Contacto: Range Rover

El nuevo Range Rover, con mecánica BMW, se presenta tan lujoso, cómodo y equipado como las berlinas más prestigiosas del mundo y con la eficacia en campo de los TT con mejores aptitudes.
-
Contacto: Range Rover
Contacto: Range Rover

Conserva los rasgos característicos de las anteriores ediciones del emblemático modelo, sin embargo, no comparte ningún componente con ellos. No sólo todo es nuevo, sino que es mucho mejor. La calidad ha sido una de las premisas fundamentales del proyecto, desarrollado y llevado a cabo por la propia BMW desde el principio hasta su conclusión. Prueba de ello es que no sólo los motores provienen de BMW, sino que también en la electrónica, la estampación o en los trenes de rodaje se puede observar el sello de BMW impreso en los componentes.

Desde el pliego de condiciones inicial se ha pretendido desarrollar un modelo capaz de ofrecer la comodidad propia de las berlinas más lujosas, potentes y equipadas del mundo, como el BMW Serie 7 o la Clase S de Mercedes. Y, a la vez, que ofreciera las posibilidades de circular fuera de carretera de los todo-terreno más capaces. Pero no debía perder en ningún momento lo que los diseñadores llaman el ADN Land Rover, es decir, los rasgos característicos esenciales del modelo: dimensiones y ángulos, posición de conducción y elevada capacidad para poder circular por campo.

Para ello, se ha partido de una base muy sólida, realizada a partir de una estructura de acero monocasco que anuncia una rigidez dos veces superior a la de la anterior generación del modelo. Sus dimensiones han crecido sensiblemente, con una longitud 255 milímetros superior, 140 más de batalla, una altura superior en cinco centímetros y dos más de anchura. Pero, posiblemente, lo más significativo es la altura libre al suelo, ya que una suspensión neumática permite elegir la posición adecuada en cada situación. Este tipo de suspensiones consta de unos conjuntos neumáticos interconectados entre sí, que permite mayores recorridos que el modelo anterior, que utilizaba ejes rígidos. Por ello se ha recurrido a unos palieres extensibles articulables en 55 grados con blindaje contra el polvo o el agua. El recorrido total de las suspensiones delanteras es de 270 milímetros en las delanteras y de 330 en las traseras. Es decir 50 milímetros más que en el anterior modelo delante y 100 más detrás. Además, el uso de un sistema de suspensión independiente permite el ascenso de los diferenciales delantero y trasero, proporcionando mayor altura libre al suelo a lo largo de la línea central. Se ha conseguido que los diferentes componentes de la transmisión no roben mucho espacio al habitáculo, que presenta un suelo plano y ofrece buena habitabilidad.

Conserva los rasgos característicos de las anteriores ediciones del emblemático modelo, sin embargo, no comparte ningún componente con ellos. No sólo todo es nuevo, sino que es mucho mejor. La calidad ha sido una de las premisas fundamentales del proyecto, desarrollado y llevado a cabo por la propia BMW desde el principio hasta su conclusión. Prueba de ello es que no sólo los motores provienen de BMW, sino que también en la electrónica, la estampación o en los trenes de rodaje se puede observar el sello de BMW impreso en los componentes.

Desde el pliego de condiciones inicial se ha pretendido desarrollar un modelo capaz de ofrecer la comodidad propia de las berlinas más lujosas, potentes y equipadas del mundo, como el BMW Serie 7 o la Clase S de Mercedes. Y, a la vez, que ofreciera las posibilidades de circular fuera de carretera de los todo-terreno más capaces. Pero no debía perder en ningún momento lo que los diseñadores llaman el ADN Land Rover, es decir, los rasgos característicos esenciales del modelo: dimensiones y ángulos, posición de conducción y elevada capacidad para poder circular por campo.

Para ello, se ha partido de una base muy sólida, realizada a partir de una estructura de acero monocasco que anuncia una rigidez dos veces superior a la de la anterior generación del modelo. Sus dimensiones han crecido sensiblemente, con una longitud 255 milímetros superior, 140 más de batalla, una altura superior en cinco centímetros y dos más de anchura. Pero, posiblemente, lo más significativo es la altura libre al suelo, ya que una suspensión neumática permite elegir la posición adecuada en cada situación. Este tipo de suspensiones consta de unos conjuntos neumáticos interconectados entre sí, que permite mayores recorridos que el modelo anterior, que utilizaba ejes rígidos. Por ello se ha recurrido a unos palieres extensibles articulables en 55 grados con blindaje contra el polvo o el agua. El recorrido total de las suspensiones delanteras es de 270 milímetros en las delanteras y de 330 en las traseras. Es decir 50 milímetros más que en el anterior modelo delante y 100 más detrás. Además, el uso de un sistema de suspensión independiente permite el ascenso de los diferenciales delantero y trasero, proporcionando mayor altura libre al suelo a lo largo de la línea central. Se ha conseguido que los diferentes componentes de la transmisión no roben mucho espacio al habitáculo, que presenta un suelo plano y ofrece buena habitabilidad.

Conserva los rasgos característicos de las anteriores ediciones del emblemático modelo, sin embargo, no comparte ningún componente con ellos. No sólo todo es nuevo, sino que es mucho mejor. La calidad ha sido una de las premisas fundamentales del proyecto, desarrollado y llevado a cabo por la propia BMW desde el principio hasta su conclusión. Prueba de ello es que no sólo los motores provienen de BMW, sino que también en la electrónica, la estampación o en los trenes de rodaje se puede observar el sello de BMW impreso en los componentes.

Desde el pliego de condiciones inicial se ha pretendido desarrollar un modelo capaz de ofrecer la comodidad propia de las berlinas más lujosas, potentes y equipadas del mundo, como el BMW Serie 7 o la Clase S de Mercedes. Y, a la vez, que ofreciera las posibilidades de circular fuera de carretera de los todo-terreno más capaces. Pero no debía perder en ningún momento lo que los diseñadores llaman el ADN Land Rover, es decir, los rasgos característicos esenciales del modelo: dimensiones y ángulos, posición de conducción y elevada capacidad para poder circular por campo.

Para ello, se ha partido de una base muy sólida, realizada a partir de una estructura de acero monocasco que anuncia una rigidez dos veces superior a la de la anterior generación del modelo. Sus dimensiones han crecido sensiblemente, con una longitud 255 milímetros superior, 140 más de batalla, una altura superior en cinco centímetros y dos más de anchura. Pero, posiblemente, lo más significativo es la altura libre al suelo, ya que una suspensión neumática permite elegir la posición adecuada en cada situación. Este tipo de suspensiones consta de unos conjuntos neumáticos interconectados entre sí, que permite mayores recorridos que el modelo anterior, que utilizaba ejes rígidos. Por ello se ha recurrido a unos palieres extensibles articulables en 55 grados con blindaje contra el polvo o el agua. El recorrido total de las suspensiones delanteras es de 270 milímetros en las delanteras y de 330 en las traseras. Es decir 50 milímetros más que en el anterior modelo delante y 100 más detrás. Además, el uso de un sistema de suspensión independiente permite el ascenso de los diferenciales delantero y trasero, proporcionando mayor altura libre al suelo a lo largo de la línea central. Se ha conseguido que los diferentes componentes de la transmisión no roben mucho espacio al habitáculo, que presenta un suelo plano y ofrece buena habitabilidad.

Conserva los rasgos característicos de las anteriores ediciones del emblemático modelo, sin embargo, no comparte ningún componente con ellos. No sólo todo es nuevo, sino que es mucho mejor. La calidad ha sido una de las premisas fundamentales del proyecto, desarrollado y llevado a cabo por la propia BMW desde el principio hasta su conclusión. Prueba de ello es que no sólo los motores provienen de BMW, sino que también en la electrónica, la estampación o en los trenes de rodaje se puede observar el sello de BMW impreso en los componentes.

Desde el pliego de condiciones inicial se ha pretendido desarrollar un modelo capaz de ofrecer la comodidad propia de las berlinas más lujosas, potentes y equipadas del mundo, como el BMW Serie 7 o la Clase S de Mercedes. Y, a la vez, que ofreciera las posibilidades de circular fuera de carretera de los todo-terreno más capaces. Pero no debía perder en ningún momento lo que los diseñadores llaman el ADN Land Rover, es decir, los rasgos característicos esenciales del modelo: dimensiones y ángulos, posición de conducción y elevada capacidad para poder circular por campo.

Para ello, se ha partido de una base muy sólida, realizada a partir de una estructura de acero monocasco que anuncia una rigidez dos veces superior a la de la anterior generación del modelo. Sus dimensiones han crecido sensiblemente, con una longitud 255 milímetros superior, 140 más de batalla, una altura superior en cinco centímetros y dos más de anchura. Pero, posiblemente, lo más significativo es la altura libre al suelo, ya que una suspensión neumática permite elegir la posición adecuada en cada situación. Este tipo de suspensiones consta de unos conjuntos neumáticos interconectados entre sí, que permite mayores recorridos que el modelo anterior, que utilizaba ejes rígidos. Por ello se ha recurrido a unos palieres extensibles articulables en 55 grados con blindaje contra el polvo o el agua. El recorrido total de las suspensiones delanteras es de 270 milímetros en las delanteras y de 330 en las traseras. Es decir 50 milímetros más que en el anterior modelo delante y 100 más detrás. Además, el uso de un sistema de suspensión independiente permite el ascenso de los diferenciales delantero y trasero, proporcionando mayor altura libre al suelo a lo largo de la línea central. Se ha conseguido que los diferentes componentes de la transmisión no roben mucho espacio al habitáculo, que presenta un suelo plano y ofrece buena habitabilidad.

Conserva los rasgos característicos de las anteriores ediciones del emblemático modelo, sin embargo, no comparte ningún componente con ellos. No sólo todo es nuevo, sino que es mucho mejor. La calidad ha sido una de las premisas fundamentales del proyecto, desarrollado y llevado a cabo por la propia BMW desde el principio hasta su conclusión. Prueba de ello es que no sólo los motores provienen de BMW, sino que también en la electrónica, la estampación o en los trenes de rodaje se puede observar el sello de BMW impreso en los componentes.

Desde el pliego de condiciones inicial se ha pretendido desarrollar un modelo capaz de ofrecer la comodidad propia de las berlinas más lujosas, potentes y equipadas del mundo, como el BMW Serie 7 o la Clase S de Mercedes. Y, a la vez, que ofreciera las posibilidades de circular fuera de carretera de los todo-terreno más capaces. Pero no debía perder en ningún momento lo que los diseñadores llaman el ADN Land Rover, es decir, los rasgos característicos esenciales del modelo: dimensiones y ángulos, posición de conducción y elevada capacidad para poder circular por campo.

Para ello, se ha partido de una base muy sólida, realizada a partir de una estructura de acero monocasco que anuncia una rigidez dos veces superior a la de la anterior generación del modelo. Sus dimensiones han crecido sensiblemente, con una longitud 255 milímetros superior, 140 más de batalla, una altura superior en cinco centímetros y dos más de anchura. Pero, posiblemente, lo más significativo es la altura libre al suelo, ya que una suspensión neumática permite elegir la posición adecuada en cada situación. Este tipo de suspensiones consta de unos conjuntos neumáticos interconectados entre sí, que permite mayores recorridos que el modelo anterior, que utilizaba ejes rígidos. Por ello se ha recurrido a unos palieres extensibles articulables en 55 grados con blindaje contra el polvo o el agua. El recorrido total de las suspensiones delanteras es de 270 milímetros en las delanteras y de 330 en las traseras. Es decir 50 milímetros más que en el anterior modelo delante y 100 más detrás. Además, el uso de un sistema de suspensión independiente permite el ascenso de los diferenciales delantero y trasero, proporcionando mayor altura libre al suelo a lo largo de la línea central. Se ha conseguido que los diferentes componentes de la transmisión no roben mucho espacio al habitáculo, que presenta un suelo plano y ofrece buena habitabilidad.

Conserva los rasgos característicos de las anteriores ediciones del emblemático modelo, sin embargo, no comparte ningún componente con ellos. No sólo todo es nuevo, sino que es mucho mejor. La calidad ha sido una de las premisas fundamentales del proyecto, desarrollado y llevado a cabo por la propia BMW desde el principio hasta su conclusión. Prueba de ello es que no sólo los motores provienen de BMW, sino que también en la electrónica, la estampación o en los trenes de rodaje se puede observar el sello de BMW impreso en los componentes.

Desde el pliego de condiciones inicial se ha pretendido desarrollar un modelo capaz de ofrecer la comodidad propia de las berlinas más lujosas, potentes y equipadas del mundo, como el BMW Serie 7 o la Clase S de Mercedes. Y, a la vez, que ofreciera las posibilidades de circular fuera de carretera de los todo-terreno más capaces. Pero no debía perder en ningún momento lo que los diseñadores llaman el ADN Land Rover, es decir, los rasgos característicos esenciales del modelo: dimensiones y ángulos, posición de conducción y elevada capacidad para poder circular por campo.

Para ello, se ha partido de una base muy sólida, realizada a partir de una estructura de acero monocasco que anuncia una rigidez dos veces superior a la de la anterior generación del modelo. Sus dimensiones han crecido sensiblemente, con una longitud 255 milímetros superior, 140 más de batalla, una altura superior en cinco centímetros y dos más de anchura. Pero, posiblemente, lo más significativo es la altura libre al suelo, ya que una suspensión neumática permite elegir la posición adecuada en cada situación. Este tipo de suspensiones consta de unos conjuntos neumáticos interconectados entre sí, que permite mayores recorridos que el modelo anterior, que utilizaba ejes rígidos. Por ello se ha recurrido a unos palieres extensibles articulables en 55 grados con blindaje contra el polvo o el agua. El recorrido total de las suspensiones delanteras es de 270 milímetros en las delanteras y de 330 en las traseras. Es decir 50 milímetros más que en el anterior modelo delante y 100 más detrás. Además, el uso de un sistema de suspensión independiente permite el ascenso de los diferenciales delantero y trasero, proporcionando mayor altura libre al suelo a lo largo de la línea central. Se ha conseguido que los diferentes componentes de la transmisión no roben mucho espacio al habitáculo, que presenta un suelo plano y ofrece buena habitabilidad.

Galería relacionada

Land Rover Range Rover

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...