Nissan Tiida

Sustituye al Almera, se acaba de poner a la venta y su precio base es de 15.200 euros. El Nissan Tiida, que ya se vendía en México y EEUU, llega ahora a Europa con una propuesta basada en su gran habitabilidad, confort y calidad percibida. Es una buena elección para quien busque esas características, pero en formato de compacto.
-
Nissan  Tiida
Nissan Tiida

Nissan está orgullosa de cómo le van las cosas en este 2007. Sus modelos dirigidos al gran público, el Note y el Qashqai, les están dando buenas cifras de ventas y, con el optimismo de esos éxitos, completan su gama europea con un modelo que ya vendían en otros mercados: el Nissan Tiida.

Está fabricado sobre la plataforma del Nissan Note y, a primera vista, no es un modelo de estridencias, al contrario. Se aleja voluntariamente de los ejercicios de estilo en el diseño y de las prestaciones extremas para llegar más fácilmente a un público que quiere un coche “normal”, equilibrado en el conjunto, sin ningún apartado sobresaliente ni por encima ni por debajo. Hacen así de la discreción una virtud que esperan que sea apreciada por una porción suficientemente grande de los clientes del segmento C, el de las berlinas compactas, el de los cuatro metros y pico, el más competido en nuestro mercado, porque en él se encuentran la mayor parte de los compradores y, claro, la mayor parte de los modelos.

Por lo que trata de destacar y diferenciarse es precisamente por ese equilibrio: mide 4,3 metros, lo que lo convierte en un habitante aceptable de la ciudad; su batalla de 2,6 metros dota a su habitáculo de un plus de amplitud que, en efecto, se experimenta a bordo. El que su diseño no exhiba vanguardismos le permite convertir en espacio interior y capacidad de maletero las discretas líneas exteriores (no hay bajadas hacia atrás en la línea del techo, no hay nervaduras ni protuberancias en la trasera, no hay cortes en las líneas de las ventanas ni inclinaciones exageradas en el parabrisas….). No solamente se disfruta de comodidad en las plazas delanteras, sino que también las traseras miman a sus ocupantes, incluso en la altura al techo. La capacidad del maletero, de 272 litros, se puede ampliar adelantando la banqueta trasera -24 cm como máximo- hasta los 463 litros.

El espacio interior es además versátil: la banqueta trasera se desplaza para dar más capacidad de carga en el maletero o más sitio para las piernas a los ocupantes traseros, según las necesidades

Los esfuerzos de Nissan para su Tiida se han centrado, pues, en conseguir una satisfactoria experiencia a bordo, tanto para el conductor como para los acompañantes. Así, han puesto especial interés en que los plásticos sean de calidad, que todo ajuste y esté bien terminado, que la rumorosidad del motor y el ruido de rodadura no lleguen al habitáculo (en las versiones de gasolina el silencio conseguido nos ha sorprendido a todos), que haya huecos y receptáculos variados para todo tipo de objetos…

Teniendo en cuenta este punto de vista, el equipamiento (escalonado en tres acabados) se convierte también en protagonista. Nissan pretende llegar a compradores que optarían por coches de más lujo y empaque, pero que no quieren tener un coche grande. De ahí que ofrezcan a ese público equipamientos que normalmente no aparecen en este segmento: conexión Bluetooth, navegador, climatizador automático, tapicería de cuero, llave inteligente, faros y limpiaparabrisas automáticos… (consulta la pestaña de Equipamiento, en la parte superior de esta página, si quieres entrar en más detalle).

El nombre Tiida deriva de una palabra dialectal japonesa que tiene relación con las mareas cambiantes. En EEUU se comercializa como Versa

En cuanto a motores, la gama se compone de dos propulsores de gasolina y un Diesel. Los gasolina son desarrollos de Nissan, el Diesel es una creación de Renault. El 1.6 se monta también en el Micra y en el Note, tiene 110 CV de potencia y 15,6 mkg de par máximo. Está fabricado en aluminio y se combina con caja manual de 5 velocidades o automática de 4; alcanza los 186 km/h y consume de media 6,9 litros cada 100 km.

El 1.8, también de gasolina, es el más potente del trío con sus 126 CV y 17,6 mkg de par. Está disponible sólo con cambio manual de 6 marchas, llega a 195 km/h y consume 7,8 litros/100 km.

En cuanto al Diesel, es el conocido 1.5 dCi que Renault monta en varios de sus modelos con diferentes potencias. En este caso, rinde 105 CV, da un par máximo de 24,5 mkg y va unido a la caja de cambios de 6 relaciones. Su velocidad máxima es de 186 km/h y consume sólo 5,2 l/100km.

Nissan está orgullosa de cómo le van las cosas en este 2007. Sus modelos dirigidos al gran público, el Note y el Qashqai, les están dando buenas cifras de ventas y, con el optimismo de esos éxitos, completan su gama europea con un modelo que ya vendían en otros mercados: el Nissan Tiida.

Está fabricado sobre la plataforma del Nissan Note y, a primera vista, no es un modelo de estridencias, al contrario. Se aleja voluntariamente de los ejercicios de estilo en el diseño y de las prestaciones extremas para llegar más fácilmente a un público que quiere un coche “normal”, equilibrado en el conjunto, sin ningún apartado sobresaliente ni por encima ni por debajo. Hacen así de la discreción una virtud que esperan que sea apreciada por una porción suficientemente grande de los clientes del segmento C, el de las berlinas compactas, el de los cuatro metros y pico, el más competido en nuestro mercado, porque en él se encuentran la mayor parte de los compradores y, claro, la mayor parte de los modelos.

Por lo que trata de destacar y diferenciarse es precisamente por ese equilibrio: mide 4,3 metros, lo que lo convierte en un habitante aceptable de la ciudad; su batalla de 2,6 metros dota a su habitáculo de un plus de amplitud que, en efecto, se experimenta a bordo. El que su diseño no exhiba vanguardismos le permite convertir en espacio interior y capacidad de maletero las discretas líneas exteriores (no hay bajadas hacia atrás en la línea del techo, no hay nervaduras ni protuberancias en la trasera, no hay cortes en las líneas de las ventanas ni inclinaciones exageradas en el parabrisas….). No solamente se disfruta de comodidad en las plazas delanteras, sino que también las traseras miman a sus ocupantes, incluso en la altura al techo. La capacidad del maletero, de 272 litros, se puede ampliar adelantando la banqueta trasera -24 cm como máximo- hasta los 463 litros.

El espacio interior es además versátil: la banqueta trasera se desplaza para dar más capacidad de carga en el maletero o más sitio para las piernas a los ocupantes traseros, según las necesidades

Los esfuerzos de Nissan para su Tiida se han centrado, pues, en conseguir una satisfactoria experiencia a bordo, tanto para el conductor como para los acompañantes. Así, han puesto especial interés en que los plásticos sean de calidad, que todo ajuste y esté bien terminado, que la rumorosidad del motor y el ruido de rodadura no lleguen al habitáculo (en las versiones de gasolina el silencio conseguido nos ha sorprendido a todos), que haya huecos y receptáculos variados para todo tipo de objetos…

Teniendo en cuenta este punto de vista, el equipamiento (escalonado en tres acabados) se convierte también en protagonista. Nissan pretende llegar a compradores que optarían por coches de más lujo y empaque, pero que no quieren tener un coche grande. De ahí que ofrezcan a ese público equipamientos que normalmente no aparecen en este segmento: conexión Bluetooth, navegador, climatizador automático, tapicería de cuero, llave inteligente, faros y limpiaparabrisas automáticos… (consulta la pestaña de Equipamiento, en la parte superior de esta página, si quieres entrar en más detalle).

El nombre Tiida deriva de una palabra dialectal japonesa que tiene relación con las mareas cambiantes. En EEUU se comercializa como Versa

En cuanto a motores, la gama se compone de dos propulsores de gasolina y un Diesel. Los gasolina son desarrollos de Nissan, el Diesel es una creación de Renault. El 1.6 se monta también en el Micra y en el Note, tiene 110 CV de potencia y 15,6 mkg de par máximo. Está fabricado en aluminio y se combina con caja manual de 5 velocidades o automática de 4; alcanza los 186 km/h y consume de media 6,9 litros cada 100 km.

El 1.8, también de gasolina, es el más potente del trío con sus 126 CV y 17,6 mkg de par. Está disponible sólo con cambio manual de 6 marchas, llega a 195 km/h y consume 7,8 litros/100 km.

En cuanto al Diesel, es el conocido 1.5 dCi que Renault monta en varios de sus modelos con diferentes potencias. En este caso, rinde 105 CV, da un par máximo de 24,5 mkg y va unido a la caja de cambios de 6 relaciones. Su velocidad máxima es de 186 km/h y consume sólo 5,2 l/100km.

Nissan está orgullosa de cómo le van las cosas en este 2007. Sus modelos dirigidos al gran público, el Note y el Qashqai, les están dando buenas cifras de ventas y, con el optimismo de esos éxitos, completan su gama europea con un modelo que ya vendían en otros mercados: el Nissan Tiida.

Está fabricado sobre la plataforma del Nissan Note y, a primera vista, no es un modelo de estridencias, al contrario. Se aleja voluntariamente de los ejercicios de estilo en el diseño y de las prestaciones extremas para llegar más fácilmente a un público que quiere un coche “normal”, equilibrado en el conjunto, sin ningún apartado sobresaliente ni por encima ni por debajo. Hacen así de la discreción una virtud que esperan que sea apreciada por una porción suficientemente grande de los clientes del segmento C, el de las berlinas compactas, el de los cuatro metros y pico, el más competido en nuestro mercado, porque en él se encuentran la mayor parte de los compradores y, claro, la mayor parte de los modelos.

Por lo que trata de destacar y diferenciarse es precisamente por ese equilibrio: mide 4,3 metros, lo que lo convierte en un habitante aceptable de la ciudad; su batalla de 2,6 metros dota a su habitáculo de un plus de amplitud que, en efecto, se experimenta a bordo. El que su diseño no exhiba vanguardismos le permite convertir en espacio interior y capacidad de maletero las discretas líneas exteriores (no hay bajadas hacia atrás en la línea del techo, no hay nervaduras ni protuberancias en la trasera, no hay cortes en las líneas de las ventanas ni inclinaciones exageradas en el parabrisas….). No solamente se disfruta de comodidad en las plazas delanteras, sino que también las traseras miman a sus ocupantes, incluso en la altura al techo. La capacidad del maletero, de 272 litros, se puede ampliar adelantando la banqueta trasera -24 cm como máximo- hasta los 463 litros.

El espacio interior es además versátil: la banqueta trasera se desplaza para dar más capacidad de carga en el maletero o más sitio para las piernas a los ocupantes traseros, según las necesidades

Los esfuerzos de Nissan para su Tiida se han centrado, pues, en conseguir una satisfactoria experiencia a bordo, tanto para el conductor como para los acompañantes. Así, han puesto especial interés en que los plásticos sean de calidad, que todo ajuste y esté bien terminado, que la rumorosidad del motor y el ruido de rodadura no lleguen al habitáculo (en las versiones de gasolina el silencio conseguido nos ha sorprendido a todos), que haya huecos y receptáculos variados para todo tipo de objetos…

Teniendo en cuenta este punto de vista, el equipamiento (escalonado en tres acabados) se convierte también en protagonista. Nissan pretende llegar a compradores que optarían por coches de más lujo y empaque, pero que no quieren tener un coche grande. De ahí que ofrezcan a ese público equipamientos que normalmente no aparecen en este segmento: conexión Bluetooth, navegador, climatizador automático, tapicería de cuero, llave inteligente, faros y limpiaparabrisas automáticos… (consulta la pestaña de Equipamiento, en la parte superior de esta página, si quieres entrar en más detalle).

El nombre Tiida deriva de una palabra dialectal japonesa que tiene relación con las mareas cambiantes. En EEUU se comercializa como Versa

En cuanto a motores, la gama se compone de dos propulsores de gasolina y un Diesel. Los gasolina son desarrollos de Nissan, el Diesel es una creación de Renault. El 1.6 se monta también en el Micra y en el Note, tiene 110 CV de potencia y 15,6 mkg de par máximo. Está fabricado en aluminio y se combina con caja manual de 5 velocidades o automática de 4; alcanza los 186 km/h y consume de media 6,9 litros cada 100 km.

El 1.8, también de gasolina, es el más potente del trío con sus 126 CV y 17,6 mkg de par. Está disponible sólo con cambio manual de 6 marchas, llega a 195 km/h y consume 7,8 litros/100 km.

En cuanto al Diesel, es el conocido 1.5 dCi que Renault monta en varios de sus modelos con diferentes potencias. En este caso, rinde 105 CV, da un par máximo de 24,5 mkg y va unido a la caja de cambios de 6 relaciones. Su velocidad máxima es de 186 km/h y consume sólo 5,2 l/100km.

Nissan está orgullosa de cómo le van las cosas en este 2007. Sus modelos dirigidos al gran público, el Note y el Qashqai, les están dando buenas cifras de ventas y, con el optimismo de esos éxitos, completan su gama europea con un modelo que ya vendían en otros mercados: el Nissan Tiida.

Está fabricado sobre la plataforma del Nissan Note y, a primera vista, no es un modelo de estridencias, al contrario. Se aleja voluntariamente de los ejercicios de estilo en el diseño y de las prestaciones extremas para llegar más fácilmente a un público que quiere un coche “normal”, equilibrado en el conjunto, sin ningún apartado sobresaliente ni por encima ni por debajo. Hacen así de la discreción una virtud que esperan que sea apreciada por una porción suficientemente grande de los clientes del segmento C, el de las berlinas compactas, el de los cuatro metros y pico, el más competido en nuestro mercado, porque en él se encuentran la mayor parte de los compradores y, claro, la mayor parte de los modelos.

Por lo que trata de destacar y diferenciarse es precisamente por ese equilibrio: mide 4,3 metros, lo que lo convierte en un habitante aceptable de la ciudad; su batalla de 2,6 metros dota a su habitáculo de un plus de amplitud que, en efecto, se experimenta a bordo. El que su diseño no exhiba vanguardismos le permite convertir en espacio interior y capacidad de maletero las discretas líneas exteriores (no hay bajadas hacia atrás en la línea del techo, no hay nervaduras ni protuberancias en la trasera, no hay cortes en las líneas de las ventanas ni inclinaciones exageradas en el parabrisas….). No solamente se disfruta de comodidad en las plazas delanteras, sino que también las traseras miman a sus ocupantes, incluso en la altura al techo. La capacidad del maletero, de 272 litros, se puede ampliar adelantando la banqueta trasera -24 cm como máximo- hasta los 463 litros.

El espacio interior es además versátil: la banqueta trasera se desplaza para dar más capacidad de carga en el maletero o más sitio para las piernas a los ocupantes traseros, según las necesidades

Los esfuerzos de Nissan para su Tiida se han centrado, pues, en conseguir una satisfactoria experiencia a bordo, tanto para el conductor como para los acompañantes. Así, han puesto especial interés en que los plásticos sean de calidad, que todo ajuste y esté bien terminado, que la rumorosidad del motor y el ruido de rodadura no lleguen al habitáculo (en las versiones de gasolina el silencio conseguido nos ha sorprendido a todos), que haya huecos y receptáculos variados para todo tipo de objetos…

Teniendo en cuenta este punto de vista, el equipamiento (escalonado en tres acabados) se convierte también en protagonista. Nissan pretende llegar a compradores que optarían por coches de más lujo y empaque, pero que no quieren tener un coche grande. De ahí que ofrezcan a ese público equipamientos que normalmente no aparecen en este segmento: conexión Bluetooth, navegador, climatizador automático, tapicería de cuero, llave inteligente, faros y limpiaparabrisas automáticos… (consulta la pestaña de Equipamiento, en la parte superior de esta página, si quieres entrar en más detalle).

El nombre Tiida deriva de una palabra dialectal japonesa que tiene relación con las mareas cambiantes. En EEUU se comercializa como Versa

En cuanto a motores, la gama se compone de dos propulsores de gasolina y un Diesel. Los gasolina son desarrollos de Nissan, el Diesel es una creación de Renault. El 1.6 se monta también en el Micra y en el Note, tiene 110 CV de potencia y 15,6 mkg de par máximo. Está fabricado en aluminio y se combina con caja manual de 5 velocidades o automática de 4; alcanza los 186 km/h y consume de media 6,9 litros cada 100 km.

El 1.8, también de gasolina, es el más potente del trío con sus 126 CV y 17,6 mkg de par. Está disponible sólo con cambio manual de 6 marchas, llega a 195 km/h y consume 7,8 litros/100 km.

En cuanto al Diesel, es el conocido 1.5 dCi que Renault monta en varios de sus modelos con diferentes potencias. En este caso, rinde 105 CV, da un par máximo de 24,5 mkg y va unido a la caja de cambios de 6 relaciones. Su velocidad máxima es de 186 km/h y consume sólo 5,2 l/100km.

Nissan está orgullosa de cómo le van las cosas en este 2007. Sus modelos dirigidos al gran público, el Note y el Qashqai, les están dando buenas cifras de ventas y, con el optimismo de esos éxitos, completan su gama europea con un modelo que ya vendían en otros mercados: el Nissan Tiida.

Está fabricado sobre la plataforma del Nissan Note y, a primera vista, no es un modelo de estridencias, al contrario. Se aleja voluntariamente de los ejercicios de estilo en el diseño y de las prestaciones extremas para llegar más fácilmente a un público que quiere un coche “normal”, equilibrado en el conjunto, sin ningún apartado sobresaliente ni por encima ni por debajo. Hacen así de la discreción una virtud que esperan que sea apreciada por una porción suficientemente grande de los clientes del segmento C, el de las berlinas compactas, el de los cuatro metros y pico, el más competido en nuestro mercado, porque en él se encuentran la mayor parte de los compradores y, claro, la mayor parte de los modelos.

Por lo que trata de destacar y diferenciarse es precisamente por ese equilibrio: mide 4,3 metros, lo que lo convierte en un habitante aceptable de la ciudad; su batalla de 2,6 metros dota a su habitáculo de un plus de amplitud que, en efecto, se experimenta a bordo. El que su diseño no exhiba vanguardismos le permite convertir en espacio interior y capacidad de maletero las discretas líneas exteriores (no hay bajadas hacia atrás en la línea del techo, no hay nervaduras ni protuberancias en la trasera, no hay cortes en las líneas de las ventanas ni inclinaciones exageradas en el parabrisas….). No solamente se disfruta de comodidad en las plazas delanteras, sino que también las traseras miman a sus ocupantes, incluso en la altura al techo. La capacidad del maletero, de 272 litros, se puede ampliar adelantando la banqueta trasera -24 cm como máximo- hasta los 463 litros.

El espacio interior es además versátil: la banqueta trasera se desplaza para dar más capacidad de carga en el maletero o más sitio para las piernas a los ocupantes traseros, según las necesidades

Los esfuerzos de Nissan para su Tiida se han centrado, pues, en conseguir una satisfactoria experiencia a bordo, tanto para el conductor como para los acompañantes. Así, han puesto especial interés en que los plásticos sean de calidad, que todo ajuste y esté bien terminado, que la rumorosidad del motor y el ruido de rodadura no lleguen al habitáculo (en las versiones de gasolina el silencio conseguido nos ha sorprendido a todos), que haya huecos y receptáculos variados para todo tipo de objetos…

Teniendo en cuenta este punto de vista, el equipamiento (escalonado en tres acabados) se convierte también en protagonista. Nissan pretende llegar a compradores que optarían por coches de más lujo y empaque, pero que no quieren tener un coche grande. De ahí que ofrezcan a ese público equipamientos que normalmente no aparecen en este segmento: conexión Bluetooth, navegador, climatizador automático, tapicería de cuero, llave inteligente, faros y limpiaparabrisas automáticos… (consulta la pestaña de Equipamiento, en la parte superior de esta página, si quieres entrar en más detalle).

El nombre Tiida deriva de una palabra dialectal japonesa que tiene relación con las mareas cambiantes. En EEUU se comercializa como Versa

En cuanto a motores, la gama se compone de dos propulsores de gasolina y un Diesel. Los gasolina son desarrollos de Nissan, el Diesel es una creación de Renault. El 1.6 se monta también en el Micra y en el Note, tiene 110 CV de potencia y 15,6 mkg de par máximo. Está fabricado en aluminio y se combina con caja manual de 5 velocidades o automática de 4; alcanza los 186 km/h y consume de media 6,9 litros cada 100 km.

El 1.8, también de gasolina, es el más potente del trío con sus 126 CV y 17,6 mkg de par. Está disponible sólo con cambio manual de 6 marchas, llega a 195 km/h y consume 7,8 litros/100 km.

En cuanto al Diesel, es el conocido 1.5 dCi que Renault monta en varios de sus modelos con diferentes potencias. En este caso, rinde 105 CV, da un par máximo de 24,5 mkg y va unido a la caja de cambios de 6 relaciones. Su velocidad máxima es de 186 km/h y consume sólo 5,2 l/100km.

Nissan está orgullosa de cómo le van las cosas en este 2007. Sus modelos dirigidos al gran público, el Note y el Qashqai, les están dando buenas cifras de ventas y, con el optimismo de esos éxitos, completan su gama europea con un modelo que ya vendían en otros mercados: el Nissan Tiida.

Está fabricado sobre la plataforma del Nissan Note y, a primera vista, no es un modelo de estridencias, al contrario. Se aleja voluntariamente de los ejercicios de estilo en el diseño y de las prestaciones extremas para llegar más fácilmente a un público que quiere un coche “normal”, equilibrado en el conjunto, sin ningún apartado sobresaliente ni por encima ni por debajo. Hacen así de la discreción una virtud que esperan que sea apreciada por una porción suficientemente grande de los clientes del segmento C, el de las berlinas compactas, el de los cuatro metros y pico, el más competido en nuestro mercado, porque en él se encuentran la mayor parte de los compradores y, claro, la mayor parte de los modelos.

Por lo que trata de destacar y diferenciarse es precisamente por ese equilibrio: mide 4,3 metros, lo que lo convierte en un habitante aceptable de la ciudad; su batalla de 2,6 metros dota a su habitáculo de un plus de amplitud que, en efecto, se experimenta a bordo. El que su diseño no exhiba vanguardismos le permite convertir en espacio interior y capacidad de maletero las discretas líneas exteriores (no hay bajadas hacia atrás en la línea del techo, no hay nervaduras ni protuberancias en la trasera, no hay cortes en las líneas de las ventanas ni inclinaciones exageradas en el parabrisas….). No solamente se disfruta de comodidad en las plazas delanteras, sino que también las traseras miman a sus ocupantes, incluso en la altura al techo. La capacidad del maletero, de 272 litros, se puede ampliar adelantando la banqueta trasera -24 cm como máximo- hasta los 463 litros.

El espacio interior es además versátil: la banqueta trasera se desplaza para dar más capacidad de carga en el maletero o más sitio para las piernas a los ocupantes traseros, según las necesidades

Los esfuerzos de Nissan para su Tiida se han centrado, pues, en conseguir una satisfactoria experiencia a bordo, tanto para el conductor como para los acompañantes. Así, han puesto especial interés en que los plásticos sean de calidad, que todo ajuste y esté bien terminado, que la rumorosidad del motor y el ruido de rodadura no lleguen al habitáculo (en las versiones de gasolina el silencio conseguido nos ha sorprendido a todos), que haya huecos y receptáculos variados para todo tipo de objetos…

Teniendo en cuenta este punto de vista, el equipamiento (escalonado en tres acabados) se convierte también en protagonista. Nissan pretende llegar a compradores que optarían por coches de más lujo y empaque, pero que no quieren tener un coche grande. De ahí que ofrezcan a ese público equipamientos que normalmente no aparecen en este segmento: conexión Bluetooth, navegador, climatizador automático, tapicería de cuero, llave inteligente, faros y limpiaparabrisas automáticos… (consulta la pestaña de Equipamiento, en la parte superior de esta página, si quieres entrar en más detalle).

El nombre Tiida deriva de una palabra dialectal japonesa que tiene relación con las mareas cambiantes. En EEUU se comercializa como Versa

En cuanto a motores, la gama se compone de dos propulsores de gasolina y un Diesel. Los gasolina son desarrollos de Nissan, el Diesel es una creación de Renault. El 1.6 se monta también en el Micra y en el Note, tiene 110 CV de potencia y 15,6 mkg de par máximo. Está fabricado en aluminio y se combina con caja manual de 5 velocidades o automática de 4; alcanza los 186 km/h y consume de media 6,9 litros cada 100 km.

El 1.8, también de gasolina, es el más potente del trío con sus 126 CV y 17,6 mkg de par. Está disponible sólo con cambio manual de 6 marchas, llega a 195 km/h y consume 7,8 litros/100 km.

En cuanto al Diesel, es el conocido 1.5 dCi que Renault monta en varios de sus modelos con diferentes potencias. En este caso, rinde 105 CV, da un par máximo de 24,5 mkg y va unido a la caja de cambios de 6 relaciones. Su velocidad máxima es de 186 km/h y consume sólo 5,2 l/100km.

Galería relacionada

Nissan Tiida: al volante

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...