo terreno de Mitsubishi también se puede considerar todo terreno puro, como el Jeep Cherokee, ya que dispone de reductora. Hacer un análisis de su comportamiento off-road tampoco sería clarificador debido a la mencionada característica. El Montero es más pesado, menos ágil y un poco más barato que nuestro protagonista y su diseño es bastante más antiguo que el del X-Trail. Monta un motor de menos potencia que el Nissan y es más grande. Los consumos son los más elevados de todos los contricantes reseñados y es el que menos velocidad punta (150 km/h) ofrece. El equipamiento de serie es bastante amplio e incluye, como el Nissan, los airbags de conductor y acompañante, el sistema antibloqueo de frenos, las llantas de aleación y los elevalunas eléctricos.

El más moderno de todos los rivales es el Rav4, cuya última versión ha aparecido hace unos meses. El precio es más competitivo en el caso del Toyota (casi 2.500 euros más barato) y con un equipamiento de serie similar que lleva, adicionalmente al propuesto por Nissan, airbags laterales delanteros y control de tracción. El motor es uno de los que menos potencia desarrolla y el que consumos más contenidos tiene de entre todos los contricantes comparados. El maletero más capaz, según los datos obtenidos por nuestro Centro Técnico, es precisamente el de este Toyota, con 460 litros (el Hyundai Santa Fe también ofrece este mismo volumen).

El más económico de todos los contrincantes aquí relacionados, el Santa Fe, dispone de un motor que anuncia menos potencia que la del Nissan y unos consumos bastante más abultados. Las prestaciones se quedan por debajo de las del X-Trail y el equipamiento de serie resulta bastante parecido. El Hyundai es un poco más ancho y más largo que el Nissan. La firma coreana ofrece también, a un precio más económico que el protagonista de nuestra prueba, un todo terreno más grande con un motor más potente. Estamos hablando del Terracan 2.9 CRDi, que cuesta 30.050 euros en su versión más lujosa.

Las cualidades ruteras de este modelo difícilmente se pueden comparar con las de nuestro protagonista, ya que el Jeep es un todo terreno más puro –con reductora- y el Nissan no. De todas formas, el X-Trail nos ha sorprendido gratamente tanto en comportamiento dentro como fuera de carretera. El Cherokee es el “rival” más caro de entre todos los comparados en este apartado, pero a cambio ofrece el motor con más potencia, la mayor cifra de par motor máximo y una habitabilidad interior destacable (aunque no es el modelo con más espacio disponible). Una de las carencias del Cherokee es el limitadísimo tamaño de acceso a las plazas traseras por culpa de las pequeñas puertas que tiene. Si comparamos los equipamientos de ambos vehículos, se lleva la palma, en cuanto a elementos de serie se refiere, el protagonista de nuestro test. El X-Trail tiene ESP, llantas de aleación y sistema de distribución electrónica de la fuerza de la frenada como elementos de serie, mientras que el Jeep no dispone de los mismos. Los consumos del Jeep son de los más elevados, pero ello no redunda en unas prestaciones más brillantes (obtiene una velocidad punta 170 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos).

El modelo coreano es una de las propuestas más económicas de entre todas las que hemos seleccionado. Además, hay que tener en cuenta que el acabado elegido es el más alto de entre todos los disponibles, el EX Full. Es un poco más grande que nuestro protagonista y ofrece una mecánica de similares características, pero acoplada a una transmisión de cinco relaciones –el Nissan monta una caja de cambios de seis velocidades-. El Sorento tiene reductora, lo que aumenta las posibilidades de circulación fuera de carretera. Los consumos del Kia son más elevados que los de nuestro protagonista, la aceleración de 0 a 100 km/h es bastante más lenta (14,6 segundos frente a 11,5 s del X-Trail). El interior del Sorento es de los más amplios y habitables del segmento, también es uno de los que más ancho ofrece. El equipamiento de serie disponible para el todo terreno de origen coreano es similar al del Nissan.

Con un precio ligeramente superior al de nuestro protagonista, el Freelander ofrece un equipamiento similar, menos potencia y unos consumos muy parecidos. El maletero, según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, no es de los más grandes y se sitúa en 370 litros, frente a los 455 del protagonista de nuestra prueba. El comportamiento off-road de ambos modelos es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que no se trata, en ninguno de los dos casos, de todo terrenos puros con reductora.

El todo terreno de Mitsubishi también se puede considerar todo terreno puro, como el Jeep Cherokee, ya que dispone de reductora. Hacer un análisis de su comportamiento off-road tampoco sería clarificador debido a la mencionada característica. El Montero es más pesado, menos ágil y un poco más barato que nuestro protagonista y su diseño es bastante más antiguo que el del X-Trail. Monta un motor de menos potencia que el Nissan y es más grande. Los consumos son los más elevados de todos los contricantes reseñados y es el que menos velocidad punta (150 km/h) ofrece. El equipamiento de serie es bastante amplio e incluye, como el Nissan, los airbags de conductor y acompañante, el sistema antibloqueo de frenos, las llantas de aleación y los elevalunas eléctricos.

El más moderno de todos los rivales es el Rav4, cuya última versión ha aparecido hace unos meses. El precio es más competitivo en el caso del Toyota (casi 2.500 euros más barato) y con un equipamiento de serie similar que lleva, adicionalmente al propuesto por Nissan, airbags laterales delanteros y control de tracción. El motor es uno de los que menos potencia desarrolla y el que consumos más contenidos tiene de entre todos los contricantes comparados. El maletero más capaz, según los datos obtenidos por nuestro Centro Técnico, es precisamente el de este Toyota, con 460 litros (el Hyundai Santa Fe también ofrece este mismo volumen).

El más económico de todos los contrincantes aquí relacionados, el Santa Fe, dispone de un motor que anuncia menos potencia que la del Nissan y unos consumos bastante más abultados. Las prestaciones se quedan por debajo de las del X-Trail y el equipamiento de serie resulta bastante parecido. El Hyundai es un poco más ancho y más largo que el Nissan. La firma coreana ofrece también, a un precio más económico que el protagonista de nuestra prueba, un todo terreno más grande con un motor más potente. Estamos hablando del Terracan 2.9 CRDi, que cuesta 30.050 euros en su versión más lujosa.

Las cualidades ruteras de este modelo difícilmente se pueden comparar con las de nuestro protagonista, ya que el Jeep es un todo terreno más puro –con reductora- y el Nissan no. De todas formas, el X-Trail nos ha sorprendido gratamente tanto en comportamiento dentro como fuera de carretera. El Cherokee es el “rival” más caro de entre todos los comparados en este apartado, pero a cambio ofrece el motor con más potencia, la mayor cifra de par motor máximo y una habitabilidad interior destacable (aunque no es el modelo con más espacio disponible). Una de las carencias del Cherokee es el limitadísimo tamaño de acceso a las plazas traseras por culpa de las pequeñas puertas que tiene. Si comparamos los equipamientos de ambos vehículos, se lleva la palma, en cuanto a elementos de serie se refiere, el protagonista de nuestro test. El X-Trail tiene ESP, llantas de aleación y sistema de distribución electrónica de la fuerza de la frenada como elementos de serie, mientras que el Jeep no dispone de los mismos. Los consumos del Jeep son de los más elevados, pero ello no redunda en unas prestaciones más brillantes (obtiene una velocidad punta 170 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos).

El modelo coreano es una de las propuestas más económicas de entre todas las que hemos seleccionado. Además, hay que tener en cuenta que el acabado elegido es el más alto de entre todos los disponibles, el EX Full. Es un poco más grande que nuestro protagonista y ofrece una mecánica de similares características, pero acoplada a una transmisión de cinco relaciones –el Nissan monta una caja de cambios de seis velocidades-. El Sorento tiene reductora, lo que aumenta las posibilidades de circulación fuera de carretera. Los consumos del Kia son más elevados que los de nuestro protagonista, la aceleración de 0 a 100 km/h es bastante más lenta (14,6 segundos frente a 11,5 s del X-Trail). El interior del Sorento es de los más amplios y habitables del segmento, también es uno de los que más ancho ofrece. El equipamiento de serie disponible para el todo terreno de origen coreano es similar al del Nissan.

Con un precio ligeramente superior al de nuestro protagonista, el Freelander ofrece un equipamiento similar, menos potencia y unos consumos muy parecidos. El maletero, según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, no es de los más grandes y se sitúa en 370 litros, frente a los 455 del protagonista de nuestra prueba. El comportamiento off-road de ambos modelos es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que no se trata, en ninguno de los dos casos, de todo terrenos puros con reductora.

El todo terreno de Mitsubishi también se puede considerar todo terreno puro, como el Jeep Cherokee, ya que dispone de reductora. Hacer un análisis de su comportamiento off-road tampoco sería clarificador debido a la mencionada característica. El Montero es más pesado, menos ágil y un poco más barato que nuestro protagonista y su diseño es bastante más antiguo que el del X-Trail. Monta un motor de menos potencia que el Nissan y es más grande. Los consumos son los más elevados de todos los contricantes reseñados y es el que menos velocidad punta (150 km/h) ofrece. El equipamiento de serie es bastante amplio e incluye, como el Nissan, los airbags de conductor y acompañante, el sistema antibloqueo de frenos, las llantas de aleación y los elevalunas eléctricos.

El más moderno de todos los rivales es el Rav4, cuya última versión ha aparecido hace unos meses. El precio es más competitivo en el caso del Toyota (casi 2.500 euros más barato) y con un equipamiento de serie similar que lleva, adicionalmente al propuesto por Nissan, airbags laterales delanteros y control de tracción. El motor es uno de los que menos potencia desarrolla y el que consumos más contenidos tiene de entre todos los contricantes comparados. El maletero más capaz, según los datos obtenidos por nuestro Centro Técnico, es precisamente el de este Toyota, con 460 litros (el Hyundai Santa Fe también ofrece este mismo volumen).

El más económico de todos los contrincantes aquí relacionados, el Santa Fe, dispone de un motor que anuncia menos potencia que la del Nissan y unos consumos bastante más abultados. Las prestaciones se quedan por debajo de las del X-Trail y el equipamiento de serie resulta bastante parecido. El Hyundai es un poco más ancho y más largo que el Nissan. La firma coreana ofrece también, a un precio más económico que el protagonista de nuestra prueba, un todo terreno más grande con un motor más potente. Estamos hablando del Terracan 2.9 CRDi, que cuesta 30.050 euros en su versión más lujosa.

Las cualidades ruteras de este modelo difícilmente se pueden comparar con las de nuestro protagonista, ya que el Jeep es un todo terreno más puro –con reductora- y el Nissan no. De todas formas, el X-Trail nos ha sorprendido gratamente tanto en comportamiento dentro como fuera de carretera. El Cherokee es el “rival” más caro de entre todos los comparados en este apartado, pero a cambio ofrece el motor con más potencia, la mayor cifra de par motor máximo y una habitabilidad interior destacable (aunque no es el modelo con más espacio disponible). Una de las carencias del Cherokee es el limitadísimo tamaño de acceso a las plazas traseras por culpa de las pequeñas puertas que tiene. Si comparamos los equipamientos de ambos vehículos, se lleva la palma, en cuanto a elementos de serie se refiere, el protagonista de nuestro test. El X-Trail tiene ESP, llantas de aleación y sistema de distribución electrónica de la fuerza de la frenada como elementos de serie, mientras que el Jeep no dispone de los mismos. Los consumos del Jeep son de los más elevados, pero ello no redunda en unas prestaciones más brillantes (obtiene una velocidad punta 170 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13 segundos).

El modelo coreano es una de las propuestas más económicas de entre todas las que hemos seleccionado. Además, hay que tener en cuenta que el acabado elegido es el más alto de entre todos los disponibles, el EX Full. Es un poco más grande que nuestro protagonista y ofrece una mecánica de similares características, pero acoplada a una transmisión de cinco relaciones –el Nissan monta una caja de cambios de seis velocidades-. El Sorento tiene reductora, lo que aumenta las posibilidades de circulación fuera de carretera. Los consumos del Kia son más elevados que los de nuestro protagonista, la aceleración de 0 a 100 km/h es bastante más lenta (14,6 segundos frente a 11,5 s del X-Trail). El interior del Sorento es de los más amplios y habitables del segmento, también es uno de los que más ancho ofrece. El equipamiento de serie disponible para el todo terreno de origen coreano es similar al del Nissan.

Con un precio ligeramente superior al de nuestro protagonista, el Freelander ofrece un equipamiento similar, menos potencia y unos consumos muy parecidos. El maletero, según los datos recogidos por nuestro Centro Técnico, no es de los más grandes y se sitúa en 370 litros, frente a los 455 del protagonista de nuestra prueba. El comportamiento off-road de ambos modelos es muy satisfactorio, siempre teniendo en cuenta que no se trata, en ninguno de los dos casos, de todo terrenos puros con reductora.

El todo terreno de Mitsubishi también se puede considerar todo terreno puro, como el Jeep Cherokee, ya que dispone de reductora. Hacer un análisis de su comportamiento off-road tampoco sería clarificador debido a la mencionada característica. El Montero es más pesado, menos ágil y un poco más barato que nuestro protagonista y su diseño es bastante más antiguo que el del X-Trail. Monta un motor de menos potencia que el Nissan y es más grande. Los consumos son los más elevados de todos los contricantes reseñados y es el que menos velocidad punta (150 km/h) ofrece. El equipamiento de serie es bastante amplio e incluye, como el Nissan, los airbags de conductor y acompañante, el sistema antibloqueo de frenos, las llantas de aleación y los elevalunas eléctricos.

El más moderno de todos los rivales es el Rav4, cuya última versión ha aparecido hace unos meses. El precio es más competitivo en el caso del Toyota (casi 2.500 euros más barato) y con un equipamiento de serie similar que lleva, adicionalmente al propuesto por Nissan, airbags laterales delanteros y control de tracción. El motor es uno de los que menos potencia desarrolla y el que consumos más contenidos tiene de entre todos los contricantes comparados. El maletero más capaz, según los datos obtenidos por nuestro Centro Técnico, es precisamente el de este Toyota, con 460 litros (el Hyundai Santa Fe también ofrece este mismo volumen).

Galería relacionada

Nissan X-Trail 2.2 dCi

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...