Ford Mondeo 1.8 16v Trend / Nissan Primera 1.8 16V Acenta

Líneas modernas, interiores amplios y propulsores voluntariosos son el denominador común de los modelos enfrentados, inscritos en el punto medio de sus respectivas gamas de gasolina.
-
Ford Mondeo 1.8 16v Trend / Nissan Primera 1.8 16V Acenta
Ford Mondeo 1.8 16v Trend / Nissan Primera 1.8 16V Acenta

No son las versiones más solicitadas, pues las mecánicas de gasóleo han robado el protagonismo que los motores 1.8 hubieran tenido hace unos años. Pero sí que tienen un importante peso específico en el mercado al ser las versiones intermedias de la gama de gasolina. Además, logran unas cifras de potencia muy satisfactorias para la mayoría de los usuarios de este tipo de vehículos, en los que priman las características relativas al tipo de utilización, el equipamiento que incluyen y su precio de adquisición.

Cada uno de los modelos enfrentados presenta unos argumentos diferentes para intentar aumentar su éxito comercial, basando su estrategia en aspectos puntuales concretos.

El Ford Mondeo, tras su segundo año en el mercado, continúa aumentando su cuota de penetración gracias a unas dimensiones que lo sitúan muy cerca de las berlinas del segmento superior, unos niveles de terminación muy satisfactorios y unos precios bastante contenidos.

En Nissan han optado por un camino muy diferente con el nuevo Primera, con un producto rompedor respecto a las anteriores generaciones del modelo, más elaborado en diseño y más ambicioso en aspectos tecnológicos, pero con unas dimensiones más contenidas que su contrincante. Al igual que en el caso del Mondeo, el Primera dispone de una carrocería familiar, pero la variante de carrocería de cinco puertas tendrá que esperar hasta comienzos del próximo verano. La estrategia de marketing de Nissan ha sido un tanto peculiar, pues se reservan el cambio manual de cinco velocidades para la mecánica de 2 litros con carrocería de cinco puertas y no se ofrece el sistema de control de estabilidad ni en las variantes pequeñas de gasolina, ni en las Diesel.

Por el contrario, Ford ha incluido de serie en toda la gama 2002 el sistema de asistencia de emergencia en frenada (EBA), así como el ESP en todas las versiones de gasolina, siendo opcional en las variantes Diesel más potentes. El diseño de las carrocerías refleja, con una tendencia más clásica en el Mondeo y más futurista en el Primera, el estilo peculiar de los interiores de cada uno de ellos. Convencional, amplio y práctico en el Mondeo y muy personal en el Primera, llama la atención por sus formas, por la situación del cuadro de instrumentos centrada en el salpicadero y por la ubicación de la consola central, en posición casi horizontal, como si se tratara de una mesa de mezclas. Además, cuenta con una pantalla multifunción en la que se ve qué hay detrás del coche para ayudar al aparcamiento mediante una cámara de vídeo acoplada sobre la hornacina de la matrícula posterior, que se conecta de forma automática al insertar la marcha atrás. Esta pantalla, que en las versiones más equipadas sirve de soporte también al sistema de navegación y teléfono celular, requiere un cierto periodo de adaptación y, aunque no es muy complicado su manejo, obliga a pasar por diversos menús hasta llegar a realizar la función que se desea. Por defecto, los botones principales están asignados al volumen del equipo de sonido y a la temperatura del sistema de climatización, por lo que, si se desea sintonizar una nueva emisora, cambiar de disco o aumentar la velocidad del ventilador, es necesario pasar por alguno de los submenús. Mediante la representación de un esquema con la tecla de función correspondiente se indica la actuación del dispositivo en cuestión. Vamos, que al final resulta más complicado que un sistema convencional.

No son las versiones más solicitadas, pues las mecánicas de gasóleo han robado el protagonismo que los motores 1.8 hubieran tenido hace unos años. Pero sí que tienen un importante peso específico en el mercado al ser las versiones intermedias de la gama de gasolina. Además, logran unas cifras de potencia muy satisfactorias para la mayoría de los usuarios de este tipo de vehículos, en los que priman las características relativas al tipo de utilización, el equipamiento que incluyen y su precio de adquisición.

Cada uno de los modelos enfrentados presenta unos argumentos diferentes para intentar aumentar su éxito comercial, basando su estrategia en aspectos puntuales concretos.

El Ford Mondeo, tras su segundo año en el mercado, continúa aumentando su cuota de penetración gracias a unas dimensiones que lo sitúan muy cerca de las berlinas del segmento superior, unos niveles de terminación muy satisfactorios y unos precios bastante contenidos.

En Nissan han optado por un camino muy diferente con el nuevo Primera, con un producto rompedor respecto a las anteriores generaciones del modelo, más elaborado en diseño y más ambicioso en aspectos tecnológicos, pero con unas dimensiones más contenidas que su contrincante. Al igual que en el caso del Mondeo, el Primera dispone de una carrocería familiar, pero la variante de carrocería de cinco puertas tendrá que esperar hasta comienzos del próximo verano. La estrategia de marketing de Nissan ha sido un tanto peculiar, pues se reservan el cambio manual de cinco velocidades para la mecánica de 2 litros con carrocería de cinco puertas y no se ofrece el sistema de control de estabilidad ni en las variantes pequeñas de gasolina, ni en las Diesel.

Por el contrario, Ford ha incluido de serie en toda la gama 2002 el sistema de asistencia de emergencia en frenada (EBA), así como el ESP en todas las versiones de gasolina, siendo opcional en las variantes Diesel más potentes. El diseño de las carrocerías refleja, con una tendencia más clásica en el Mondeo y más futurista en el Primera, el estilo peculiar de los interiores de cada uno de ellos. Convencional, amplio y práctico en el Mondeo y muy personal en el Primera, llama la atención por sus formas, por la situación del cuadro de instrumentos centrada en el salpicadero y por la ubicación de la consola central, en posición casi horizontal, como si se tratara de una mesa de mezclas. Además, cuenta con una pantalla multifunción en la que se ve qué hay detrás del coche para ayudar al aparcamiento mediante una cámara de vídeo acoplada sobre la hornacina de la matrícula posterior, que se conecta de forma automática al insertar la marcha atrás. Esta pantalla, que en las versiones más equipadas sirve de soporte también al sistema de navegación y teléfono celular, requiere un cierto periodo de adaptación y, aunque no es muy complicado su manejo, obliga a pasar por diversos menús hasta llegar a realizar la función que se desea. Por defecto, los botones principales están asignados al volumen del equipo de sonido y a la temperatura del sistema de climatización, por lo que, si se desea sintonizar una nueva emisora, cambiar de disco o aumentar la velocidad del ventilador, es necesario pasar por alguno de los submenús. Mediante la representación de un esquema con la tecla de función correspondiente se indica la actuación del dispositivo en cuestión. Vamos, que al final resulta más complicado que un sistema convencional.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...