Audi TT Coupé 3.2 quattro DSG

Pocos llaman la atención como él. Ahora, con cambio manual automatizado DSG y un exterior más agresivo, provoca que las miradas se transformen en una expresión de (sana) envidia.
Autopista -
Audi TT Coupé 3.2 quattro DSG
Audi TT Coupé 3.2 quattro DSG

Aunque el TT siempre se ha comercializado como un 2+2, un rápido vistazo a su interior nos hará comprender por qué las plazas traseras no pueden acoger a dos personas.

El acceso al asiento posterior es incómodo, pues obligará al interesado a agacharse en exceso para pasar a través del estrecho hueco que deja el asiento del acompañante una vez abatido. Si, a pesar de todo, sigue empeñado en quedarse, encontrará un espacio angosto, en el que la cabeza rozará irremediablemente contra el portón (apenas existe una altura de 78 centímetros) y las piernas tendrán que “acomodarse” en 48 centímetros. Ni que decir tiene que hacer que entren dos adultos es casi impensable.

La situación mejora en las plazas delanteras, aunque no se puede evitar una cierta sensación de claustrofobia, pues el montante lateral está demasiado cerca de nuestras cabezas. Unos asientos de corte deportivo, que recogen el cuerpo a la perfección, son la primera piedra de un puesto de conducción bien construido, en el que abundan los detalles deportivos. Una consola central en aluminio, levas en el volante, un velocímetro que marca hasta los 280 km/h (aunque la velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h)… todo se combina para hacer que el conductor se sienta en el habitáculo de un vehículo “casi de carreras”. Sólo echaremos en falta una mayor visibilidad trasera.

La única concesión al espacio se ha realizado en el maletero, con una capacidad de 300 litros. Sin embargo, su volumen resulta engañoso: sólo podremos acomodar objetos planos. Si son altos, chocarán contra el portón, aunque ganaremos algo más de espacio de carga (hasta 490 litros) si abatimos los asientos.

Es a la hora de hablar del precio cuando la nube en la que habíamos estado viajando se deshace y tenemos que volver a poner los pies en la tierra. El TT 3.2 con cambio DSG es un capricho que cuesta nada menos que 46.380 euros. En su descargo diremos que en ese precio ya está incluido un equipamiento más que completo: en él podemos contar el climatizador automático, luces de xenón (integradas en unos faros color titanio), lavafaros y el “Tyre Mobility System”, que sustituye a la rueda de repuesto.

La seguridad ha sido muy cuidada y entre los sistemas a disposición de los ocupantes se encuentran los airbags frontales y los laterales. Estos últimos protegen la cabeza y el tórax de los ocupantes, que serán envidiados por la mayoría de aquellos con los que se crucen. Eso sí, en los viajes largos –por rápido que se realicen- pueden ser ellos los que envidien a los pasajeros de algún amplio monovolumen.

Galería relacionada

Audi TT DSG I

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...