Nissan Qashqai 2.0 dCi Acenta

La versión del Nissan Qashqai que combina el motor dCi de 150 CV con el sistema de tracción total seleccionable por el conductor da plena satisfacción en cualquier terreno. Es rápido en el asfalto, consume poco combustible y, sobre tierra, puede sorprender favorablemente a su conductor gracias a la tracción total.
-
Nissan Qashqai 2.0 dCi Acenta
Nissan Qashqai 2.0 dCi Acenta

Gracias a un mando situado entre los asientos delanteros, el conductor puede elegir entre disfrutar del Qashqai como tracción delantera; dejar que el sistema funcione automáticamente, transfiriendo el par necesario a las ruedas traseras según las necesidades del momento o bloquear la transmisión para aprovechar la tracción de todas las ruedas.

Este sistema no debe tomarse como el pasaporte para que el Qashqai se transforme en un todo terreno. En todo caso, se acerca al concepto del todocamino, pero sus neumáticos de mejor rendimiento en asfalto y sus escasos ángulos de entrada, salida y ventral, le coartan en el sobrepaso de los obstáculos. Eso sí, a la hora de tratar con superficies deslizantes, siempre es una ayuda inestimable y el Qashqai 4x4 se comporta mejor y es más seguro que su hermano de tracción delantera cuando se sale de un asfalto impolutamente seco.

Ah, por cierto, ¿cómo se comporta este Qashqai? Pues, en asfalto resulta una auténtica sorpresa, porque su aspecto de coche alto no hace augurar un tren delantero tan eficaz, que lo convierte en un excelente protagonista de raids montañeros. Sus frenos, de resistencia más que prolongada, son buenos compañeros para este tipo de parajes, lejanos de las vías de doble calzada.

Muchos de los conductores de turismos a los que alcanza se extrañan de ver por el espejo retrovisor como un "todo terreno" circula mucho más a gusto que ellos entre horquillas, curvas ciegas y frenadas en apoyo. La nobleza y la cantidad de información que su chasis transmite al conductor permite a éste una aproximación a sus límites con gran seguridad, pues avisa y perdona como pocos coches de este porte.

Ya que mencionamos su aptitud para circular a gusto por cualquier ruta, no podemos por menos que extender este comentario a la comodidad con que regala a sus ocupantes. El conductor dispone de una adecuada posición al volante. Quizás no es la ideal, pero a base de jugar con las opciones de asiento y volante se consigue un buen compromiso. Además, su emplazamiento algo más elevado que en un turismo le permite una visibilidad más precisa hacia delante, algo por cierto que no se puede extender si nos referimos hacia el tres cuartos trasero, donde podemos mirar pero ver, lo que se dice ver, se ve poco.

Los asientos favorecen el confort gracias a un mullido absorbente y un diseño adecuado, con una suficiente sujeción lateral. El lumbar se garantiza por un reglaje continuado por rueda. El espacio en el habitáculo es generoso para cuatro ocupantes, pero si introducimos al quinto, detrás irán apretados, como es habitual, hoy en día, en la mayoría de turismos. En el confort, la influencia del nivel sonoro no afecta negativamente en demasía si no es a alta velocidad, lo que dada la restricción legal de circulación que sufrimos significa que en muy pocas ocasiones deberá tenerse en cuenta.

Gracias a un mando situado entre los asientos delanteros, el conductor puede elegir entre disfrutar del Qashqai como tracción delantera; dejar que el sistema funcione automáticamente, transfiriendo el par necesario a las ruedas traseras según las necesidades del momento o bloquear la transmisión para aprovechar la tracción de todas las ruedas.

Este sistema no debe tomarse como el pasaporte para que el Qashqai se transforme en un todo terreno. En todo caso, se acerca al concepto del todocamino, pero sus neumáticos de mejor rendimiento en asfalto y sus escasos ángulos de entrada, salida y ventral, le coartan en el sobrepaso de los obstáculos. Eso sí, a la hora de tratar con superficies deslizantes, siempre es una ayuda inestimable y el Qashqai 4x4 se comporta mejor y es más seguro que su hermano de tracción delantera cuando se sale de un asfalto impolutamente seco.

Ah, por cierto, ¿cómo se comporta este Qashqai? Pues, en asfalto resulta una auténtica sorpresa, porque su aspecto de coche alto no hace augurar un tren delantero tan eficaz, que lo convierte en un excelente protagonista de raids montañeros. Sus frenos, de resistencia más que prolongada, son buenos compañeros para este tipo de parajes, lejanos de las vías de doble calzada.

Muchos de los conductores de turismos a los que alcanza se extrañan de ver por el espejo retrovisor como un "todo terreno" circula mucho más a gusto que ellos entre horquillas, curvas ciegas y frenadas en apoyo. La nobleza y la cantidad de información que su chasis transmite al conductor permite a éste una aproximación a sus límites con gran seguridad, pues avisa y perdona como pocos coches de este porte.

Ya que mencionamos su aptitud para circular a gusto por cualquier ruta, no podemos por menos que extender este comentario a la comodidad con que regala a sus ocupantes. El conductor dispone de una adecuada posición al volante. Quizás no es la ideal, pero a base de jugar con las opciones de asiento y volante se consigue un buen compromiso. Además, su emplazamiento algo más elevado que en un turismo le permite una visibilidad más precisa hacia delante, algo por cierto que no se puede extender si nos referimos hacia el tres cuartos trasero, donde podemos mirar pero ver, lo que se dice ver, se ve poco.

Los asientos favorecen el confort gracias a un mullido absorbente y un diseño adecuado, con una suficiente sujeción lateral. El lumbar se garantiza por un reglaje continuado por rueda. El espacio en el habitáculo es generoso para cuatro ocupantes, pero si introducimos al quinto, detrás irán apretados, como es habitual, hoy en día, en la mayoría de turismos. En el confort, la influencia del nivel sonoro no afecta negativamente en demasía si no es a alta velocidad, lo que dada la restricción legal de circulación que sufrimos significa que en muy pocas ocasiones deberá tenerse en cuenta.

Galería relacionada

Nissan Qashqai

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...