Renault Clio 1.4 16V / Skoda Fabia 1.4 16V

Más baratos que sus equivalentes dotados de motor turbodiesel, el Clio y el Fabia cuentan con suficientes argumentos para situarse en un buen equilibrio entre prestaciones, consumos y agrado de uso.
Autopista -
Renault Clio 1.4 16V / Skoda Fabia 1.4 16V
Renault Clio 1.4 16V / Skoda Fabia 1.4 16V

El planteamiento y filosofía de ambos modelos se aproximan más a las de un coche con carácter urbano, amplio y confortable por lo que uno de los apartados que más pueden valorar sus posibles compradores es el del espacio interior. Y en este apartado se puede hablar de empate en la anchura interior, pero es el Fabia el que se impone con claridad, sobre todo en la medición relativa al espacio para las piernas en las plazas traseras y maletero, donde el Skoda hace valer su mayor longitud y cota de confort. Una diferencia de anchura de tan pocos centímetros no es suficiente razón como para dar más o menos puntos al habitáculo de un automóvil, pero contar con 14 centímetros más de espacio para las piernas en las plazas traseras es una poderosa razón para que la nota de este apartado en el balance sea favorable sin ningún tipo de paliativos hacia el Skoda.

En carretera ambos modelos cuentan con un comportamiento más que noble y seguro en cualquier tipo de trazados. El Renault ofrece un aplomo y seguridad de primer orden, y las zonas con muchas curvas son un lugar más que apropiado para disfrutar de su conducción. El Skoda mantiene también el tipo, pero la presencia de unas suspensiones más blandas hacen que si el firme no está en condiciones óptimas, tengamos que bajar el ritmo ya que los rebotes de la carrocería llegan a resultar algo molestos. Evidentemente ninguno de los dos tiene entre sus adjetivos la palabra "deportivo", con lo que en ambos se ha buscado más primar el apartado de confort que el de eficacia, aunque hay que reconocer que el Clio se defiende mejor que su rival en zonas viradas. El bastidor de ambos resulta más que suficiente para la potencia que ofrecen sus motores y consigue que la conducción sea relajada, sencilla y eficaz sin tener que preocuparnos ya que las reacciones de ambos son en todo caso muy predecibles y fáciles de controlar, respondiendo perfectamente a su carácter de coche para disfrutar de una conducción relajada. Dirección y frenos son dos apartados en los que nuestros dos protagonistas reciben una buena nota ya que realizan su trabajo con total normalidad.

Donde sí hay una sustancial diferencia es a la hora de analizar uno de los apartados más importantes y que mayor peso específico tiene a la hora de decidirse por uno u otro modelo: el monetario. Para empezar, el Renault Clio es 1.370 euros más barato en su precio base que el Skoda Fabia, lo que ya supone un punto a favor del primero, pero es que, además, el Clio tiene un mejor equipamiento de serie en el que se incluyen muchas cosas que el Skoda tiene como opción o, en el peor de los casos, no disponible. Y es que la política que Renault ha emprendido hace tiempo de ajustar mucho los precios ofreciendo un completo equipamiento de serie sobre todo en materia de seguridad y confort resulta todo un inconveniente para el resto de sus rivales que no están dispuestos a llegar a ese grado de ofrecimiento.

El planteamiento y filosofía de ambos modelos se aproximan más a las de un coche con carácter urbano, amplio y confortable por lo que uno de los apartados que más pueden valorar sus posibles compradores es el del espacio interior. Y en este apartado se puede hablar de empate en la anchura interior, pero es el Fabia el que se impone con claridad, sobre todo en la medición relativa al espacio para las piernas en las plazas traseras y maletero, donde el Skoda hace valer su mayor longitud y cota de confort. Una diferencia de anchura de tan pocos centímetros no es suficiente razón como para dar más o menos puntos al habitáculo de un automóvil, pero contar con 14 centímetros más de espacio para las piernas en las plazas traseras es una poderosa razón para que la nota de este apartado en el balance sea favorable sin ningún tipo de paliativos hacia el Skoda.

En carretera ambos modelos cuentan con un comportamiento más que noble y seguro en cualquier tipo de trazados. El Renault ofrece un aplomo y seguridad de primer orden, y las zonas con muchas curvas son un lugar más que apropiado para disfrutar de su conducción. El Skoda mantiene también el tipo, pero la presencia de unas suspensiones más blandas hacen que si el firme no está en condiciones óptimas, tengamos que bajar el ritmo ya que los rebotes de la carrocería llegan a resultar algo molestos. Evidentemente ninguno de los dos tiene entre sus adjetivos la palabra "deportivo", con lo que en ambos se ha buscado más primar el apartado de confort que el de eficacia, aunque hay que reconocer que el Clio se defiende mejor que su rival en zonas viradas. El bastidor de ambos resulta más que suficiente para la potencia que ofrecen sus motores y consigue que la conducción sea relajada, sencilla y eficaz sin tener que preocuparnos ya que las reacciones de ambos son en todo caso muy predecibles y fáciles de controlar, respondiendo perfectamente a su carácter de coche para disfrutar de una conducción relajada. Dirección y frenos son dos apartados en los que nuestros dos protagonistas reciben una buena nota ya que realizan su trabajo con total normalidad.

Donde sí hay una sustancial diferencia es a la hora de analizar uno de los apartados más importantes y que mayor peso específico tiene a la hora de decidirse por uno u otro modelo: el monetario. Para empezar, el Renault Clio es 1.370 euros más barato en su precio base que el Skoda Fabia, lo que ya supone un punto a favor del primero, pero es que, además, el Clio tiene un mejor equipamiento de serie en el que se incluyen muchas cosas que el Skoda tiene como opción o, en el peor de los casos, no disponible. Y es que la política que Renault ha emprendido hace tiempo de ajustar mucho los precios ofreciendo un completo equipamiento de serie sobre todo en materia de seguridad y confort resulta todo un inconveniente para el resto de sus rivales que no están dispuestos a llegar a ese grado de ofrecimiento.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...