Nissan Pathfinder 2.5 dCi Automático

Nissan aumenta la gama de su todoterreno Pathfinder con una nueva caja de cambios automática de cinco velocidades con posibilidad de manejo secuencial, asociada a la mecánica Diesel 2.5 dCi de 174 CV. Está disponible para las terminaciones SE y LE por 2.400 euros adicionales.
-
Nissan Pathfinder 2.5 dCi Automático
Nissan Pathfinder 2.5 dCi Automático

Hasta la fecha sólo estaba disponible la versión automática del Nissan Pathfinder para la mecánica de gasolina V6 de 4.0 litros de capacidad y 269 CV de potencia. Muy interesante en cuanto a refinamiento y suavidad, pero de costoso mantenimiento por su elevado consumo de combustible.

Ahora llega una nueva alternativa a la gama en Diesel con la caja de cambios automática de cinco marchas para el 2.5 de 174 CV y 41 mkg de par. Incorpora una versión optimizada del sistema de tracción All Mode 4X4, controlado electrónicamente, que permite seleccionar el modo de tracción: 2WD (propulsión posterior), Auto (automática a dos o cuatro ruedas en función de las condiciones del terreno), 4Hi Lock (tracción a las cuatro ruedas con bloqueo) y 4Low (tracción a las cuatro ruedas con reductora).

Dispone de una caja automática secuencial de 5 velocidades con dos posibilidades: funcionamiento en modo automático o en modo manual secuencial, según seleccionamos la palanca de cambios en el lado derecho o en el lado izquierdo.

Están disponibles tres niveles de terminación en el Pathfinder en función del equipamiento, XE (cinco plazas de serie y dos opcionales), SE y LE, si bien la caja automática sólo puede asociarse a estas dos últimas, como opción, por 2.400 euros.

La transmisión automática permite buenas prestaciones gracias a sus nuevos programas de gestión electrónica y facilita la conducción 4x4 fuera de carretera, ya que en situaciones difíciles, como trialeras, arena o nieve, logra que el motor no se cale y permite al conductor centrarse en las dificultades del terreno.

Las prestaciones de la mecánica Diesel con caja automática no difieren en gran medida de las variantes con caja manual, aunque pierde un kilómetro por hora en su velocidad punta y dos décimas en la aceleración de 0 a 100 km/h, que se fija en 12,5 segundos. En cuanto a los consumos, el automático homologa el urbano en 13,2 litros a los 100 km (1,7 litros más que la variante manual); el extraurbano en 8,3 l/100 km (7,6 l/100 km el manual) y el combinado en 10,1 l/100 km (9,0 l/100 km en el manual). El peso de la variante automática es de 2.195 kg, 13 más que la equivalente con caja automática, mientras que la sonoridad, según anuncia Nissan, disminuye en tres decibelios al ralentí y uno en marcha.

El habitáculo del Pathfinder ofrece gran espacio interior y amplia modularidad. Los asientos permiten hasta 64 configuraciones diferentes en función de la posición de los asientos ya que las dos filas de asientos traseros pueden ser plegadas de forma individual. Incluso el asiento del acompañante puede plegarse hacia adelante para transportar objetos largos (hasta 280 cm de longitud). Además, cuenta con muchos huecos para depositar objetos repartidos por todo el habitáculo.

Entre el equipamiento disponible en la gama Pathfinder se encuentran elementos poco comunes en el segmento de los todo terreno, como navegador por satélite con sistema de control de tráfico, sistema de teléfono manos libres Bluetooth con reconocimiento de voz, tapicería de piel, climatizador automático con control dual en las plazas delanteras y aire acondicionado en las traseras, arranque y apertura de puertas mediante llave inteligente, luneta posterior practicable independiente del portón, espejo retrovisor fotocromático, limpiaparabrisas con sensor de lluvia y cámara de visión trasera de ayuda al aparcamiento.

Según las versiones, el equipamiento incluye llantas de aleación de 17 pulgadas y rueda de repuesto de tamaño convencional (en toda la gama), tapicería de piel, asiento del conductor con memoria, faros de xenón, cristales posteriores tintados. La pintura metalizada tiene un precio de 400 euros en todas las versiones, mientras que el Pack Plus (incluye el manejo del sistema de sonido, del teléfono y del navegador por voz) cuesta 3.100 euros en las versiones SE y 2.800 en el acabado LE.

Como ayuda a la conducción y sistema de seguridad se encuentra el control de estabilidad, denominado ESP+, que combina el sistema de control de tracción y el programa de control de estabilidad. El primero se ocupa de controlar el par aplicado a cada rueda para evitar que puedan patinar por falta de adherencia. En condiciones extremas actúa como diferencial de deslizamiento limitado electrónico, frenando únicamente la rueda que está patinando y desviando la potencia a las ruedas que disponen de adherencia. El ABS también actúa como diferencial de deslizamiento limitado, ya que es capaz de aplicar los frenos selectivamente sobre la rueda que pierde tracción y transferir la potencia a la contraria.

Durante la breve toma de contacto del modelo por los alrededores de Madrid pudimos apreciar la suavidad con la que funciona esta caja de cambios automática. Si bien es verdad que la mayor parte del recorrido lo efectuamos por autopista de peaje, donde la caja selecciona el desarrollo más largo en pocos metros -nada más comenzar el movimiento-, en el recorrido por campo, muy breve, apreciamos el adecuado y sencillo manejo de la caja. En situaciones complicadas, basta pisar levemente el pedal del acelerador para que el movimiento se produzca sin brusquedades.

<

p> Da la sensación de ser un poco más lento que las versiones manuales (algo sí lo es), pero también mejora enormemente la comodidad de conducción. La transición entre las marchas se realiza de forma rápida y no hay saltos apreciables.

<

p> La diferencia de precio respecto a las variantes manuales nos parece un poco elevada, pues 2.400 euros respecto al manual aumentan demasiado la tarifa final.

Hasta la fecha sólo estaba disponible la versión automática del Nissan Pathfinder para la mecánica de gasolina V6 de 4.0 litros de capacidad y 269 CV de potencia. Muy interesante en cuanto a refinamiento y suavidad, pero de costoso mantenimiento por su elevado consumo de combustible.

Ahora llega una nueva alternativa a la gama en Diesel con la caja de cambios automática de cinco marchas para el 2.5 de 174 CV y 41 mkg de par. Incorpora una versión optimizada del sistema de tracción All Mode 4X4, controlado electrónicamente, que permite seleccionar el modo de tracción: 2WD (propulsión posterior), Auto (automática a dos o cuatro ruedas en función de las condiciones del terreno), 4Hi Lock (tracción a las cuatro ruedas con bloqueo) y 4Low (tracción a las cuatro ruedas con reductora).

Dispone de una caja automática secuencial de 5 velocidades con dos posibilidades: funcionamiento en modo automático o en modo manual secuencial, según seleccionamos la palanca de cambios en el lado derecho o en el lado izquierdo.

Están disponibles tres niveles de terminación en el Pathfinder en función del equipamiento, XE (cinco plazas de serie y dos opcionales), SE y LE, si bien la caja automática sólo puede asociarse a estas dos últimas, como opción, por 2.400 euros.

La transmisión automática permite buenas prestaciones gracias a sus nuevos programas de gestión electrónica y facilita la conducción 4x4 fuera de carretera, ya que en situaciones difíciles, como trialeras, arena o nieve, logra que el motor no se cale y permite al conductor centrarse en las dificultades del terreno.

Las prestaciones de la mecánica Diesel con caja automática no difieren en gran medida de las variantes con caja manual, aunque pierde un kilómetro por hora en su velocidad punta y dos décimas en la aceleración de 0 a 100 km/h, que se fija en 12,5 segundos. En cuanto a los consumos, el automático homologa el urbano en 13,2 litros a los 100 km (1,7 litros más que la variante manual); el extraurbano en 8,3 l/100 km (7,6 l/100 km el manual) y el combinado en 10,1 l/100 km (9,0 l/100 km en el manual). El peso de la variante automática es de 2.195 kg, 13 más que la equivalente con caja automática, mientras que la sonoridad, según anuncia Nissan, disminuye en tres decibelios al ralentí y uno en marcha.

El habitáculo del Pathfinder ofrece gran espacio interior y amplia modularidad. Los asientos permiten hasta 64 configuraciones diferentes en función de la posición de los asientos ya que las dos filas de asientos traseros pueden ser plegadas de forma individual. Incluso el asiento del acompañante puede plegarse hacia adelante para transportar objetos largos (hasta 280 cm de longitud). Además, cuenta con muchos huecos para depositar objetos repartidos por todo el habitáculo.

Entre el equipamiento disponible en la gama Pathfinder se encuentran elementos poco comunes en el segmento de los todo terreno, como navegador por satélite con sistema de control de tráfico, sistema de teléfono manos libres Bluetooth con reconocimiento de voz, tapicería de piel, climatizador automático con control dual en las plazas delanteras y aire acondicionado en las traseras, arranque y apertura de puertas mediante llave inteligente, luneta posterior practicable independiente del portón, espejo retrovisor fotocromático, limpiaparabrisas con sensor de lluvia y cámara de visión trasera de ayuda al aparcamiento.

Según las versiones, el equipamiento incluye llantas de aleación de 17 pulgadas y rueda de repuesto de tamaño convencional (en toda la gama), tapicería de piel, asiento del conductor con memoria, faros de xenón, cristales posteriores tintados. La pintura metalizada tiene un precio de 400 euros en todas las versiones, mientras que el Pack Plus (incluye el manejo del sistema de sonido, del teléfono y del navegador por voz) cuesta 3.100 euros en las versiones SE y 2.800 en el acabado LE.

Como ayuda a la conducción y sistema de seguridad se encuentra el control de estabilidad, denominado ESP+, que combina el sistema de control de tracción y el programa de control de estabilidad. El primero se ocupa de controlar el par aplicado a cada rueda para evitar que puedan patinar por falta de adherencia. En condiciones extremas actúa como diferencial de deslizamiento limitado electrónico, frenando únicamente la rueda que está patinando y desviando la potencia a las ruedas que disponen de adherencia. El ABS también actúa como diferencial de deslizamiento limitado, ya que es capaz de aplicar los frenos selectivamente sobre la rueda que pierde tracción y transferir la potencia a la contraria.

Durante la breve toma de contacto del modelo por los alrededores de Madrid pudimos apreciar la suavidad con la que funciona esta caja de cambios automática. Si bien es verdad que la mayor parte del recorrido lo efectuamos por autopista de peaje, donde la caja selecciona el desarrollo más largo en pocos metros -nada más comenzar el movimiento-, en el recorrido por campo, muy breve, apreciamos el adecuado y sencillo manejo de la caja. En situaciones complicadas, basta pisar levemente el pedal del acelerador para que el movimiento se produzca sin brusquedades.

<

p> Da la sensación de ser un poco más lento que las versiones manuales (algo sí lo es), pero también mejora enormemente la comodidad de conducción. La transición entre las marchas se realiza de forma rápida y no hay saltos apreciables.

<

p> La diferencia de precio respecto a las variantes manuales nos parece un poco elevada, pues 2.400 euros respecto al manual aumentan demasiado la tarifa final.

Galería relacionada

Nissan Pathfinder Auto

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...