Toyota Prius Hybrid 1.5

No es un recién llegado, pero continúa siendo uno de los modelos más novedosos en cuanto a tecnología que rueda por nuestras calles. El Toyota Prius es todo un coche de gasolina con alma eléctrica y es precisamente esta combinación la que hace de este vehículo japonés algo distinto, aunque su aspecto no nos lo indique.
-
Toyota Prius Hybrid 1.5
Toyota Prius Hybrid 1.5

El Prius es, como hemos comentado antes, un modelo con alma de mestizo, incluso en su aspecto. La línea exterior de esta segunda generación, pensada en especial para el mercado europeo, recuerda a la de un Yaris, pero con un tercer volumen. El perfil del vehículo es curioso, ya que desde el pilar central hacia delante es un utilitario (al menos en cuanto a diseño se refiere) y a partir de ese punto se convierte en una pequeña berlina (sólo hay que dar un vistazo a las fotos de la Galería para comprobarlo).

La mayor parte de las mejoras del nuevo Prius mejoran el coeficiente aerodinámico, con lo que se ayuda aún más a reducir el consumo. No hay que olvidar que hablamos de todo un ecologista .

Que la contaminación es uno de los problemas fundamentales en el mundo industrializado y que los vehículos a motor son unos de los principales responsables (no los únicos, eso sí) no tiene discusión ninguna. Es por ello que casi todos los fabricantes apuestan cada vez más por buscar alternativas a la gasolina o al Diesel que reduzcan las emisiones y el consumo. Hasta ahora, el hidrógeno y la electricidad son las dos ideas que más se están desarrollando. Sin embargo, hay unos peros importantes en estas dos fuentes de energía: la necesidad de baterías muy grandes, que ocupan y pesan tanto que inutilizan parte del habitáculo del coche; falta de infraestructuras para recargar estos vehículos; precio de desarrollo, que los hace inviables para ser comercializados… Toyota ha conseguido vencer, con su Prius, muchos de estos problemas y fabricar el primer coche en serie con un sistema híbrido. ¿Cómo? Llegando a un compromiso entre gasolina y electricidad. Está claro que éste no es el final, pero sí un principio. En ciudad, al funcionar con electricidad, las emisiones son muy bajas Además, Toyota ha realizado un vehículo cuyo reciclaje es casi total. Muchos de sus materiales ya provienen del reciclado de otros vehículos y sus baterías son más duraderas que las de los vehículos de gasolina. De todas formas, Toyota se hace responsable del servicio de retirada y reciclaje de las baterías, uno de los elementos más contaminantes de los coches. Según Toyota, además del reducido consumo del Prius, éste emite 120 gr/km de CO2, es decir en torno a la mitad de un turismo convencional similar de gasolina y automático. La marca, además, presume de que el resto de emisiones (monóxido de carbono, óxidos nitrosos e hidrocarburos) de su Prius está por debajo de los previstos por las normas medioambientales que entrarán en vigor en 2005. Para conseguir todo esto, Toyota no sólo utiliza su sistema híbrido, sino que ha reducido al máximo el peso de muchos de sus componentes utilizando materiales como el aluminio, ha incorporado unos neumáticos pensados para reducir el consumo (lo que penaliza algo el comportamiento) y ha optimizado el coeficiente aerodinámico.

El interior del Prius ha recibido unos buenos acabados y todos los mandos se presentan ordenados y sin causar confusión (sólo vemos que el botón de “warning” tiene un tamaño algo reducido”). En cuanto a los materiales, están bien, salvo en el caso de los cierres de los cajones y guantera con que el Prius cuenta y de los remates del maletero, muy mejorables. Parece increíble que un coche con tanta tecnología punta en su interior, en el exterior no deje ver nada de esa vanguardia. Sólo la pantalla táctil del centro de la consola indica que no se trata de un modelo convencional.

El conductor se encuentra en un buen espacio de conducción, con todo a mano, y una sencilla forma de conseguir la postura ideal para hacer unos cuantos kilómetros. El volante se regula en altura y profundidad y el asiento tiene reglajes suficientes para que cualquier conductor se sitúe adecuadamente ante el aro. Sólo se echa en falta la regulación lumbar, aunque entendemos que al tratarse de un coche para recorridos cortos no lo necesita como si fuese una berlina “devorakilómetros”.

Es posible que, además, la dureza de los asientos sea algo excesiva y que la forma no sujete demasiado, con lo que en zonas de curvas es fácil sentirse demasiado “suelto”.

Sólo hay que destacar dos aspectos que pueden sorprender a un futuro propietario de Prius: se trata de un modelo automático de funcionamiento continuo y la palanca del cambio se encuentra a la altura del volante y saliendo desde detrás de éste, muy al modo americano; y el freno de mano no es tal, ya que en realidad es un pedal más. Se encuentra situado completamente a la izquierda y en una posición bastante elevada.

En general, el tacto y la posición de los pedales son buenos, aunque hay algo que también llama la atención, pero en este caso cuando ya se está en marcha: el freno.

Se trata de un freno eléctrico, que, al ser utilizado, también consigue formar parte del sistema de circulación de energía, ya que la que se produce al ejercer la fuerza de frenado va directamente a cargar la batería. El tacto, por tanto, es distinto. Tiene un recorrido corto y a veces se puede mostrar brusco, ya que en la primera parte del recorrido del pedal la sensación que se obtiene es de que el coche no para, pero, al frenar a fondo, éste se detiene sin dudarlo. Al principio cuesta algo “cogerle el aire”, pero el conductor se familiariza enseguida con él.

También la dirección es eléctrica, con un funcionamiento muy suave y lento (cuatro vueltas), pero sin llegar a ser en exceso sensible. El volante tiene un tamaño algo grande y la impresión es de que hay que girar mucho el aro para cualquier maniobra.

El habitáculo tiene espacio para que cuatro personas adultas viajen sin demasiado problema, quizás un quinto pasajero no estaría demasiado cómodo, aunque el modelo prevé esta quinta plaza. De todas formas, las amplias zonas acristaladas dotan al interior de una sensación de amplitud mayor de lo que en realidad ofrece.

Galería relacionada

Toyota Prius Hybrid 1.5

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...