Volkswagen Golf TDI 115 CV 4motion

Con la adopción de la caja de 6 marchas y el sistema de tracción total Volkswagen logra diferenciar este Golf del resto de sus hermanos de gama y lo convierte en un modelo lleno de características peculiares. Como vehículo Diesel interesa sólo si realmente se van a hacer muchos kilómetros.
-
Volkswagen Golf TDI 115 CV 4motion
Volkswagen Golf TDI 115 CV 4motion

Las novedades que presenta nuestro protagonista frente al resto de la gama son importantes, y eso aunque sólo sean mecánicas. Importantes porque el mero hecho de montar el bloque 1,9 dotado de inyector-bomba en esta carrocería ya tiene entidad suficiente como variación. Pero si además se recurre a una transmisión de seis relaciones acoplada a su vez a un sistema de tracción total, entonces podemos hablar de un vehículo muy diferente respecto a sus hermanos de gama. El motor TDI de bomba inyector con turbo de geometría variable ya nos había impresionado favorablemente montado en el Passat y el Audi A4, así es que esperábamos de él lo mejor ubicado en un vehículo más pequeño. Y cierto es que el modelo anda, y mucho, pero también hay que reconocer que la tracción total supone un lastre que repercute negativamente en las prestaciones.

Con esta mecánica el Golf TDi 4motion podría ser por prestaciones reales, es decir, por la capacidad que tiene un vehículo para andar deprisa en diferentes circunstancias, casi un deportivo. Sin embargo, dicha capacidad queda empañada por unas suspensiones que, si bien resultan muy eficaces por la sujeción que confieren al coche, no ofrecen reacciones que acrecienten la sensación de seguridad en el conductor. Los amortiguadores no son tan suaves como los de otras versiones que ya habíamos probado, pero siguen sin alcanzar el nivel de dureza que sería deseable en un coche de este nivel prestacional. Esta característica se nota más por el cabeceo en carreteras bacheadas que por el apoyo en curvas de buen firme, donde el trabajo realizado por las mismas puede calificarse de bueno.

Por supuesto que la tracción total también influye en la actitud del Golf en curvas. La característica más destacada del sistema 4motion es que casi no se nota su presencia, con las ventajas y desventajas que ello representa. En situaciones normales el vehículo se comporta como un tracción delantera y sólo en el momento en que comienza a perderse adherencia entra en acción el diferencial Haldex. Dicho mecanismo se encarga entonces de transmitir parte de la fuerza a las ruedas traseras y aumentar así la capacidad de tracción del vehículo. Este modo de trabajar hace que, al conducir el Golf 4motion, se mantenga al volante la impresión de llevar la versión de tracción delantera hasta que la situación se complica, y entonces el paso a la tracción total se realiza sin brusquedades y sólo se aprecia por la mayor capacidad del modelo para superar situaciones de apuro.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...