Citroën Saxo 1.4 / Nissan Micra 1.4

Por sus contenidas dimensiones, tanto el Saxo como el Micra tienen clara vocación ciudadana. Con sus motorizaciones 1.4 -estreno en el caso del Micra- consiguen sostener interesantes velocidades de crucero, al tiempo que ofrecen un cierto confort para los desplazamientos periurbanos.
-
Citroën Saxo 1.4 / Nissan Micra 1.4
Citroën Saxo 1.4 / Nissan Micra 1.4

Tanto en el caso del Micra como en el del Saxo, las motorizaciones 1.4 no son las básicas. Para el primero de ellos, el propulsor, que tiene 82 CV, es el tope de la gama, que se inicia con un motor 1.0, mientras para el coche de origen francés representa una mecánica intermedia, ya que, por arriba, se sitúan las variantes 1.6 VTS con 100 CV ó 120 CV y espíritu más deportivo y, por abajo, se cuenta con un motor 1.1. Mientras en el propulsor del Nissan se han incrementado tanto el diámetro como la carrera y se adaptó el sistema de alimentación y escape a la norma Euro 4. En los trabajos sobre el propulsor del Saxo hace tres años, se buscó reducir el consumo, el ruido y las vibraciones. Así se explican ciertas modernidades -a falta de las 16 válvulas- como los balancines sobre rodillos.

El motor del Nissan se muestra alegre y se siente cómodo a partir de las 4.500 rpm estirándose, eso sí, sin demasiado ruido ni vibraciones, hasta 6.300 rpm. Es en esta parte de la banda de revoluciones útil donde el motor del Micra se expresa mejor. El motor del Saxo reacciona a las 4.000 rpm, pero sus valores de par quedan en casi toda la banda por debajo del motor del Micra con una diferencia aún más acusada a alto régimen. Esto explica bastante bien las cifras de prestaciones obtenidas, en las que el Micra supera al Saxo en casi todas las mediciones, a pesar de disponer de desarrollos más largos. No obstante, la velocidad punta del Saxo es ligeramente superior, sobre todo porque la quinta del Micra resulta demasiado larga y no puede aprovechar las posibilidades del motor. De hecho, la velocidad punta se consigue en cuarta. En cuanto a la insonorización, está mejor conseguida en el pequeño coche de origen francés, que exhibe, además, consumos más moderados.

En el apartado dinámico, el Micra resulta un coche muy agradable de conducir. No tiene la agilidad de un deportivo, pero cuenta, sin embargo, con un notable aplomo en apoyos, gracias a una combinación de muelles y amortiguadores casi ideal, con la firmeza necesaria, sin llegar a ser duros, y con un confort de marcha dentro de lo mejor de su categoría. En todo caso, Nissan no ha seguido, como algunos de sus rivales, el camino de amortiguadores y muelles excesivamente blandos, aunque este aspecto es muchas veces cuestión de gustos. Claro que, cuando se trata de cambiar de carril o de apuntar con más rapidez para entrar en un viraje, ambos ofrecen un aceptable nivel de eficacia. Mientras el Micra se muestra algo más subvirador al límite que el Saxo, éste resulta más ágil en curvas lentas porque su eje trasero reacciona con cierta vivacidad al quitar el pie del gas. El Micra tiene una dirección más sensible y precisa que la del Saxo y su cambio con movimientos muy ajustados resulta una delicia de manipular dentro de lo que es un coche básico. El Saxo es más suave y filtra más las sensaciones, tanto en sus suspensiones, que acusan menos los baches, como en el tacto del cambio.

A la hora de frenar, el Saxo se muestra más eficaz y allí quedan los más de tres metros a su favor desde 100 km/h y más de siete metros de ventaja para detenerse desde 140 km/h. En ambos casos las mediciones se han realizado con ABS, una opción para el Citroën que en el Micra 5 puertas sólo se ofrece con la variante Elegance. Si se desea este tipo de frenos hay que pasar a este nivel, que incluye, también, los airbags laterales.

En síntesis, dos vehículos típicos de primera motorización, que destacan de la misma manera frente a muchos de sus rivales por un comportamiento noble, pero que difieren en un factor tan importante como el consumo, favorable al Saxo, y la política de precios y de equipamiento de sus constructores.

Tanto en el caso del Micra como en el del Saxo, las motorizaciones 1.4 no son las básicas. Para el primero de ellos, el propulsor, que tiene 82 CV, es el tope de la gama, que se inicia con un motor 1.0, mientras para el coche de origen francés representa una mecánica intermedia, ya que, por arriba, se sitúan las variantes 1.6 VTS con 100 CV ó 120 CV y espíritu más deportivo y, por abajo, se cuenta con un motor 1.1. Mientras en el propulsor del Nissan se han incrementado tanto el diámetro como la carrera y se adaptó el sistema de alimentación y escape a la norma Euro 4. En los trabajos sobre el propulsor del Saxo hace tres años, se buscó reducir el consumo, el ruido y las vibraciones. Así se explican ciertas modernidades -a falta de las 16 válvulas- como los balancines sobre rodillos.

El motor del Nissan se muestra alegre y se siente cómodo a partir de las 4.500 rpm estirándose, eso sí, sin demasiado ruido ni vibraciones, hasta 6.300 rpm. Es en esta parte de la banda de revoluciones útil donde el motor del Micra se expresa mejor. El motor del Saxo reacciona a las 4.000 rpm, pero sus valores de par quedan en casi toda la banda por debajo del motor del Micra con una diferencia aún más acusada a alto régimen. Esto explica bastante bien las cifras de prestaciones obtenidas, en las que el Micra supera al Saxo en casi todas las mediciones, a pesar de disponer de desarrollos más largos. No obstante, la velocidad punta del Saxo es ligeramente superior, sobre todo porque la quinta del Micra resulta demasiado larga y no puede aprovechar las posibilidades del motor. De hecho, la velocidad punta se consigue en cuarta. En cuanto a la insonorización, está mejor conseguida en el pequeño coche de origen francés, que exhibe, además, consumos más moderados.

En el apartado dinámico, el Micra resulta un coche muy agradable de conducir. No tiene la agilidad de un deportivo, pero cuenta, sin embargo, con un notable aplomo en apoyos, gracias a una combinación de muelles y amortiguadores casi ideal, con la firmeza necesaria, sin llegar a ser duros, y con un confort de marcha dentro de lo mejor de su categoría. En todo caso, Nissan no ha seguido, como algunos de sus rivales, el camino de amortiguadores y muelles excesivamente blandos, aunque este aspecto es muchas veces cuestión de gustos. Claro que, cuando se trata de cambiar de carril o de apuntar con más rapidez para entrar en un viraje, ambos ofrecen un aceptable nivel de eficacia. Mientras el Micra se muestra algo más subvirador al límite que el Saxo, éste resulta más ágil en curvas lentas porque su eje trasero reacciona con cierta vivacidad al quitar el pie del gas. El Micra tiene una dirección más sensible y precisa que la del Saxo y su cambio con movimientos muy ajustados resulta una delicia de manipular dentro de lo que es un coche básico. El Saxo es más suave y filtra más las sensaciones, tanto en sus suspensiones, que acusan menos los baches, como en el tacto del cambio.

A la hora de frenar, el Saxo se muestra más eficaz y allí quedan los más de tres metros a su favor desde 100 km/h y más de siete metros de ventaja para detenerse desde 140 km/h. En ambos casos las mediciones se han realizado con ABS, una opción para el Citroën que en el Micra 5 puertas sólo se ofrece con la variante Elegance. Si se desea este tipo de frenos hay que pasar a este nivel, que incluye, también, los airbags laterales.

En síntesis, dos vehículos típicos de primera motorización, que destacan de la misma manera frente a muchos de sus rivales por un comportamiento noble, pero que difieren en un factor tan importante como el consumo, favorable al Saxo, y la política de precios y de equipamiento de sus constructores.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...