Nissan Tiida

Sustituye al Almera, se acaba de poner a la venta y su precio base es de 15.200 euros. El Nissan Tiida, que ya se vendía en México y EEUU, llega ahora a Europa con una propuesta basada en su gran habitabilidad, confort y calidad percibida. Es una buena elección para quien busque esas características, pero en formato de compacto.
-
Nissan  Tiida
Nissan Tiida

Puedes ver el Nissan Tiida en movimiento con sólo pulsar en el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas. Durante la toma de contacto que Nissan organizó en los alrededores de Madrid, tuvimos oportunidad de conducir el Tiida con el motor 1.8 de gasolina.

Al volante de esta versión pudimos constatar la amplitud del Tiida y el alto grado de comodidad que ofrece. El puesto de conducción está situado como en un monovolumen, en una posición algo más alta de lo habitual en una berlina, lo que da sensación de control sobre el tráfico, en parte gracias a la excelente visibilidad en todas las direcciones que se ha conseguido.

La dirección es eléctrica, pero bastante agradable de manejar (el tacto de este tipo de asistencia suele ser blando e impreciso y da sensación de falta de control sobre las trayectorias), sobre todo porque, a pesar de los 2,6 metros de distancia entre los ejes delantero y trasero, el Tiida gira sin excesivos problemas, un arma excelente en el tráfico urbano. Es cierto que, al ralentí, este motor es extremadamente silencioso y también en movimiento destaca por su bajo nivel sonoro, aunque lo corto de las tres primeras velocidades hace que se suba muy rápidamente de revoluciones, aumentando así también la sonoridad hasta que se alcanza la velocidad deseada.

La configuración de las suspensiones es McPherson delante y barra de torsión en el eje trasero. En las carreteras secundarias por las que nos movimos, nos pareció que los muelles eran duros en exceso y que los amortiguadores no realizaban del todo su labor, lo que mermaba mucho el confort y un poco la sensación de seguridad en curvas más cerradas.

El ESP sólo está disponible en el acabado más caro, el Tekna

En Nissan son honestos al manifestar sus expectativas con el Tiida: llegar a los clientes que valoran el confort y la practicidad y que no se sienten seducidos por lo último en diseño, tecnología o prestaciones. Quieren un valor seguro.

El Tiida es, en términos generales, un coche cómodo, cuya amplitud es lo que más nos ha impresionado y que permite combinar su apariencia equilibrada -que no vulgar- con motores interesantes. A un precio base de 15.200 euros se pueden sumar en estas primeras semanas descuentos de 1.000 euros y condiciones de financiación que prometen ser muy competitivas.

Puedes ver el Nissan Tiida en movimiento con sólo pulsar en el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas. Durante la toma de contacto que Nissan organizó en los alrededores de Madrid, tuvimos oportunidad de conducir el Tiida con el motor 1.8 de gasolina.

Al volante de esta versión pudimos constatar la amplitud del Tiida y el alto grado de comodidad que ofrece. El puesto de conducción está situado como en un monovolumen, en una posición algo más alta de lo habitual en una berlina, lo que da sensación de control sobre el tráfico, en parte gracias a la excelente visibilidad en todas las direcciones que se ha conseguido.

La dirección es eléctrica, pero bastante agradable de manejar (el tacto de este tipo de asistencia suele ser blando e impreciso y da sensación de falta de control sobre las trayectorias), sobre todo porque, a pesar de los 2,6 metros de distancia entre los ejes delantero y trasero, el Tiida gira sin excesivos problemas, un arma excelente en el tráfico urbano. Es cierto que, al ralentí, este motor es extremadamente silencioso y también en movimiento destaca por su bajo nivel sonoro, aunque lo corto de las tres primeras velocidades hace que se suba muy rápidamente de revoluciones, aumentando así también la sonoridad hasta que se alcanza la velocidad deseada.

La configuración de las suspensiones es McPherson delante y barra de torsión en el eje trasero. En las carreteras secundarias por las que nos movimos, nos pareció que los muelles eran duros en exceso y que los amortiguadores no realizaban del todo su labor, lo que mermaba mucho el confort y un poco la sensación de seguridad en curvas más cerradas.

El ESP sólo está disponible en el acabado más caro, el Tekna

En Nissan son honestos al manifestar sus expectativas con el Tiida: llegar a los clientes que valoran el confort y la practicidad y que no se sienten seducidos por lo último en diseño, tecnología o prestaciones. Quieren un valor seguro.

El Tiida es, en términos generales, un coche cómodo, cuya amplitud es lo que más nos ha impresionado y que permite combinar su apariencia equilibrada -que no vulgar- con motores interesantes. A un precio base de 15.200 euros se pueden sumar en estas primeras semanas descuentos de 1.000 euros y condiciones de financiación que prometen ser muy competitivas.

Puedes ver el Nissan Tiida en movimiento con sólo pulsar en el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas. Durante la toma de contacto que Nissan organizó en los alrededores de Madrid, tuvimos oportunidad de conducir el Tiida con el motor 1.8 de gasolina.

Al volante de esta versión pudimos constatar la amplitud del Tiida y el alto grado de comodidad que ofrece. El puesto de conducción está situado como en un monovolumen, en una posición algo más alta de lo habitual en una berlina, lo que da sensación de control sobre el tráfico, en parte gracias a la excelente visibilidad en todas las direcciones que se ha conseguido.

La dirección es eléctrica, pero bastante agradable de manejar (el tacto de este tipo de asistencia suele ser blando e impreciso y da sensación de falta de control sobre las trayectorias), sobre todo porque, a pesar de los 2,6 metros de distancia entre los ejes delantero y trasero, el Tiida gira sin excesivos problemas, un arma excelente en el tráfico urbano. Es cierto que, al ralentí, este motor es extremadamente silencioso y también en movimiento destaca por su bajo nivel sonoro, aunque lo corto de las tres primeras velocidades hace que se suba muy rápidamente de revoluciones, aumentando así también la sonoridad hasta que se alcanza la velocidad deseada.

La configuración de las suspensiones es McPherson delante y barra de torsión en el eje trasero. En las carreteras secundarias por las que nos movimos, nos pareció que los muelles eran duros en exceso y que los amortiguadores no realizaban del todo su labor, lo que mermaba mucho el confort y un poco la sensación de seguridad en curvas más cerradas.

El ESP sólo está disponible en el acabado más caro, el Tekna

En Nissan son honestos al manifestar sus expectativas con el Tiida: llegar a los clientes que valoran el confort y la practicidad y que no se sienten seducidos por lo último en diseño, tecnología o prestaciones. Quieren un valor seguro.

El Tiida es, en términos generales, un coche cómodo, cuya amplitud es lo que más nos ha impresionado y que permite combinar su apariencia equilibrada -que no vulgar- con motores interesantes. A un precio base de 15.200 euros se pueden sumar en estas primeras semanas descuentos de 1.000 euros y condiciones de financiación que prometen ser muy competitivas.

Puedes ver el Nissan Tiida en movimiento con sólo pulsar en el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas. Durante la toma de contacto que Nissan organizó en los alrededores de Madrid, tuvimos oportunidad de conducir el Tiida con el motor 1.8 de gasolina.

Al volante de esta versión pudimos constatar la amplitud del Tiida y el alto grado de comodidad que ofrece. El puesto de conducción está situado como en un monovolumen, en una posición algo más alta de lo habitual en una berlina, lo que da sensación de control sobre el tráfico, en parte gracias a la excelente visibilidad en todas las direcciones que se ha conseguido.

La dirección es eléctrica, pero bastante agradable de manejar (el tacto de este tipo de asistencia suele ser blando e impreciso y da sensación de falta de control sobre las trayectorias), sobre todo porque, a pesar de los 2,6 metros de distancia entre los ejes delantero y trasero, el Tiida gira sin excesivos problemas, un arma excelente en el tráfico urbano. Es cierto que, al ralentí, este motor es extremadamente silencioso y también en movimiento destaca por su bajo nivel sonoro, aunque lo corto de las tres primeras velocidades hace que se suba muy rápidamente de revoluciones, aumentando así también la sonoridad hasta que se alcanza la velocidad deseada.

La configuración de las suspensiones es McPherson delante y barra de torsión en el eje trasero. En las carreteras secundarias por las que nos movimos, nos pareció que los muelles eran duros en exceso y que los amortiguadores no realizaban del todo su labor, lo que mermaba mucho el confort y un poco la sensación de seguridad en curvas más cerradas.

El ESP sólo está disponible en el acabado más caro, el Tekna

En Nissan son honestos al manifestar sus expectativas con el Tiida: llegar a los clientes que valoran el confort y la practicidad y que no se sienten seducidos por lo último en diseño, tecnología o prestaciones. Quieren un valor seguro.

El Tiida es, en términos generales, un coche cómodo, cuya amplitud es lo que más nos ha impresionado y que permite combinar su apariencia equilibrada -que no vulgar- con motores interesantes. A un precio base de 15.200 euros se pueden sumar en estas primeras semanas descuentos de 1.000 euros y condiciones de financiación que prometen ser muy competitivas.

Puedes ver el Nissan Tiida en movimiento con sólo pulsar en el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas. Durante la toma de contacto que Nissan organizó en los alrededores de Madrid, tuvimos oportunidad de conducir el Tiida con el motor 1.8 de gasolina.

Al volante de esta versión pudimos constatar la amplitud del Tiida y el alto grado de comodidad que ofrece. El puesto de conducción está situado como en un monovolumen, en una posición algo más alta de lo habitual en una berlina, lo que da sensación de control sobre el tráfico, en parte gracias a la excelente visibilidad en todas las direcciones que se ha conseguido.

La dirección es eléctrica, pero bastante agradable de manejar (el tacto de este tipo de asistencia suele ser blando e impreciso y da sensación de falta de control sobre las trayectorias), sobre todo porque, a pesar de los 2,6 metros de distancia entre los ejes delantero y trasero, el Tiida gira sin excesivos problemas, un arma excelente en el tráfico urbano. Es cierto que, al ralentí, este motor es extremadamente silencioso y también en movimiento destaca por su bajo nivel sonoro, aunque lo corto de las tres primeras velocidades hace que se suba muy rápidamente de revoluciones, aumentando así también la sonoridad hasta que se alcanza la velocidad deseada.

La configuración de las suspensiones es McPherson delante y barra de torsión en el eje trasero. En las carreteras secundarias por las que nos movimos, nos pareció que los muelles eran duros en exceso y que los amortiguadores no realizaban del todo su labor, lo que mermaba mucho el confort y un poco la sensación de seguridad en curvas más cerradas.

El ESP sólo está disponible en el acabado más caro, el Tekna

En Nissan son honestos al manifestar sus expectativas con el Tiida: llegar a los clientes que valoran el confort y la practicidad y que no se sienten seducidos por lo último en diseño, tecnología o prestaciones. Quieren un valor seguro.

El Tiida es, en términos generales, un coche cómodo, cuya amplitud es lo que más nos ha impresionado y que permite combinar su apariencia equilibrada -que no vulgar- con motores interesantes. A un precio base de 15.200 euros se pueden sumar en estas primeras semanas descuentos de 1.000 euros y condiciones de financiación que prometen ser muy competitivas.

Puedes ver el Nissan Tiida en movimiento con sólo pulsar en el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas. Durante la toma de contacto que Nissan organizó en los alrededores de Madrid, tuvimos oportunidad de conducir el Tiida con el motor 1.8 de gasolina.

Al volante de esta versión pudimos constatar la amplitud del Tiida y el alto grado de comodidad que ofrece. El puesto de conducción está situado como en un monovolumen, en una posición algo más alta de lo habitual en una berlina, lo que da sensación de control sobre el tráfico, en parte gracias a la excelente visibilidad en todas las direcciones que se ha conseguido.

La dirección es eléctrica, pero bastante agradable de manejar (el tacto de este tipo de asistencia suele ser blando e impreciso y da sensación de falta de control sobre las trayectorias), sobre todo porque, a pesar de los 2,6 metros de distancia entre los ejes delantero y trasero, el Tiida gira sin excesivos problemas, un arma excelente en el tráfico urbano. Es cierto que, al ralentí, este motor es extremadamente silencioso y también en movimiento destaca por su bajo nivel sonoro, aunque lo corto de las tres primeras velocidades hace que se suba muy rápidamente de revoluciones, aumentando así también la sonoridad hasta que se alcanza la velocidad deseada.

La configuración de las suspensiones es McPherson delante y barra de torsión en el eje trasero. En las carreteras secundarias por las que nos movimos, nos pareció que los muelles eran duros en exceso y que los amortiguadores no realizaban del todo su labor, lo que mermaba mucho el confort y un poco la sensación de seguridad en curvas más cerradas.

El ESP sólo está disponible en el acabado más caro, el Tekna

En Nissan son honestos al manifestar sus expectativas con el Tiida: llegar a los clientes que valoran el confort y la practicidad y que no se sienten seducidos por lo último en diseño, tecnología o prestaciones. Quieren un valor seguro.

El Tiida es, en términos generales, un coche cómodo, cuya amplitud es lo que más nos ha impresionado y que permite combinar su apariencia equilibrada -que no vulgar- con motores interesantes. A un precio base de 15.200 euros se pueden sumar en estas primeras semanas descuentos de 1.000 euros y condiciones de financiación que prometen ser muy competitivas.

Galería relacionada

Nissan Tiida: al volante

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...