Mazda3 2.0 Sportive

Lo mejor de las últimas creaciones de Mazda (6, 2 y el impresionante RX-8) ha inspirado las líneas del Mazda3, que promete deportividad y dinamismo. Con el motor 2.0, el más potente de la gama, cumple lo anunciado.
-
Mazda3 2.0 Sportive

No basta sólo con otorgar sensaciones deportivas. En un modelo de estas características, una imagen dinámica también vale su peso en oro. En el caso del Mazda3, el acierto es pleno: a pesar de sus medidas –insistimos-, las líneas son contenidas y “encogen” las dimensiones reales del vehículo.

Los elementos que distinguen a la automovilística japonesa se encuentran, sobre todo, en el frontal: parrilla de cinco puntas (con rejilla de nido de abeja para esta versión), faros afilados, paragolpes prominentes… Las formas, agresivas y musculosas, acentúan el carácter “Sportive” del coche.

Donde mejor expresa su personalidad es en el habitáculo. Los tonos empleados -azul y negro- dan un toque de elegancia al interior, plagado de detalles deportivos. Entre ellos se encuentran unos asientos con laterales sobredimensionados, apliques en imitación de aluminio y fibra de carbono –profusamente empleados por las marcas para expresar el dinamismo de un vehículo-, un cuadro de mandos con los bordes de los relojes cromados y un volante más pequeño de lo normal. A simple vista, apenas se aprecia la diferencia de tamaño, pero basta cogerlo para darse cuenta de que su manejo es más rápido y cómodo. Este elemento remata un puesto de conducción confortable y bien terminado, en el que todo queda a mano.

Mazda asegura que la disposición de los botones en la consola central se ha organizado siguiendo el esquema horizontal de las teclas de un piano y empleando, además, la ingeniería kansei. Se trata de un concepto japonés mediante el que se identifican las percepciones y respuestas emocionales del cliente, trasladándolas después a las características de un producto. Lo cierto es que el accionamiento de todos los mandos es muy intuitivo y siempre se encuentran donde la mano va a buscarlos. Si se hubiera cuidado un poco más la calidad de los materiales (los bordes de los mandos de la climatización se han rematado en un plástico transparente muy evidente), el resultado sería sobresaliente.

Aún no ha llegado la versión de tres puertas del Mazda3, por lo que el modelo más deportivo de la gama cuenta con cinco puertas. Algunos pensarán que resta dinamismo a su imagen, aunque gana en comodidad de acceso a las plazas traseras. La marca anuncia que, gracias a la batalla más amplia del segmento (2,64 metros) y a unas vías superiores a los 1,50 m, las cotas interiores ofrecen un alto confort a los pasajeros. Lo cierto es que los ocupantes de los asientos posteriores no quedarán defraudados: tendrán a su disposición 74 centímetros para las piernas y 135 cm para los hombros (según las medidas de nuestro Centro Técnico), disfrutando de un espacio más que suficiente para dos adultos.

La amplitud en el habitáculo se consigue sacrificando, en parte, el volumen del maletero. Éste cuenta con una capacidad de 320 litros (según nuestro Centro Técnico), cifra inferior a las que ofrecen sus competidores. Sin embargo, es muy aprovechable, ya que sus formas son muy cúbicas. Además, debajo del piso existe una bandeja para acomodar pequeños objetos. Bajo ella, podemos encontrar la rueda de repuesto de emergencia.

Si necesitamos más espacio, no nos quedará más remedio que recurrir a la clásica solución: abatir los asientos traseros. Será una buena idea echar un vistazo a la amplia guantera –una de las más grandes del segmento, según Mazda- y al cajón existente entre los asientos delanteros: ambos ofrecen mucha capacidad y pueden ser muy útiles.

Cierto, el Mazda3 Sportive es el más caro de la gama –sólo superado por la carrocería Sportsedán-, pero cuenta con buenos argumentos para justificar un precio de 19.700 euros. En primer lugar, los 45 CV más que ofrece respecto a la versión Active proporcionan un comportamiento mucho más vivo, lo que agradecerán aquellos que vayan buscando la deportividad. Además, es el único Mazda3 que posee controles de tracción y estabilidad de serie. En el resto, estos dispositivos no están disponibles ni siquiera como opción. El equipamiento se completa con ABS, EBD, EBA, airbags delanteros de dos etapas, laterales y de cortina o el sistema de absorción de impactos de Mazda. Además, cuenta con los mandos del equipo de sonido integrados en el volante y con climatizador.

Estos detalles dejan claro que un modelo en el que se ha realizado una decidida apuesta por la deportividad no tiene por qué ser incómodo. Hay espacio para casi todo, alberga sin problemas a cuatro ocupantes y su comportamiento, intachable en las autopistas, brilla también al salir de ellas.

Galería relacionada

Mazda3 Sportive

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...