Audi RS6 / BMW M5

850 CV en conjunto, velocímetros que se estiran hasta más allá de los 300 km/h y una imagen engañosamente inofensiva. ¿Cuánto más cerca se puede estar del pecado?
Autopista -
Audi RS6 / BMW M5
Audi RS6 / BMW M5

Con relación al puesto de conducción, habría que aumentar el tamaño del indicador de marcha, puesto que con su pequeñez y las prestaciones que genera el coche, prácticamente debemos adivinar en la que vamos, puesto que el tiempo que nos lleva observar la pequeña cifra puede ser suficiente para haber recorrido muchas decenas de metros sin prestar atención a la carretera. Por otra parte, las palancas de manejo del cambio situadas bajo el volante están demasiado cerca de la de los intermitentes y limpiaparabrisas, pudiendo generarse interferencias con nuestros dedos. Es verdad que también se puede cambiar con la propia palanca en la consola central, pero entonces surge el mismo problema que con el BMW de contención de nuestro peso con sólo un brazo en las prolongadas frenadas, pues no olvidemos que, donde en otro coche se llega a una determinada velocidad antes de empezar a frenar, con estos se puede llegar 40, 50 ó más kilómetros por hora más deprisa, lo que alarga el tiempo en que estamos frenando con deceleraciones de 10 ó, incluso, 11 m/s2.

Sin embargo, estos pequeños detalles, no empañan en lo más mínimo la satisfacción que genera la conducción de estos dos prodigios salidos de la mente de unos ingenieros que todavía creen en la capacidad del hombre para progresar y superar sus límites. Y que duren muchos años.

Con relación al puesto de conducción, habría que aumentar el tamaño del indicador de marcha, puesto que con su pequeñez y las prestaciones que genera el coche, prácticamente debemos adivinar en la que vamos, puesto que el tiempo que nos lleva observar la pequeña cifra puede ser suficiente para haber recorrido muchas decenas de metros sin prestar atención a la carretera. Por otra parte, las palancas de manejo del cambio situadas bajo el volante están demasiado cerca de la de los intermitentes y limpiaparabrisas, pudiendo generarse interferencias con nuestros dedos. Es verdad que también se puede cambiar con la propia palanca en la consola central, pero entonces surge el mismo problema que con el BMW de contención de nuestro peso con sólo un brazo en las prolongadas frenadas, pues no olvidemos que, donde en otro coche se llega a una determinada velocidad antes de empezar a frenar, con estos se puede llegar 40, 50 ó más kilómetros por hora más deprisa, lo que alarga el tiempo en que estamos frenando con deceleraciones de 10 ó, incluso, 11 m/s2.

Sin embargo, estos pequeños detalles, no empañan en lo más mínimo la satisfacción que genera la conducción de estos dos prodigios salidos de la mente de unos ingenieros que todavía creen en la capacidad del hombre para progresar y superar sus límites. Y que duren muchos años.

Galería relacionada

Audi RS6 / BMW M5

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...