Ford Fiesta 1.4 TDCi Trend 5p

El primer descendiente de Ford y PSA-Peugeot Citroën, el propulsor Duratorq Diesel de inyección directa de alta presión, da vida al nuevo Fiesta. Se trata de una mecánica que desarrolla 68 CV de potencia y que ofrece un par motor de 18,4 mkg a 2.250 rpm. Como viene siendo habitual en los motores turboalimentados, esta pequeña mecánica también ha ofrecido más caballos en nuestro banco de potencia que los reseñados en los datos oficiales facilitados por Ford España y se ha colocado en los 70,9 CV a 3.760 rpm.
Autopista -
Ford Fiesta 1.4 TDCi Trend 5p
Ford Fiesta 1.4 TDCi Trend 5p

Resulta incomprensible que, después de haber elegido una mecánica correcta para equipar este coche y tratándose, lo más importante, de un nuevo modelos destinado a un público joven que, en ocasiones, está más atento al diseño que a otra cosa, se haya descuidado el interior y algunos aspectos del exterior.

En el interior no se han cuidado los acabados que tiene un aspecto “plasticoso”, el salpicadero brilla demasiado y resulta un tanto tosco. Sin embargo, detalles como el cuero en el volante, de serie en todas las versiones, o el original diseño “redondito” de las toberas del aire “salvan” al salpicadero de una negativa nota global. En el exterior, las gomas que recubren los cristales no se salvan, resultan ser un detalle poco elegante que se vea el corte de comienzo y final de la misma.

No obstante, no todo está tan poco cuidado en el interior de este Fiesta. La guantera es muy generosa, a pesar de disponer de airbag de pasajero que en otros modelos, como el Volkswagen Polo por ejemplo, resta capacidad a este útil hueco. No tiene, sin embargo, como miembro de la familia Ford que es, llave para cerrarla.

Las plazas traseras son lo más destacable, sin duda alguna, de este interior. La amplitud y comodidad es alta y se puede decir que son las mejores de entre todos sus rivales: no sólo porque disponen de tres cinturones con tres puntos de anclaje cada uno, sino porque, además, incorporan reposacabezas regulables en altura también para las tres plazas. Pero lo más importante en relación estricta con el confort es la amplitud en todos los sentidos que hay en el habitáculo. Por anchura, altura hasta el techo y espacio para las piernas podemos decir que es uno de los habitáculos para los pasajeros traseros más cómodos y amplios. Por lo general, los vehículos rivales de este Fiesta no disponen de tres puntos de anclaje en su cinturón del medio y tampoco disponen del mencionado reposacabezas (esta es una opción del pack de seguridad de Ford).

La posición del conductor es cómoda, a excepción del inexistente reposapié, aunque se echa de menos un poco más de recorrido de la regulación en altura de la banqueta. La regulación longitudinal de los cinturones también permite con éxito que los conductores de menor altura se encuentren a gusto. En el puesto del copiloto, se echa en falta el agarrador, que se sitúa en sobre la puerta. Suponemos que en la versión de carrocería de tres puertas que llegue próximamente sí equipará este elemento, para facilitar la salida de los ocupantes de las plazas traseras.

El acabado Trend incluye elevalunas eléctricos delante, elevalunas mecánicos detrás y cierre centralizado con mando a distancia, en la llave. Otros elementos que incluye, también de serie el Fiesta, que hemos tenido la ocasión de conducir, es el multianunciado SPI (Sistema de Protección Inteligente) que contempla dos airbags frontales de dos tiempos, que miden la severidad del impacto y adecuan la respuesta al mismo, combinados con pretensores pirotécnicos de los cinturones de seguridad. Por último, la regulación de los espejos exteriores es mecánica, cuando en algunos de sus rivales es eléctrica, (depende del acabado, claro), aunque esta opción sí está disponible en el acabado más alto de esta gama: Ghia.

La seguridad preventiva también está muy presente en el Fiesta. Los mandos del aire acondicionado, de la radio y el botón de las luces de emergencia son de fácil acceso y de intuitivo manejo. Esto redunda en una mayor seguridad en el puesto de conducción.

El Ford Fiesta está disponible en nuestro país con tres motorizaciones diferentes: dos de gasolina y una Diesel, la que hemos probado, y con tres posibles acabados: Ambiente, Trend y Ghia. Existen ocho colores de tapicería para el interior, tres colores sólidos para carrocería y nueve más metalizados. Por el momento, en España sólo se puede adquirir una versión con carrocería de cinco puertas, pero pronto llegará la de tres.

En definitiva, hemos tenido la oportunidad de conducir un pequeño motor dentro de un coche pequeño, pero que ofrece, qué duda cabe, grandes satisfacciones, sobre todo en lo que a mecánica, consumo y prestaciones, se refiere. El acabado interior, la falta de reposapié y algunos detalles exteriores están ligeramente por debajo de nuestras expectativas, pero confiamos en que se resuelvan de manera rápida, pese a que no comprometen en nada la seguridad del vehículo que es, al fin y al cabo, lo más importante.

Galería relacionada

Ford Fiesta 1.4 TDCi Trend 5p

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...