Renault Clio 2.0 16V Sport 3p

Sucesor del Clio Williams, con el que la gama Clio anterior ofrecía la configuración más deportiva, esta nueva versión supera a aquél en todos sus apartados, proporcionando, además de unas mejores cualidades dinámicas, elementos de lujo y confort propios de automóviles de categorías superiores.
-
Renault Clio 2.0 16V Sport 3p
Renault Clio 2.0 16V Sport 3p

Sigue creciendo la gama Clio en nuestro mercado, en esta ocasión bajo la forma de una versión sumamente deportiva y que servirá de base para la Copa Renault de Rallyes de 2000 y a la espera de la versión 3.0 V6 de 250 CV -que bien podrán ser 230 CV después de que Lotus realice la puesta a punto final- que se empezará a comercializar este año en nuestro país. Exteriormente se ha buscado un resultado estético diferenciado del resto de la gama, pero sin demasiados alardes, para mantener la discreción. Así, unos pasos de rueda levemente ensanchados en las aletas de fibra delanteras y un paragolpes más voluminoso y con una generosa toma de aire para el radiador son los rasgos más característicos del frontal. El capó delantero es de aluminio y el paragolpes trasero también ha engrosado. Un discreto spoiler situado en el borde superior del portón y las atractivas llantas de aleación terminan de completar las diferencias exteriores de esta versión.

Discreto poderío por fuera, en el interior se ponen de manifiesto de manera más acusada las diferencias. Los elaborados asientos, tapizados en cuero y Alcantara, los pedales de competición, el pomo de la palanca de aluminio, la instrumentación con fondo blanco y el volante confeccionado en un material adherente proporcionan al Clio Sport un aspecto de lo más «racing». Personalmente, el tacto del volante, un tanto gomoso, nos da algo de dentera, aunque no deja de ser una sensación personal, ya que, por lo demás, no se nos escurrirá nunca. Sucesor del Williams de 150 CV, el nuevo Clio Sport también equipa un motor de dos litros multiválvulas, concretamente el denominado F4R y que es una evolución del mismo que montan las gamas Espace, Mégane y Laguna.

Renault Sport ha sido responsable del desarrollo de este vehículo, al que ha introducido significativas mejoras tanto en la mecánica como en las suspensiones. En el motor se han llevado a cabo una serie de modificaciones tendentes a mejorar la potencia y a adaptar su curva de rendimiento a las exigencias deportivas de esta versión. Los colectores de admisión son del tipo 2 a 2 con una forma que permite prácticamente una alimentación individual para cada cilindro. El escape también incorpora un nuevo colector de acero inoxidable del tipo 4 a 1, al que se han añadido dos catalizadores. La cabeza de los pistones ha sido modificada para subir la relación de compresión hasta 11,0:1 lo que aumenta la contundencia de cada explosión, aunque tiene la contrapartida de estar un poco al límite para utilizar Eurosuper. De hecho, el Clio puede utilizarla, aunque Renault recomienda usar la Extra de índice de octano 98. Los árboles de levas huecos, las bujías con electrodos de platino -con una duración de 120.000 km- y el sistema de distribución variable completan las particularidades de este motor. En la práctica se obtiene un rendimiento francamente brillante. Como se puede comprobar en los gráficos el motor es bastante puntiagudo. «Lo da todo» a partir de 4.000 vueltas, lo que no significa que tenga un margen de utilización corto, ya que se puede estirar hasta 7.000 vueltas sin problemas -7.250 rpm en 1ª y 2ª-. La excelente respuesta disponible en alta hace que proporcionalmente el rendimiento a bajo y medio régimen sea un tanto decepcionante, aunque lo cierto es que tampoco aquí el motor responde mal en absoluto. Y es que superar los 10 mkg por litro de cilindrada en un motor atmosférico para ir por la calle supone un trabajo muy bien hecho. Los desarrollos de transmisión están muy bien adaptados al comportamiento mecánico, sobre todo en las cuatro primeras marchas. La quinta, algo más abierta, está pensada más como desahogo mecánico y hace que el salto entre ésta y la cuarta sea más perceptible que en las demás. A pesar de ello, el Clio Sport es capaz de alcanzar los 200 km/h con relativa facilidad y la velocidad punta de 220 km/h se puede superar a poco que las condiciones sean medianamente favorables.

Galería relacionada

Renault Clio 2.0 16V Sport 3p

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...