Seat Ibiza 1.9 TDI Sport 130 CV

La fórmula empleada por la marca española en su nueva variante Diesel del Ibiza, potenciada a 130 CV, concentra las virtudes de modelos deportivos en un envoltorio muy práctico. Además de ofrecer unas prestaciones espectaculares, inéditas entre los modelos de su categoría, logra unas cifras de consumo razonables.
-
Seat Ibiza 1.9 TDI Sport 130 CV
Seat Ibiza 1.9 TDI Sport 130 CV

La quinta generación del modelo sólo conserva el nombre de las versiones precedentes, porque todo lo demás es nuevo. La plataforma es la misma que estrenó el Skoda Fabia y que posteriormente fue utilizada en el Volkswagen Polo, que da lugar a una carrocería superior en todas las dimensiones a la del anterior Ibiza. De hecho, gana en longitud 77 mm, 58 en anchura y 19 en altura, cifras que se dejan notar en las cotas interiores y, de forma especial, en la parte posterior del modelo, donde el espacio para las piernas es ahora sensiblemente superior. También el maletero goza de una mayor holgura al haberse logrado un aumento de su capacidad, hasta 267 litros, ahora con unas formas más aprovechables.

Independientemente de las dimensiones, que se aprecian con claridad a simple vista, el modelo presenta ciertos rasgos identificativos de su creador, Walter De Silva, anterior responsable de diseño de Alfa Romeo, de cuyos lápices salieron los trazos de modelos de tan reconocido estilo como los Alfa 156 y 147. Aunque no le dio tiempo a llegar a la fase inicial del desarrollo del modelo, sí tuvo ocasión de plasmar en la carrocería del Ibiza algunas de sus preferencias creativas que, de alguna forma, habíamos conocido anteriormente en el Seat Arosa.

Frontal característico con “ceño fruncido”, faros encapsulados de doble parábola y parrilla de mayores dimensiones, cintura muy alta con perfil en cuña, grupos ópticos posteriores de funciones independientes o luna posterior pentagonal son algunas de las características estilísticas más significativas del nuevo modelo, aspectos en los que ha intervenido de forma especial su creador y que reflejan un cierta similitud con otros modelos de De Silva.

También el interior presenta bastantes y gratas diferencias respecto a la anterior edición del Ibiza, con nuevas formas vanguardistas, mejores revestimientos en paneles de puertas y salpicadero, equipamientos más completos propios de modelos de superior categoría y, sobre todo, un mejor aprovechamiento del espacio. De hecho, esta variante deportiva, ofrecida exclusivamente en acabado “Sport”, está rematada con materiales específicos, concretamente con un salpicadero que la marca denomina “Slush”, cuya principal característica radica en evitar los reflejos sobre el parabrisas delantero.

El salpicadero está formado por dos piezas claramente diferenciadas, una que alberga el cuadro de instrumentos y la consola central y otra que sirve de base principal y que envuelve a todo el conjunto. La instrumentación que incluye esta variante Sport es muy completa, pues aparte de los clásicos velocímetro y tacómetro, dispone de indicadores de temperatura de agua y combustible —este último con la indicación al revés de lo habitual, es decir, con el cero a la derecha y lleno a la izquierda—, además de voltímetro y termómetro de temperatura del aceite. Sin embargo, hay dos aspectos que dificultan la lectura de esta información. Por una parte, los llamativos biseles instalados en los bordes de las esferas, que distraen la atención del conductor, y, por otra, la inclinación de los relojes produce bastantes reflejos que, en bastantes circunstancias, impiden su lectura. El resto de elementos que componen el cuadro de instrumentos se manejan con facilidad, aunque no se distinguen por un diseño vanguardista, sino más bien clásico.

Por su parte, el puesto de conducción es muy bueno y permite que conductores de diferentes complexiones se acomoden en él con mucha facilidad. Volante regulable en altura y profundidad, asientos con reglaje en altura y una correcta disposición de los elementos facilitan la conducción a todo tipo de usuarios.

Las plazas traseras, sin ser un derroche de espacio, permiten que dos ocupantes se instalen con bastante comodidad, gracias a la forma anatómica de banqueta y respaldo. Con una anchura de 131 cm y 72 cm para las rodillas, no son las mejores de la categoría, pero resultan suficientes para dos adultos.

Galería relacionada

Seat Ibiza 1.9 TDI Sport 130 CV

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...