BMW 645 Ci

Hay automóviles que no dejan indiferentes a aquellos que los ven pasar, que llenan de gozo a sus afortunados dueños. Coches como el nuevo 645 Ci de BMW, que aúna prestaciones, imagen y distinción.
-
BMW 645 Ci
BMW 645 Ci

Pero dejemos un poco de lado los aspectos algo más dependientes de la razón y entremos en el apartado donde el corazón toma el mando. Los sentimientos contradictorios (orgullo-timidez, miedo-atrevimiento, humildad-presunción) comienzan a surgir desde el momento en que giramos la llave de este deportivo de altas prestaciones.

El ronco pero agradable sonido que se desprende del V8 de BMW, ya utilizado en el 745 y 545 de la misma marca, nos anuncia que entre nuestras manos está una máquina que no se anda con chiquitas. La potencia que desarrolla, 333 CV, y el descomunal par que nos brinda, casi 46 mkg a 3.600 rpm, nos aseguran que cualquier maniobra de adelantamiento complicada puede ser llevada a cabo o cualquier velocidad elevada puede alcanzarse con relativa facilidad. El único aspecto con el que tenemos que tener algo de ojo es con las arrancadas, ya que, si no regulamos con cuidado nuestra pisada sobre el acelerador, el coche pierde algo de tracción y actúa el control de estabilidad. En cualquier rango del cuentarrevoluciones, incluso en la zona más baja del mismo, la entrega de poder será más que suficiente y siempre suave y progresiva.

Si, a pesar de eso, no nos sentimos lo suficientemente satisfechos, este 645 Ci nos ofrece la posibilidad de acentuar las sensaciones pulsando el botón Sport (control dinámico de la conducción), que hace que el motor acelere más siendo la misma la posición del acelerador. No actúa, sin embargo, sobre la asistencia de la dirección, ya que la dirección activa (estrenada en la Serie 5) posee sus propias leyes de desmultiplicación. En otros mercados, donde de serie se incluye una dirección convencional, ésta sí se ve influida por el control dinámico de la conducción.

En las grandes autovías y autopistas es donde se muestra más cómodo y donde ofrece más credibilidad este deportivo. Se puede rodar con él rápido, muy rápido, pero, al mismo tiempo, muy confortable. La ausencia de suspensiones excesivamente firmes y la insonorización perfecta del habitáculo acaban con cualquier coqueteo con la deportividad extrema, algo que la señorial BMW parece dejar para las preparaciones M. No es un coche de conducción complicada, que nos exija manos expertas para controlarlo. Todo fluye, si no lo forzamos en exceso, con naturalidad, como si fuera un tren sobre vías. Como dijo un compañero de Autopista Online: es un automóvil que puedes conducir fumándote un puro. Más gráfico, imposible.

Los trazados sinuosos no parecen del agrado del BMW: ser tan “grandote” le puede pasar factura. Nada más alejado de la realidad. Afronta este tipo de recorridos a velocidades de infarto sin apenas inmutarse, ni oscilar en absoluto. Lo único que se echa de menos es algo más de agilidad en las curvas de escaso radio, pero eso sería pedir demasiado, incluso para este 645. La excesiva “goma” de las ruedas posteriores, unida a que la propulsión se encuentra en esta zona, provoca que cualquier intento de “juguetear” con el tren trasero sea casi imposible y, si no andamos con ojo, incluso peligroso. La dirección activa, de serie, cuenta con una adecuada selección de la asistencia en todos los supuestos, pero su tacto no es el adecuado para este tipo de trayectos, donde se hace aún más necesaria toda la información posible.

Lo que no se puede discutir es que estamos ante un deportivo de prestaciones verdaderamente increíbles, con unas cifras imponentes. Alcanza los 100 km/h en apenas 6,1 segundos, recorre el kilómetro en 25,8 s y hace frente a unas recuperaciones en un visto y no visto, sin importarle la marcha en la que vamos: de 80 a 120 km/h en 6,4 s (en cuarta), 8,07 (quinta) y 10,53 (sexta). El consumo, al mismo tiempo, no es nada excesivo; es algo elevado en ciudad, aunque siempre por debajo de sus teóricos rivales.

Pero estos números tienen un aviso implícito: si nos pasamos de listos, este purasangre puede desbocarse. Sin embargo, para evitar ese fatal desenlace, entran en juego dos elementos fundamentales en este coche: el equipo de frenos y la electrónica, dispuestos ambos a domar tanto caballo.

Los frenos son de discos ventilados tanto delante como detrás, con unas medidas de 348 y 345 mm, respectivamente. Ofrecen una fiabilidad fuera de toda duda, con un tacto, una resistencia y una mordiente fenomenales. Las distancias de frenado no podían desmerecer al conjunto y son muy contenidas, dignas del porte del vehículo: desde 140 km/h se detiene en apenas 70,9 metros.

Además de este componente mecánico, el BMW 645 incluye numerosos sistemas electrónicos encaminados a apaciguar su potencia en los momentos más delicados. Así, se cuenta, de serie, con control dinámico de la tracción (DTC), sistema de frenado en curvas (CBC) y sistema de distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBV). Toda esta sopa de letras anestesia las sensaciones al volante, aunque la ganancia en seguridad es notable.

Por lo demás, el equipamiento de serie es bastante completo, algo lógico con el precio de tarifa que tiene (85.000 euros son muchos euros), aunque por ese coste se podrían haber añadido algunos elementos que son opcionales, como la pintura metalizada (¡¡1.147 euros!!), el sistema de navegación (2.959 euros) o el parabrisas tintado con franja oscura (95 euros).

En definitiva, estamos ante un deportivo “tranquilo” en el que las prestaciones y la representatividad son prioritarias y el comportamiento dinámico no logra el poder de persuasión que provocan modelos de similar corte.

Galería relacionada

BMW 645 Ci

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...