Fiat Stilo Abarth / Honda Civic Type-R / Seat León 1.8 T / Volkswagen Golf V5 Tiptronic

Dentro de los compactos deportivos encontramos un abanico de posibilidades que va desde un turismo rápido como el Golf V5 hasta lo más radical, puro y extremista de la filosofía samurai, el Honda Type-R.
-
Fiat Stilo Abarth / Honda Civic Type-R / Seat León 1.8 T / Volkswagen Golf V5 Tiptronic
Fiat Stilo Abarth / Honda Civic Type-R / Seat León 1.8 T / Volkswagen Golf V5 Tiptronic

En cuanto a calidad de vida a bordo, el Golf es el que nos recibe con mejores materiales y acabados, aunque algunos elementos que uno espera encontrar de serie exigen un desembolso extra, como los reposacabezas traseros, el ordenador de a bordo, el mando a distancia del cierre centralizado o el climatizador. El León cuenta con un equipamiento más racional con todo lo esperable y que sólo cabría aumentar con el ESP, que cuesta 511 euros. Es además el más barato y los materiales y acabado están en general a buen nivel, aunque la parte inferior del salpicadero baja enteros con respecto a la parte superior y algunos pulsadores se ven un poco anticuados.

El Stilo apabulla en cuanto a habitabilidad. Es más alto y permite a los pasajeros ir sentados con las rodillas en ángulo recto, con lo que el espacio cunde más. Además permite adelantar y retrasar el asiento trasero y cuenta con una mesa plegable en la parte posterior del asiento delantero derecho. El equipamiento es amplio e incluye hasta sistema de navegación. El plástico que cubre el salpicadero tiene buena apariencia y tacto, algo que contrasta con materiales en puertas y otros detalles de peor aspecto.

El Civic merece una crítica clara, que es la ausencia de aire acondicionado de serie, y además la opción tiene un precio elevado. Por lo demás, cuenta con unos asientos excelentes, casi de carreras, de mullido cómodo y que salvan en cierto modo el confort de suspensiones. Sólo se vende en color gris y en tres puertas, con un acceso detrás algo complicado y con asientos sin memoria. El tacto de los materiales del interior es duro, aunque de aparente buena calidad y con un ajuste sin reproche.

Aunque los cuatro militen en la misma categoría, con potencias en torno a los 170-200 CV, cada uno tiene una orientación diferente. El Golf, rápido y cómodo, el Stilo amplio, equipado y también muy rápido, el León como deportivo equilibrado sin exageraciones y el Type-R como máxima expresión de sensaciones y efectividad.

En cuanto a calidad de vida a bordo, el Golf es el que nos recibe con mejores materiales y acabados, aunque algunos elementos que uno espera encontrar de serie exigen un desembolso extra, como los reposacabezas traseros, el ordenador de a bordo, el mando a distancia del cierre centralizado o el climatizador. El León cuenta con un equipamiento más racional con todo lo esperable y que sólo cabría aumentar con el ESP, que cuesta 511 euros. Es además el más barato y los materiales y acabado están en general a buen nivel, aunque la parte inferior del salpicadero baja enteros con respecto a la parte superior y algunos pulsadores se ven un poco anticuados.

El Stilo apabulla en cuanto a habitabilidad. Es más alto y permite a los pasajeros ir sentados con las rodillas en ángulo recto, con lo que el espacio cunde más. Además permite adelantar y retrasar el asiento trasero y cuenta con una mesa plegable en la parte posterior del asiento delantero derecho. El equipamiento es amplio e incluye hasta sistema de navegación. El plástico que cubre el salpicadero tiene buena apariencia y tacto, algo que contrasta con materiales en puertas y otros detalles de peor aspecto.

El Civic merece una crítica clara, que es la ausencia de aire acondicionado de serie, y además la opción tiene un precio elevado. Por lo demás, cuenta con unos asientos excelentes, casi de carreras, de mullido cómodo y que salvan en cierto modo el confort de suspensiones. Sólo se vende en color gris y en tres puertas, con un acceso detrás algo complicado y con asientos sin memoria. El tacto de los materiales del interior es duro, aunque de aparente buena calidad y con un ajuste sin reproche.

Aunque los cuatro militen en la misma categoría, con potencias en torno a los 170-200 CV, cada uno tiene una orientación diferente. El Golf, rápido y cómodo, el Stilo amplio, equipado y también muy rápido, el León como deportivo equilibrado sin exageraciones y el Type-R como máxima expresión de sensaciones y efectividad.

En cuanto a calidad de vida a bordo, el Golf es el que nos recibe con mejores materiales y acabados, aunque algunos elementos que uno espera encontrar de serie exigen un desembolso extra, como los reposacabezas traseros, el ordenador de a bordo, el mando a distancia del cierre centralizado o el climatizador. El León cuenta con un equipamiento más racional con todo lo esperable y que sólo cabría aumentar con el ESP, que cuesta 511 euros. Es además el más barato y los materiales y acabado están en general a buen nivel, aunque la parte inferior del salpicadero baja enteros con respecto a la parte superior y algunos pulsadores se ven un poco anticuados.

El Stilo apabulla en cuanto a habitabilidad. Es más alto y permite a los pasajeros ir sentados con las rodillas en ángulo recto, con lo que el espacio cunde más. Además permite adelantar y retrasar el asiento trasero y cuenta con una mesa plegable en la parte posterior del asiento delantero derecho. El equipamiento es amplio e incluye hasta sistema de navegación. El plástico que cubre el salpicadero tiene buena apariencia y tacto, algo que contrasta con materiales en puertas y otros detalles de peor aspecto.

El Civic merece una crítica clara, que es la ausencia de aire acondicionado de serie, y además la opción tiene un precio elevado. Por lo demás, cuenta con unos asientos excelentes, casi de carreras, de mullido cómodo y que salvan en cierto modo el confort de suspensiones. Sólo se vende en color gris y en tres puertas, con un acceso detrás algo complicado y con asientos sin memoria. El tacto de los materiales del interior es duro, aunque de aparente buena calidad y con un ajuste sin reproche.

Aunque los cuatro militen en la misma categoría, con potencias en torno a los 170-200 CV, cada uno tiene una orientación diferente. El Golf, rápido y cómodo, el Stilo amplio, equipado y también muy rápido, el León como deportivo equilibrado sin exageraciones y el Type-R como máxima expresión de sensaciones y efectividad.

En cuanto a calidad de vida a bordo, el Golf es el que nos recibe con mejores materiales y acabados, aunque algunos elementos que uno espera encontrar de serie exigen un desembolso extra, como los reposacabezas traseros, el ordenador de a bordo, el mando a distancia del cierre centralizado o el climatizador. El León cuenta con un equipamiento más racional con todo lo esperable y que sólo cabría aumentar con el ESP, que cuesta 511 euros. Es además el más barato y los materiales y acabado están en general a buen nivel, aunque la parte inferior del salpicadero baja enteros con respecto a la parte superior y algunos pulsadores se ven un poco anticuados.

El Stilo apabulla en cuanto a habitabilidad. Es más alto y permite a los pasajeros ir sentados con las rodillas en ángulo recto, con lo que el espacio cunde más. Además permite adelantar y retrasar el asiento trasero y cuenta con una mesa plegable en la parte posterior del asiento delantero derecho. El equipamiento es amplio e incluye hasta sistema de navegación. El plástico que cubre el salpicadero tiene buena apariencia y tacto, algo que contrasta con materiales en puertas y otros detalles de peor aspecto.

El Civic merece una crítica clara, que es la ausencia de aire acondicionado de serie, y además la opción tiene un precio elevado. Por lo demás, cuenta con unos asientos excelentes, casi de carreras, de mullido cómodo y que salvan en cierto modo el confort de suspensiones. Sólo se vende en color gris y en tres puertas, con un acceso detrás algo complicado y con asientos sin memoria. El tacto de los materiales del interior es duro, aunque de aparente buena calidad y con un ajuste sin reproche.

Aunque los cuatro militen en la misma categoría, con potencias en torno a los 170-200 CV, cada uno tiene una orientación diferente. El Golf, rápido y cómodo, el Stilo amplio, equipado y también muy rápido, el León como deportivo equilibrado sin exageraciones y el Type-R como máxima expresión de sensaciones y efectividad.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...