Mini Cooper S

El motor sobrealimentado del Cooper S (capaz de otorgar 163 CV) se une a unos ejes ensanchados, una suspensión deportiva y una dirección muy precisa. El resultado es un atleta de lo más completo, capaz de destacar en maratón, sprint o travesía urbana: no hay disciplina que se le resista.
-
Mini Cooper S
Mini Cooper S

Portador del nombre que Sir John Cooper ideó para la versión deportiva de este pequeño vehículo, el nuevo Mini Cooper S es un digno heredero de los valores que su creador quiso imprimirle: agilidad, dinamismo y una buena dosis de potencia.

En BMW han sabido recoger fielmente el espíritu de este coche. Tan sólo han tenido que mejorar algunas de las cualidades presentes en los modelos One y Cooper (con los que ya se ha creado una copa monomarca de circuitos que podría llegar en breve a España) y lanzar al mercado el Cooper S, llamado a ser el buque insignia de la marca.

El motor de este Mini, con 1.600 cm3 y 16 válvulas, es el mismo que presentan sus "hermanos pequeños", aunque se le ha añadido una dosis extra de potencia gracias a un compresor y a un intercooler. El primero aumenta la presión del aire (que se enfría en el intercooler, antes de llegar a la cámara de combustión, para permitir un mejor llenado de los cilindros) hasta los 0,8 bares. Con el fin de evitar las autodetonaciones de los propulsores sobrealimentados, la relación de compresión del Cooper S (8,3:1) es menor que la del Cooper (10,6:1). Además, un sensor se encarga de controlar, permanentemente, el proceso de combustión. Gracias a este sistema, el motor puede funcionar con gasolina entre 91 y 98 octanos, permitiendo mantener el mismo reglaje de la mecánica en cualquier parte del mundo, independientemente de la calidad del combustible. Como resultado, además de 163 CV, se obtiene un sonido que refleja fielmente la potencia de este Mini y que hará las delicias de los amantes de la conducción deportiva.

Éstos encontrarán en el Cooper S un comportamiento que recuerda a un kart en casi todos sus aspectos, gracias a una distancia entre ejes de casi 2,5 m, un centro de gravedad bajo, una suspensión efectiva y una dirección que responde sin titubeos ante la mínima insinuación del conductor. Para disfrutar de todos estos elementos, nada mejor que adentrarse en carreteras de montaña: cuantas más curvas haya, más brillarán las virtudes del vehículo, que enlazará un giro tras otro con agilidad, incluso en subida (un par de 21,4 mkg / 4.000 rpm -algo menor según las mediciones de nuestro Centro Técnico- permite contar con potencia en casi cualquier zona del cuentavueltas).

Los cambios de marcha se realizan con suavidad y precisión gracias a una transmisión -con 6 velocidades- de respuesta rápida. Sin embargo, entre todas las cualidades que presenta el Cooper S en zonas reviradas, destaca la estabilidad de la que hace gala en las curvas. Unas suspensiones con tarado deportivo impiden que la carrocería se incline en exceso al efectuar los giros, aumentando la sensación de aplomo que transmite el coche. Además, el "calzado" de serie de este Mini (unos neumáticos 195/55 con llanta de 16 pulgadas) puede cambiarse por otro aún mayor: 205/45 17, una cubierta con la que es difícil que el Cooper S pierda la compostura.

En este apartado también influyen los múltiples sistemas de seguridad con los que se ha equipado al vehículo, sobre todo a la hora de detenerlo. Los cuatro frenos de disco -ventilados en el eje delantero- tienen la ayuda extra del ABS, el CBC (sistema de control de frenado en curvas) y el EBD (distribución electrónica de la fuerza de frenada). Además, cuenta con control de tracción de serie y, opcionalmente, puede montarse un control dinámico de la estabilidad.

A pesar de sus buenas maneras, se necesita algo de disciplina para tratar con la dirección de este Mini, pues, con sólo 2,5 vueltas de volante, cualquier insinuación sobre éste se traduce en un movimiento instintivo hacia el camino marcado. Así, en ocasiones encontraremos que debemos corregir la trayectoria en las curvas, pues (pensando que llevamos entre manos una dirección "normal") giraremos más de lo necesario en un Cooper S. En cualquier caso, la rapidez de respuesta del sistema y la estabilidad del vehículo, evitarán -la mayoría de las veces- que el problema pase a mayores.

Galería relacionada

Mini Cooper S

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...