Nissan Primera 2.2 DIC Acenta 4p

Ahora que Japón anda con la fiebre futbolera propia de un Mundial, pasa por nuestras manos uno de los últimos productos estrella que ha generado aquella industria automotriz, el Nissan Primera. Tras probarlo, se queda uno con la misma sensación que se llevó del campeonato la hinchada nipona: un trabajo magnífico al que sólo le falta el remate final. Una vez más, el balón se ha ido al larguero y, por milímetros, no ha sido un golazo. Veamos por qué.
-
Nissan Primera 2.2 DIC Acenta 4p
Nissan Primera 2.2 DIC Acenta 4p

Al igual que esos sorprendentes estadios que Japón y Corea levantaron para su Copa del Mundo, el Primera es un alarde de diseño y tecnología. Pero no sólo eso. También al igual que coreanos y japoneses, ha demostrado que sabe moverse, que le sobran agilidad, aplomo, saber estar y confort. Pero, al igual también que los dos equipos anfitriones del Mundial, le ha faltado motor para ser campeón. Le falta pegada.

Es una sensación ambigua, porque uno espera más de un coche tan bien hecho. Estéticamente es intachable. Por fuera, su línea de cintura alta y músculos bien definidos evoca la planta de esos futbolistas de cerebro rápido y tendón de acero, una mezcla de elegancia en el detalle, proporción en el conjunto e invitación a la diversión.

En el habitáculo , cuajado de gadgets high-tech, tenemos esa misma sensación cosquilleante. La correcta posición al volante, la buena distribución de los mandos y su tacto preciso (discutibles los relojes en el centro de la consola y los menús y funciones del ordenador , algo embarullados), la sensación de espacio (más aparente que real) y el magnífico nivel de acabado proponen a los viajeros un elevado placer en ruta y, al conductor, comodidad en cualquier circunstancia.

A bordo de este Primera se respira una mezcla de confort tradicional y hig-tech japonés de primera línea. La primera parte la ponen la elegante sobriedad de diseño y tapicería y, principalmente, los asientos, cómodos y de gran sujeción. En la unidad que probamos, contábamos con la opción de los reglajes eléctricos, que no está disponible en toda la gama. Gracias a su capacidad de variar alturas, apoyos y distancias, es casi imposible no encontrar la postura adecuada. Sólo es criticable la ubicación del mando de regulación lumbar, en el lateral del asiento y demasiado alto para manipularlo con facilidad. En las plazas traseras hay una engañosa sensación de amplitud que, metro en mano, no es tanta. No es un asiento tan ancho como el de los rivales de la gama, y tampoco es el que más espacio libre dispone para las piernas, pero, aun así, la comodidad está garantizada y tres personas pueden viajar sin mayores inconvenientes. Por último, el ruido que llega al interior tampoco molesta a los ocupantes. La segunda parte del "mix" corresponde al equipamiento tecnológico. Destaca, cómo no, esa sofisticada consola de control que permite manejar equipo de sonido, ordenador de viaje, navegador, climatizador, chequeo de sistemas y, como sorprendente novedad, una cámara de televisión que, colgada a pico sobre la zaga del coche, permite aparcar simplemente mirando al monitor. Su presencia es un verdadero hallazgo y abre un camino que, sin duda, será imitado. Hay que acostumbrarse un poco a su perspectiva de "ojo de pez", pero, cuando se toman las referencias, es difícil olvidarse de ella. Una vez hecha la instalación de este monitor, lo más fácil hubiera sido colocar un equipo de televisión normal, lo que hubiera dado a esta berlina unos galones que sus rivales no sueñan. Nissan no lo ha hecho y, a nuestro juicio, pierde una buena ocasión de aportar calidad. Por lo demás, el manejo del ordenador resulta un tanto laborioso. Hay que tomarse unos minutos para conocer las rutas habituales dentro de unos menús que deberían ser más claros. Cuando se dominan sus caminos, se descubre como una eficaz herramienta de apoyo a la conducción. Además, las principales funciones, como el volumen de la radio, se confían a dos grandes ruedas muy fáciles de manejar. Por equipamiento, a este habitáculo no le falta casi de nada. Airbag por todas partes y en número de seis, climatizador, ordenador de viaje, regulación de volante, de asientos... Como extras, se ofrecen el navegador por 1.300 euros, la tapicería en piel por otros 1.900 y el techo eléctrico por 300 más. Al coche, en general, sólo le falta el control de estabilidad, siempre recomendable. El resto de elementos habituales está presente: ABS, llantas de aleación, faros antiniebla, los ya citados airbag, alarma y, como toque de distinción, los faros de xenón.

Sentado a los mandos del coche, uno nota que las piezas han encajado bien. La idea del diseñador era (por lo que vimos en el concept car que precedió a este modelo terminado) crear un puesto de mando digno de la ciencia ficción, con líneas suaves, grandes espacios abiertos y una ergonomía de precisión. El resultado final se acerca bastante a esta idea. Al volante, todo está cerca, el nivel de acabado es muy bueno y no se aprecian muchos detalles mejorables. Haría falta, por ejemplo, que el volante admitiese más regulación, pues tanto en altura como en profundidad su tolerancia es puramente testimonial. También habría que buscar otra disposición para la consola del ordenador, muy plana. Si bien el efecto óptico nos remite de inmediato a las naves espaciales del cine, lo cierto es que tiene demasiados botones, el joystick de control es poco práctico y, además, esta disposición es idónea para que se acumule entre teclas y ruedecitas todo el polvo del mundo. El hallazgo lo pone la cámara de televisión que facilita la maniobra de aparcamiento y marcha atrás.

Galería relacionada

Nissan Primera 2.2 DIC Acenta 4p

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...