Peugeot 307 2.0 HDi 136 CV

No es un simple retoque, no se trata sólo de una inyección de potencia, no se han limitado a reforzar su equipamiento... Peugeot ha cambiado el espíritu del 307 con la incorporación del nuevo motor 2.0 HDi.
-
Peugeot 307 2.0 HDi 136 CV
Peugeot 307 2.0 HDi 136 CV

Este Peugeot 307 ha tenido que “adaptarse” a las posibilidades de su nuevo motor. Los cambios estéticos son mínimos: nos tendremos que fijar en la “i” roja de su anagrama o en sus neumáticos de perfil más deportivo (ahora monta ruedas de 205/50 R 17) para darnos cuenta de que se trata de un modelo diferente.

Las modificaciones se hacen más palpables cuando nos ponemos en movimiento. La amortiguación se ha adaptado –es algo más firme-, lo que le confiere un plus de agilidad en curvas frente a sus hermanos de gama. Sin embargo, en este apartado, sí que podemos poner algún “pero”: los ocupantes de las plazas traseras también notan estos cambios, ya que el coche filtra peor que sus “hermanos” las irregularidades de la carretera.

También se ha modificado el apartado de frenos. Ahora monta discos de 302 mm en el eje delantero (antes eran de 283). En conducción normal, sobre todo por ciudad con sus continuas paradas, hemos detectado que su frenada es demasiado seca o el pedal algo sensible, pero también es mucho más eficaz: según las mediciones de nuestro Centro Técnico, a 140 km/h consigue detener el vehículo en 67,5 metros (frente a los 82,3 que precisa la versión de 110 CV).

Este modelo también deja entrever su espíritu puertas adentro. Asientos de corte deportivo y tapizados en cuero y tela, aplicaciones de aluminio en las puertas (y la inscripción de “Peugeot 307” en uno de los estribos...). Ahí acaban las novedades, ya que continúa ofreciendo al conductor un puesto alto, con grandes ventanas que facilitan la visibilidad (excepto por el montante izquierdo, algo ancho) y unos mandos bien colocados y de buen tacto.

Este nuevo motor va unido a un nuevo y específico acabado bautizado como Speed’up, que incluye de serie elementos que antes cobraban como extras. Así, se comercializa junto al volante de cuero, los faros antiniebla, los limpiaparabirsas con sensor de lluvia o el encendido automático de faros.

¿Compensa la diferencia de precio? Este modelo cuesta 1.200 euros más que el 307 HDi de 110 CV más equipado (con acabado XT). Si igualas a los dos en equipamiento, ya está cubierto dicho margen, pero –además- nuestro protagonista suma un motor mucho más recomendable.

En el caso de las variantes de gasóleo menos potentes (existe una de 90 CV y otra incluso de 70), las diferencias son notables tanto en precio como en equipamiento y, por supuesto, en comportamiento. En nuestra opinión, estas últimas versiones se quedan algo cortitas en carretera, defecto que solucionaba el HDi de 110 CV. Y, entre éste y el modelo de 136 CV, la balanza se inclina de forma clara ante nuestro protagonista: por menos de 200.000 de las antiguas pesetas tenemos el tope de gama y el más versátil de todos los 307.

Este Peugeot 307 ha tenido que “adaptarse” a las posibilidades de su nuevo motor. Los cambios estéticos son mínimos: nos tendremos que fijar en la “i” roja de su anagrama o en sus neumáticos de perfil más deportivo (ahora monta ruedas de 205/50 R 17) para darnos cuenta de que se trata de un modelo diferente.

Las modificaciones se hacen más palpables cuando nos ponemos en movimiento. La amortiguación se ha adaptado –es algo más firme-, lo que le confiere un plus de agilidad en curvas frente a sus hermanos de gama. Sin embargo, en este apartado, sí que podemos poner algún “pero”: los ocupantes de las plazas traseras también notan estos cambios, ya que el coche filtra peor que sus “hermanos” las irregularidades de la carretera.

También se ha modificado el apartado de frenos. Ahora monta discos de 302 mm en el eje delantero (antes eran de 283). En conducción normal, sobre todo por ciudad con sus continuas paradas, hemos detectado que su frenada es demasiado seca o el pedal algo sensible, pero también es mucho más eficaz: según las mediciones de nuestro Centro Técnico, a 140 km/h consigue detener el vehículo en 67,5 metros (frente a los 82,3 que precisa la versión de 110 CV).

Este modelo también deja entrever su espíritu puertas adentro. Asientos de corte deportivo y tapizados en cuero y tela, aplicaciones de aluminio en las puertas (y la inscripción de “Peugeot 307” en uno de los estribos...). Ahí acaban las novedades, ya que continúa ofreciendo al conductor un puesto alto, con grandes ventanas que facilitan la visibilidad (excepto por el montante izquierdo, algo ancho) y unos mandos bien colocados y de buen tacto.

Este nuevo motor va unido a un nuevo y específico acabado bautizado como Speed’up, que incluye de serie elementos que antes cobraban como extras. Así, se comercializa junto al volante de cuero, los faros antiniebla, los limpiaparabirsas con sensor de lluvia o el encendido automático de faros.

¿Compensa la diferencia de precio? Este modelo cuesta 1.200 euros más que el 307 HDi de 110 CV más equipado (con acabado XT). Si igualas a los dos en equipamiento, ya está cubierto dicho margen, pero –además- nuestro protagonista suma un motor mucho más recomendable.

En el caso de las variantes de gasóleo menos potentes (existe una de 90 CV y otra incluso de 70), las diferencias son notables tanto en precio como en equipamiento y, por supuesto, en comportamiento. En nuestra opinión, estas últimas versiones se quedan algo cortitas en carretera, defecto que solucionaba el HDi de 110 CV. Y, entre éste y el modelo de 136 CV, la balanza se inclina de forma clara ante nuestro protagonista: por menos de 200.000 de las antiguas pesetas tenemos el tope de gama y el más versátil de todos los 307.

Galería relacionada

Acabado Speed-up

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...