Seat Ibiza / Skoda Fabia / Seat León

¿Que qué tienen que ver un Ibiza, un Fabia y un León? No, nos hemos vuelto locos. En realidad, estos vehículos tienen muchos puntos de «roce» que van desde la utilización de recursos comunes, como motores o elementos del bastidor, hasta el tamaño, pasando por precios que se mueven en una franja muy estrecha. Todo esto provoca que, a la hora de buscar un coche nuevo, pueda aparecer una duda razonable que con este informe intentaremos solventar. No obstante, a priori, podemos adelantar que el Skoda Fabia es una opción de mucho peso incluso frente al homogéneo Seat León. Y que, comparado con el Ibiza, tan sólo puede no ser recomendable en casos muy determinados, que son aquellos en los que el Ibiza tiene presencia por carrocería o motor, frente a una gama Fabia que todavía está por crecer.
-
Seat Ibiza / Skoda Fabia / Seat León
Seat Ibiza / Skoda Fabia / Seat León

El espacio no es patrimonio exclusivo del más grande de los tres, el León, en tanto que el Skoda está más próximo a éste en cuestión de equipamiento que del Ibiza y el trío queda empatado técnicamente en aspectos como la calidad, aunque con ligera ventaja para los dos Seat.

Si el Ibiza es el utilitario más espacioso —aunque el Lancia Y o el Clio son más anchos, pero tienen peor espacio longitudinal— el Fabia casi le iguala en este sentido: le saca algún centímetro de anchura más al Seat en las plazas delanteras. En las plazas traseras hay empate y ambos cumplen, como la totalidad de utilitarios y compactos, como excelentes cuatro plazas. El León está algo por encima de la media de su clase en habitabilidad. Su único punto débil es la altura de las plazas posteriores —similar a la del Fabia y algo menor que la del Ibiza—, en tanto que el espacio longitudinal del León, para ser un coche de carrocería mucho más grande, es casi igual al que ofrecen éstos; aun así, es de lo mejor de su categoría, lo que da una idea del buen aprovechamiento del interior de Ibiza o Fabia. En cualquier caso, no hay diferencias de importancia entre los tres; al menos, no del peso suficiente para preferir uno u otro en función del espacio interior.

Los 300 y 310 litros de maletero del Fabia y del Ibiza, respectivamente, les colocan en una situación de privilegio frente a otros utilitarios e, incluso, frente a compactos como Fiat Bravo u Honda Civic. Por su parte, el León, con 390 litros, sin ser de lo mejorcito, está en la línea de lo que ofrecen Astra, Brava o Xsara. En cuanto a acceso y distribución del espacio cabe destacar que el Fabia cuenta con la boca de carga a menor altura y el portón de mayor anchura. Y una vez abierto —por cierto, con mando eléctrico en el Fabia, frente a los mecánicos, menos refinados, de los Seat—, es el que deja más espacio libre para introducir objetos en el maletero. El Ibiza tiene la cota más estrecha de los tres si medimos a la altura de los pasos de rueda, así como el maletero de menor fondo; pero es el de mejor altura, muy cerca del León. En ambos casos esta altura es posible gracias a la utilización de ruedas «de galleta» ocultas bajo el suelo del maletero, mientras que el Fabia guarda aquí una rueda idéntica a las otras cuatro. Para ampliar el maletero, los tres modelos disponen de la posibilidad de abatir los asientos traseros por partes asimétricas. Ahora bien, en los Ibiza y Fabia no es de serie en todas las versiones.

Ligera ventaja para el Fabia respecto al Ibiza —también con el aro muy bajo—, ya que el Skoda, al igual que el León, cuenta con doble regulación en el volante. Los tres tienen regulación en altura de la banqueta, salvo el nivel básico del Ibiza. La mayor anchura del León a la altura de las rodillas permite adoptar una postura algo más desahogada. De los tres, el único que tiene en sus banquetas delanteras calefacción es el Skoda, que dispone de este elemento en el acabado Elegance. Otras opciones como los eyectores de agua calefactados para los limpiaparabrisas o los lavafaros sólo están disponibles en el Skoda, mientras que el sensor de lluvia, que regula la intensidad del barrido de los limpiaparabrisas, sí está disponible en los tres modelos. A la moda en el grupo VAG, el Fabia también tiene el espejo retrovisor derecho de menor tamaño que el izquierdo, aunque en ninguno de los tres perjudica gravemente la visibilidad. La regulación eléctrica de ambos está disponible en todas las versiones del nivel más alto: en el León e Ibiza para el Signo y Sport; en el Fabia para el Elegance (Comfort, opcional por 18.000 pesetas). Con respecto a sus mandos, el Fabia tiene uno que está empezando a usarse en los Audi más altos de gama y que permite mover ambos retrovisores simultáneamente. También el mando a distancia del Fabia, en caso de elegir supercierre, es idéntico al de los Audi. Se agradecen detalles como el ordenador de viaje, que viene de serie en todas las versiones del Fabia y en el nivel Signo y Sport (en combinación con la radio gama alta con salida CD) en el Ibiza. En el Seat León, este elemento es de serie en todos los niveles excepto en el Stella.

No hay grandes diferencias en cuanto a la calidad de los materiales, aunque el León sí dispone de un tipo de construcción en la parte superior de su salpicadero que le hace parecer más atractivo. Sin embargo, los plásticos de los tres tienen una calidad percibida muy alta, buen ajuste y gran solidez. Otra cosa es que el diseño sea más o menos afortunado y realce o no esta apreciación. Y en el caso del Fabia ocurre precisamente eso, que el diseño, con grandes superficies rectas y aristas muy marcadas, no hace mucho por la percepción de calidad. Los plásticos de color beige del acabado Elegance hacen el tablero más vistoso que los estándar grises. Un detalle curioso es que ambos Seat disponen de amortiguadores de silicona en las cuatro asideros sobre las puertas, algo que no comparten con los Fabia.

La lista de equipamiento y opciones del Fabia es muy atractiva, ya que incluso contempla elementos dignos de categorías superiores, como los asientos delanteros calefactables o los lavafaros. Entre los planes de Skoda también está contar a no mucho tardar con un equipamiento inusual entre los utilitarios, al menos por el momento: los faros de xenon; todo un arsenal que podría compartir con el futuro Volkswagen Polo. También el sistema de navegación, aunque no por el momento, está previsto en el Fabia; en tanto que en el León ya es toda una realidad, pues se incorpora como opción por 420.000 pesetas a partir del acabado Signo. Y lo mismo ocurre con el control electrónico de estabilidad, ya anunciado en los Fabia, pero disponible para todos los acabados en el compacto de Seat por un tentador precio: 85.000 pesetas.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...