Comparativa: Fiat Punto 1.9 JTD HLX 3p / Seat Ibiza 1.9 Tdi Stella 90 CV / Peugeot 206 HDI 90CV

Ponemos cara a cara los tres Diesel más urbanos.
-
Comparativa: Fiat Punto 1.9 JTD HLX 3p / Seat Ibiza 1.9 Tdi Stella 90 CV / Peugeot 206 HDI 90CV
Comparativa: Fiat Punto 1.9 JTD HLX 3p / Seat Ibiza 1.9 Tdi Stella 90 CV / Peugeot 206 HDI 90CV

En la categoría de los coches pequeños con motor turbodiésel, el Ibiza ha reinado en solitario (ya con la anterior generación de este modelo) desde que decidió adaptar su TDi de 90 CV. Pero ahora ya no está sólo: Fiat tiene su Punto JTD y Peugeot ha realizado una operación similar a la de Seat al montar su HDi de 90 CV en el 206. La batalla está servida, aunque Seat sigue jugando con ventaja, pues el Ibiza es el único que se ha atrevido a montar el TDi de 110 «teóricos» (Fiat tiene un JTD de 105 y Peugeot un HDi de 110 que, de momento, no se ofrecen en Punto y 206). Veamos el resultado de la lucha en cuatro asaltos.

Sorprendente rendimiento para el Peugeot, pues hasta ahora es el modelo con el motor HDi de 90 CV que ha ofrecido mejores resultados. Hace frente en prestaciones al Ibiza TDi 90, con el que consigue prácticamente un empate en aceleraciones, pero saca ventaja a la hora de recuperar, ya sea desde marchas largas o reduciendo y pisando el acelerador a fondo. El Punto se queda algo descolgado, pues es el que menos potencia consigue en banco y el que tiene que «tirar» de unos desarrollos más largos, sobre todo en quinta velocidad. En consumo están muy igualados, con mínimas diferencias a favor del Ibiza, que sigue ostentando el liderato. Donde se invierten las tornas es en suavidad de funcionamiento y ruido: el Ibiza ha mejorado mucho frente a la anterior generación, pero su motor TDi es más áspero que los «common-rail» de Fiat y Peugeot

No es que uno sea mejor que otro, simplemente son diferentes. Así, el Peugeot es el más ágil en zonas viradas, gracias a un tren trasero que puede ayudar a redondear las curvas, si se lo pedimos (basta con levantar el pie del acelerador en apoyo), frente a la imperturbable zaga del Punto, el más subvirador del lote. En el Ibiza se nota cierta descompensación entre el tarado de muelles y amortiguadores que produce algunos rebotes, aunque ninguno de los tres plantea problemas, con gran aplomo en autopista y similares niveles de confort de bacheo. Destaca la dirección eléctrica del Punto, con asistencia variable y modo «ultrasuave» para ciudad. También merece la pena señalar que ninguno de los tres consigue buenas frenadas sin ABS y, cuando lo llevan, los mejores son Ibiza y Peugeot.

El Peugeot 206 sale perdiendo si hablamos de espacio interior, pues no sólo tiene poco espacio para las piernas, sino también un maletero muy pequeño. El Punto es muy amplio por dentro, pero, si queremos un maletero al menos al nivel del Ibiza, hay que decantarse por la carrocería de 5 puertas. El Seat ha perdido mucho en anchura, pero, en cuanto a espacio interior, es el más equilibrado de los tres. No hay diferencias muy grandes en calidad de acabado o presentación interior, aunque el orden de mejor a peor sería Ibiza, Punto y 206.

El Punto es el más barato y el que ofrece más combinaciones de carrocería y variantes de equipamiento. El Ibiza es el que menos cobra frente a su equivalente de gasolina, aunque esto no implica una ventaja, puesto que todos los Ibiza tienen precios de salida muy elevados. En el caso del Peugeot, el HDi se paga con creces, si bien la diferencia de rendimiento con su equivalente de gasolina es más alta a favor del Diesel que en cualquiera de sus dos rivales. Hemos elegido el Punto ELX porque es el que se asemeja en acabado al Stella del Ibiza. Sin embargo, un Punto HLX cuesta 200.000 pesetas más, pero añade climatizador, radio y retrovisores eléctricos. En el Seat Ibiza TDi 90, para poder montar ABS hay que irse al acabado Sport, que supone nada menos que 2,5 millones de precio de tarifa, con el ABS, doble airbag frontal y laterales de serie, pero sin aire acondicionado.

Ahorro frente al JTD: 300.000 pesetas

Fiat Punto 1.2 16V A igualdad de equipamiento, el Punto 1.2 16V con 82 CV cuesta 300.000 pesetas menos que el JTD. Mucha diferencia para llegar a compensarla con el menor consumo a base de kilómetros, aunque bien es cierto que el JTD resulta más agradable de utilizar y más rápido en muchas mediciones que el 1.2 16V, que requiere una conducción a base de «tirar del cambio».

Seat Ibiza 1.6i 100 Ahorro frente al TDi: 150.000 pesetas En la gama Ibiza no hay plena equivalencia en variantes de carrocería y equipamiento entre el TDi 90 CV y el 1.6i de 100 CV: tan sólo se ofrecen en idénticas condiciones en acabado Sport. Igualando en lo posible, Seat «cobra» 150.000 pesetas por su TDi de 90 CV, frente a un 1.6i de gasolina muy agradable, con idénticas prestaciones y un consumo medio de 7,8 l/100 km.

En la categoría de los coches pequeños con motor turbodiésel, el Ibiza ha reinado en solitario (ya con la anterior generación de este modelo) desde que decidió adaptar su TDi de 90 CV. Pero ahora ya no está sólo: Fiat tiene su Punto JTD y Peugeot ha realizado una operación similar a la de Seat al montar su HDi de 90 CV en el 206. La batalla está servida, aunque Seat sigue jugando con ventaja, pues el Ibiza es el único que se ha atrevido a montar el TDi de 110 «teóricos» (Fiat tiene un JTD de 105 y Peugeot un HDi de 110 que, de momento, no se ofrecen en Punto y 206). Veamos el resultado de la lucha en cuatro asaltos.

Sorprendente rendimiento para el Peugeot, pues hasta ahora es el modelo con el motor HDi de 90 CV que ha ofrecido mejores resultados. Hace frente en prestaciones al Ibiza TDi 90, con el que consigue prácticamente un empate en aceleraciones, pero saca ventaja a la hora de recuperar, ya sea desde marchas largas o reduciendo y pisando el acelerador a fondo. El Punto se queda algo descolgado, pues es el que menos potencia consigue en banco y el que tiene que «tirar» de unos desarrollos más largos, sobre todo en quinta velocidad. En consumo están muy igualados, con mínimas diferencias a favor del Ibiza, que sigue ostentando el liderato. Donde se invierten las tornas es en suavidad de funcionamiento y ruido: el Ibiza ha mejorado mucho frente a la anterior generación, pero su motor TDi es más áspero que los «common-rail» de Fiat y Peugeot

No es que uno sea mejor que otro, simplemente son diferentes. Así, el Peugeot es el más ágil en zonas viradas, gracias a un tren trasero que puede ayudar a redondear las curvas, si se lo pedimos (basta con levantar el pie del acelerador en apoyo), frente a la imperturbable zaga del Punto, el más subvirador del lote. En el Ibiza se nota cierta descompensación entre el tarado de muelles y amortiguadores que produce algunos rebotes, aunque ninguno de los tres plantea problemas, con gran aplomo en autopista y similares niveles de confort de bacheo. Destaca la dirección eléctrica del Punto, con asistencia variable y modo «ultrasuave» para ciudad. También merece la pena señalar que ninguno de los tres consigue buenas frenadas sin ABS y, cuando lo llevan, los mejores son Ibiza y Peugeot.

El Peugeot 206 sale perdiendo si hablamos de espacio interior, pues no sólo tiene poco espacio para las piernas, sino también un maletero muy pequeño. El Punto es muy amplio por dentro, pero, si queremos un maletero al menos al nivel del Ibiza, hay que decantarse por la carrocería de 5 puertas. El Seat ha perdido mucho en anchura, pero, en cuanto a espacio interior, es el más equilibrado de los tres. No hay diferencias muy grandes en calidad de acabado o presentación interior, aunque el orden de mejor a peor sería Ibiza, Punto y 206.

El Punto es el más barato y el que ofrece más combinaciones de carrocería y variantes de equipamiento. El Ibiza es el que menos cobra frente a su equivalente de gasolina, aunque esto no implica una ventaja, puesto que todos los Ibiza tienen precios de salida muy elevados. En el caso del Peugeot, el HDi se paga con creces, si bien la diferencia de rendimiento con su equivalente de gasolina es más alta a favor del Diesel que en cualquiera de sus dos rivales. Hemos elegido el Punto ELX porque es el que se asemeja en acabado al Stella del Ibiza. Sin embargo, un Punto HLX cuesta 200.000 pesetas más, pero añade climatizador, radio y retrovisores eléctricos. En el Seat Ibiza TDi 90, para poder montar ABS hay que irse al acabado Sport, que supone nada menos que 2,5 millones de precio de tarifa, con el ABS, doble airbag frontal y laterales de serie, pero sin aire acondicionado.

Ahorro frente al JTD: 300.000 pesetas

Fiat Punto 1.2 16V A igualdad de equipamiento, el Punto 1.2 16V con 82 CV cuesta 300.000 pesetas menos que el JTD. Mucha diferencia para llegar a compensarla con el menor consumo a base de kilómetros, aunque bien es cierto que el JTD resulta más agradable de utilizar y más rápido en muchas mediciones que el 1.2 16V, que requiere una conducción a base de «tirar del cambio».

Seat Ibiza 1.6i 100 Ahorro frente al TDi: 150.000 pesetas En la gama Ibiza no hay plena equivalencia en variantes de carrocería y equipamiento entre el TDi 90 CV y el 1.6i de 100 CV: tan sólo se ofrecen en idénticas condiciones en acabado Sport. Igualando en lo posible, Seat «cobra» 150.000 pesetas por su TDi de 90 CV, frente a un 1.6i de gasolina muy agradable, con idénticas prestaciones y un consumo medio de 7,8 l/100 km.

En la categoría de los coches pequeños con motor turbodiésel, el Ibiza ha reinado en solitario (ya con la anterior generación de este modelo) desde que decidió adaptar su TDi de 90 CV. Pero ahora ya no está sólo: Fiat tiene su Punto JTD y Peugeot ha realizado una operación similar a la de Seat al montar su HDi de 90 CV en el 206. La batalla está servida, aunque Seat sigue jugando con ventaja, pues el Ibiza es el único que se ha atrevido a montar el TDi de 110 «teóricos» (Fiat tiene un JTD de 105 y Peugeot un HDi de 110 que, de momento, no se ofrecen en Punto y 206). Veamos el resultado de la lucha en cuatro asaltos.

Sorprendente rendimiento para el Peugeot, pues hasta ahora es el modelo con el motor HDi de 90 CV que ha ofrecido mejores resultados. Hace frente en prestaciones al Ibiza TDi 90, con el que consigue prácticamente un empate en aceleraciones, pero saca ventaja a la hora de recuperar, ya sea desde marchas largas o reduciendo y pisando el acelerador a fondo. El Punto se queda algo descolgado, pues es el que menos potencia consigue en banco y el que tiene que «tirar» de unos desarrollos más largos, sobre todo en quinta velocidad. En consumo están muy igualados, con mínimas diferencias a favor del Ibiza, que sigue ostentando el liderato. Donde se invierten las tornas es en suavidad de funcionamiento y ruido: el Ibiza ha mejorado mucho frente a la anterior generación, pero su motor TDi es más áspero que los «common-rail» de Fiat y Peugeot

No es que uno sea mejor que otro, simplemente son diferentes. Así, el Peugeot es el más ágil en zonas viradas, gracias a un tren trasero que puede ayudar a redondear las curvas, si se lo pedimos (basta con levantar el pie del acelerador en apoyo), frente a la imperturbable zaga del Punto, el más subvirador del lote. En el Ibiza se nota cierta descompensación entre el tarado de muelles y amortiguadores que produce algunos rebotes, aunque ninguno de los tres plantea problemas, con gran aplomo en autopista y similares niveles de confort de bacheo. Destaca la dirección eléctrica del Punto, con asistencia variable y modo «ultrasuave» para ciudad. También merece la pena señalar que ninguno de los tres consigue buenas frenadas sin ABS y, cuando lo llevan, los mejores son Ibiza y Peugeot.

El Peugeot 206 sale perdiendo si hablamos de espacio interior, pues no sólo tiene poco espacio para las piernas, sino también un maletero muy pequeño. El Punto es muy amplio por dentro, pero, si queremos un maletero al menos al nivel del Ibiza, hay que decantarse por la carrocería de 5 puertas. El Seat ha perdido mucho en anchura, pero, en cuanto a espacio interior, es el más equilibrado de los tres. No hay diferencias muy grandes en calidad de acabado o presentación interior, aunque el orden de mejor a peor sería Ibiza, Punto y 206.

El Punto es el más barato y el que ofrece más combinaciones de carrocería y variantes de equipamiento. El Ibiza es el que menos cobra frente a su equivalente de gasolina, aunque esto no implica una ventaja, puesto que todos los Ibiza tienen precios de salida muy elevados. En el caso del Peugeot, el HDi se paga con creces, si bien la diferencia de rendimiento con su equivalente de gasolina es más alta a favor del Diesel que en cualquiera de sus dos rivales. Hemos elegido el Punto ELX porque es el que se asemeja en acabado al Stella del Ibiza. Sin embargo, un Punto HLX cuesta 200.000 pesetas más, pero añade climatizador, radio y retrovisores eléctricos. En el Seat Ibiza TDi 90, para poder montar ABS hay que irse al acabado Sport, que supone nada menos que 2,5 millones de precio de tarifa, con el ABS, doble airbag frontal y laterales de serie, pero sin aire acondicionado.

Ahorro frente al JTD: 300.000 pesetas

Fiat Punto 1.2 16V A igualdad de equipamiento, el Punto 1.2 16V con 82 CV cuesta 300.000 pesetas menos que el JTD. Mucha diferencia para llegar a compensarla con el menor consumo a base de kilómetros, aunque bien es cierto que el JTD resulta más agradable de utilizar y más rápido en muchas mediciones que el 1.2 16V, que requiere una conducción a base de «tirar del cambio».

Seat Ibiza 1.6i 100 Ahorro frente al TDi: 150.000 pesetas En la gama Ibiza no hay plena equivalencia en variantes de carrocería y equipamiento entre el TDi 90 CV y el 1.6i de 100 CV: tan sólo se ofrecen en idénticas condiciones en acabado Sport. Igualando en lo posible, Seat «cobra» 150.000 pesetas por su TDi de 90 CV, frente a un 1.6i de gasolina muy agradable, con idénticas prestaciones y un consumo medio de 7,8 l/100 km.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...