Mercedes CLK 320

Hay pilotos y hay «gentlemen drivers», estos últimos tal vez no sean tan profesionales como los primeros, pero sus modos, su imagen y sus maneras en la pista les dan una imagen más amable y atractiva para muchos aficionados. Trasladado a un automóvil este concepto es perfectamente aplicable al nuevo CLK 320.
-
Mercedes CLK 320
Mercedes CLK 320

Un coupé que se precie debe responder a una serie de exigencias en materia dinámica y de comportamiento mucho más rigurosas que las de una berlina convencional, y en este sentido el CLK no decepciona en absoluto. Abandonamos las pobladas carreteras nacionales para introducirnos en nuestros recorridos habituales de montaña para comprobar las aptitudes del nuevo CLK 320 en este tipo de terrenos. Debemos confesar que abordamos el recorrido con ciertas suspicacias debido a lo percibido hasta ahora. Y es que el confort y la suavidad no suelen llevarse bien con las cualidades deportivas.

Iniciamos nuestro recorrido en una zona virada con buen asfalto. La primera sorpresa es la velocidad de paso en curva. Bien asentado sobre los descomunales neumáticos opcionales, las trayectorias son muy precisas. La monta de neumáticos, más anchos detrás que adelante, no nos gusta demasiado. La adherencia trasera es excesiva y, a pesar de las bondades del bastidor, no resulta fácil mover el tren posterior, algo que en conducción deportiva resulta en ocasiones imprescindible. El ESP es desconectable pero no el control de tracción, con lo que tampoco dando gas podemos romper la adherencia para terminar de redondear un viraje. Desde este punto de vista el CLK puede resultar algo soso, pero lo que no podemos negar es su eficacia. Los frenos resultan incansables y el cambio, utilizado en su función secuencial, rapidísimo. Tanto en la progresión de marchas, como en las reducciones. Al final acabamos por renunciar a las acrobacias. Centrándonos en una conducción fina, el Mercedes muestra todas sus cualidades y se pueden hacer medias de auténtico escándalo en carreteras viradas.

Sobre firme irregular, la capacidad de absorción de las suspensiones y su excelente geometría permiten que el comportamiento apenas se degrade. Perdemos algo de precisión de trayectoria, pero se mantiene la misma actitud. Un leve subviraje inicial para pasar a un comportamiento neutro sobrepasada la fase de inicio de la curva. Como en la totalidad de los modelos que han pasado por nuestro tramo lo que sí se nota en zonas rizadas el alargamiento de las frenadas derivado del ABS, que sobre asfalto bacheado se muestra muy sensible y se activa con excesiva facilidad.

Galería relacionada

Mercedes CLK 320

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...