Audi A2 1.4 TDI/90

Ni novedoso diseño, ni carrocería de aluminio, ni cuatro aros en el frontal; ninguna de estas características justifican un elevado precio de 21.850 euros. Eso sí, monta un motor turbodiésel inédito en el Grupo Audi-VW.
Autopista -
Audi A2 1.4 TDI/90
Audi A2 1.4 TDI/90

La novedad que nos ha servido de “excusa” para probar este A2 es la mecánica. Se trata del triclíndrico 1.4 TDI –conocido porque se monta en el Seat Ibiza, Volkswagen Polo y Lupo y Skoda Fabia-, pero más evolucionado. Si este motor ofrecía 75 CV, ahora, gracias a unos ajustes en la gestión electrónica, se alcanzan 15 CV más; se aumenta también el par motor hasta los 23 mkg –antes ofrecía 19,5-.

En nuestro banco de rodillos, este A2 ha desarrollado 103 CV a 3.190 rpm y un par motor máximo de 28,9 mkg a 2.220 vueltas.

El comportamiento de la mecánica nos ha agradado; sube de vueltas con alegría y ofrece empuje desde bajas vueltas (en el gráfico de al lado se detalla el par motor y la potencia). Los tres cilindros y la cilindrada baja restan suavidad al motor. La cifra de par motor se mantiene muy estable entre 2.000 y 3.000 giros, en torno a los 26-28 mkg.

<

p> Es destacable el rendimiento de la mecánica (ofrece 103 CV a 3.190 vueltas, con tan sólo 1,4 litros de cilindrada). Entre el ralentí y 1.200 vueltas apenas si disponemos de empuje. En ese pequeño rango, la brutalidad de empuje que ofrece es contundente (nos referimos a las salidas desde parado, por ejemplo, en un semáforo). El arranque es muy fuerte; en ocasiones, veremos como el control de tracción entra en funcionamiento para gestionar el caudal de fuerza ofrecido por esta mecánica.

Al comportamiento de este A2 en carretera no hay objeciones que ponerle, sobre todo si el firme es correcto. Los principales “peros” llegan con asfaltos rotos o baches y en trazados urbanos. Las suspensiones deportivas SLine –bastante duras y secas para nuestro gusto- y el perfil muy bajo de los neumáticos disminuyen el confort de marcha en un coche no especialmente indicado “sólo para viajar por autovía”.

<

p> Precisamente esa dureza de suspensiones es la que contribuye a favorecer una elevada velocidad en el paso por curva y una contundencia importante en trazados virados. En zonas de frecuentes curvas de diferente “linaje”, el comportamiento resulta bastante bueno, con un aplomo digno de mención. La carrocería, además, no sufre balanceos –podríamos suponer, por su aspecto “casi-monovolumen”- que esto no es así.

<

p> El chasis acompaña fielmente los movimientos de una precisa y rápida dirección. El tren delantero entra en curva sin aspavientos; después, el tren trasero y, todo ello, con nobleza.

El A2 es un vehículo veloz. Ofrece, además, unas recuperaciones bastante buenas en las que no es necesaria la intervención intensiva del cambio de marchas. Cuando lleva engranada la cuarta marcha y circula a 40 km/h tarda 19 segundos en alcanzar una velocidad de 115 km/h. Si va en quinta a 50 km/h, tarda 21 segudos en alcanzar los 98 km/h. Cuando hay que hacer uso del cambio, resulta molesta la dureza de la palanca y sus recorridos largos.

La velocidad máxima de esta versión del Audi A2 es de 188 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h se sitúa en 10,9 segundos.

Uno de los apartados en los que penaliza claramente este modelo es la sonoridad. Se trata de un tres cilindros, cierto, y eso significa que el ruido es particular, pero al ralentí, cuando el motor está frio, es incluso molesto. Las vibraciones que esta mecánica transmite al habitáculo son reseñables y sólo comienzan a pasar inavertidas una vez que el propulsor va tomando temperatura.

Los consumos son relativamente bajos. Tenemos que tener en cuenta que se trata de una mecánica de poca cilindrada (1,4 litros) pero que desarrolla una importante cifra de potencia (103 CV, según nuestras mediciones). En ciclos urbanos hemos contabilizado un consumo de 7,9 litros a los 100 km aproximadamente, mientras que en el caso de trazados extraurbanos, la cifra baja hasta los 5,1 litros.

El A2 1.4 TDI/90 cuesta 21.850 euros. Por este dinero (y menos) podemos encontrar en el mercado nacional vehículos de todo tipo. Por poner unos ejemplos, los hay más atractivos (Alfa 147, Opel Astra o Mazda3), más grandes (Citroën C5, Ford Mondeo y Nissan Primera), más potentes (Fiat Stilo y Peugeot 307), más divertidos (Citroën C3 Pluriel), tipo monovolumen (Opel Meriva y Fiat Idea), utilitarios (Citroën C2 y C3, Peugeot 206 y 37), pick-up (Mazda B2500), todo terrenos (Land Rover Defender)… todo, por menos de 22.000 euros… y con mecánica Diesel.

La gama A2 está compuesta en nuestro país por cinco motorizaciones diferentes: tres Diesel y dos de gasolina. Los motores de gasóleo tienen cilindradas de 1,2 y 1,4 litros (con potencia de 61 CV para la cilindrada más pequeña y de 75 ó de 90 CV en la otra); los propulsores de gasolina son de 1,4 litros y 75 CV y de 1,6 litros, 110 CV e inyección directa (FSI). El rango de precio va desde 18.570 euros a 21.850 (la más caro es la versión que hemos probado).

Galería relacionada

Audi A2 TDI/90

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...