Volkswagen Touareg R5 TDI

Considerar a este Touareg barato, con un precio de casi 45.000 euros, parece casi una paradoja. Capaz en todos los terrenos, ofrece refinamiento e imagen a partes iguales.
-
Volkswagen Touareg R5 TDI
Volkswagen Touareg R5 TDI

Volkswagen ha decidido lanzar al mercado una versión de acceso a la gama Touareg, con el fin de, por decirlo así, democratizar este modelo. Su precio de salida es de 44.860 euros (mas de siete millones de pesetas) y, aunque no es un coste baladí, sí que es más accesible que los más de 66.000 y 78.000 euros que deberemos desembolsar por versiones más prestacionales, como son la V8 gasolina de 310 CV o la V10 de gasóleo de 313 CV. No tenemos que olvidarnos tampoco de que tenemos un V6 de gasolina por unos 4.000 euros más, que tiene más potencia (220 CV), aunque su motor es menos aprovechable en cuanto a par y se muestra muy glotón.

Por eso, este Touareg se convierte en la elección ideal para los que quieran poseer un todo terreno lujoso a un precio accesible y dejan un poco de lado las prestaciones.

Por lo que vamos diciendo, el lector se temerá que estamos ante un “caldero”, pero no es así. Como vas a comprobar si sigues leyendo, el Touareg R5 TDI de 174 CV es más que suficiente para las necesidades de un conductor convencional, tanto en carretera como fuera de ella.

El motor que equipa el todo terreno alemán no es, como cabría suponer en un primer momento, una evolución del ya conocido 2.5 TDI del Grupo Volkswagen, del que existen variantes de 163 y 180 CV en la gama de vehículos de este fabricante (Audi A4, Allroad o Volkswagen Passat ya lo montan). Este R5 es heredero directo del V10 Diesel de la marca, una de las grandes joyas tecnológicas de los últimos tiempos. Hereda de éste el alto nivel de innovación del que hace gala: bloque de aluminio para reducir el peso (190 kg en total), paredes de los cilindros revestidas con plasma con el fin de aumentar su dureza y durabilidad, inyección directa de gasóleo de alta presión (2.050 bares), turbocompresor de geometría variable e intercooler. Todo este despliegue técnico tiene como resultado un propulsor que ofrece 174 CV de potencia máxima y un par de 40,8 mkg desde las 2.000 rpm.

En la práctica, esto se traduce en un motor más que suficiente para mover las más de 2,3 toneladas que pesa este coloso rodante. Al principio, en la zona más baja del cuentarrevoluciones, se muestra algo perezoso para el titánico esfuerzo de trasladar en el espacio al Touareg, pero es sólo un espejismo; una vez que llegamos a las 2.000 rpm, todo es ya mucho más fácil. Este propulsor tiene unos medios muy buenos que nos permiten mantener marchas largas sin necesidad de hacer uso del cambio (en esta versión manual y de seis relaciones). Cuando llegamos a la zona alta del cuentavueltas, esta mecánica tiende a perder empuje, lo que limita su uso deportivo y le hace perder su batalla frente al reloj: sus cifras de prestaciones no son las mejores, aunque, todo sea dicho, éste no es el objetivo del R5. Aun con eso, nos parece que son más que suficientes. El problema es que, inconscientemente, se nos viene a la cabeza el poderío de sus hermanos de gama (sobre todo el V10) y las comparaciones son odiosas.

Se muestra suave y progresivo y nos otorga la posibilidad de mantener cruceros elevados a la hora de realizar desplazamientos largos. Es en este uso en el que vamos a recibir más satisfacciones del Touareg. Aparte de la comodidad que reciben los pasajeros en el interior, de la que hablaremos más adelante, el todo terreno de VW cuenta con un propulsor que no molesta con su ruido a los ocupantes (aunque, sin embargo, tiene un sonido “feo”, especialmente audible al ralentí) y que tiene unos consumos envidiables. Que este todo terreno, con el citado peso y con un coeficiente aerodinámico no muy favorable, sólo gaste en ciclo mixto poco más de 10 litros es digno de elogio. A este detalle se le une el hecho de que el Touareg cuenta con un depósito de combustible mastodóntico de 100 litros de capacidad, lo que le permite alcanzar una autonomía de más de 900 km.

La ciudad, parafraseando la película de Paco Martínez Soria, no es para él. Sus dimensiones, más propias de un vehículo comercial (4,75 metros de largo, 1,95 de ancho y 1,63 de alto) hacen que nos las veamos y deseemos para maniobrar en determinadas calles de algunos municipios. La búsqueda de aparcamiento, al mismo tiempo, se convierte en una batida en pos de grandes superficies.

Volkswagen ha decidido lanzar al mercado una versión de acceso a la gama Touareg, con el fin de, por decirlo así, democratizar este modelo. Su precio de salida es de 44.860 euros (mas de siete millones de pesetas) y, aunque no es un coste baladí, sí que es más accesible que los más de 66.000 y 78.000 euros que deberemos desembolsar por versiones más prestacionales, como son la V8 gasolina de 310 CV o la V10 de gasóleo de 313 CV. No tenemos que olvidarnos tampoco de que tenemos un V6 de gasolina por unos 4.000 euros más, que tiene más potencia (220 CV), aunque su motor es menos aprovechable en cuanto a par y se muestra muy glotón.

Por eso, este Touareg se convierte en la elección ideal para los que quieran poseer un todo terreno lujoso a un precio accesible y dejan un poco de lado las prestaciones.

Por lo que vamos diciendo, el lector se temerá que estamos ante un “caldero”, pero no es así. Como vas a comprobar si sigues leyendo, el Touareg R5 TDI de 174 CV es más que suficiente para las necesidades de un conductor convencional, tanto en carretera como fuera de ella.

El motor que equipa el todo terreno alemán no es, como cabría suponer en un primer momento, una evolución del ya conocido 2.5 TDI del Grupo Volkswagen, del que existen variantes de 163 y 180 CV en la gama de vehículos de este fabricante (Audi A4, Allroad o Volkswagen Passat ya lo montan). Este R5 es heredero directo del V10 Diesel de la marca, una de las grandes joyas tecnológicas de los últimos tiempos. Hereda de éste el alto nivel de innovación del que hace gala: bloque de aluminio para reducir el peso (190 kg en total), paredes de los cilindros revestidas con plasma con el fin de aumentar su dureza y durabilidad, inyección directa de gasóleo de alta presión (2.050 bares), turbocompresor de geometría variable e intercooler. Todo este despliegue técnico tiene como resultado un propulsor que ofrece 174 CV de potencia máxima y un par de 40,8 mkg desde las 2.000 rpm.

En la práctica, esto se traduce en un motor más que suficiente para mover las más de 2,3 toneladas que pesa este coloso rodante. Al principio, en la zona más baja del cuentarrevoluciones, se muestra algo perezoso para el titánico esfuerzo de trasladar en el espacio al Touareg, pero es sólo un espejismo; una vez que llegamos a las 2.000 rpm, todo es ya mucho más fácil. Este propulsor tiene unos medios muy buenos que nos permiten mantener marchas largas sin necesidad de hacer uso del cambio (en esta versión manual y de seis relaciones). Cuando llegamos a la zona alta del cuentavueltas, esta mecánica tiende a perder empuje, lo que limita su uso deportivo y le hace perder su batalla frente al reloj: sus cifras de prestaciones no son las mejores, aunque, todo sea dicho, éste no es el objetivo del R5. Aun con eso, nos parece que son más que suficientes. El problema es que, inconscientemente, se nos viene a la cabeza el poderío de sus hermanos de gama (sobre todo el V10) y las comparaciones son odiosas.

Se muestra suave y progresivo y nos otorga la posibilidad de mantener cruceros elevados a la hora de realizar desplazamientos largos. Es en este uso en el que vamos a recibir más satisfacciones del Touareg. Aparte de la comodidad que reciben los pasajeros en el interior, de la que hablaremos más adelante, el todo terreno de VW cuenta con un propulsor que no molesta con su ruido a los ocupantes (aunque, sin embargo, tiene un sonido “feo”, especialmente audible al ralentí) y que tiene unos consumos envidiables. Que este todo terreno, con el citado peso y con un coeficiente aerodinámico no muy favorable, sólo gaste en ciclo mixto poco más de 10 litros es digno de elogio. A este detalle se le une el hecho de que el Touareg cuenta con un depósito de combustible mastodóntico de 100 litros de capacidad, lo que le permite alcanzar una autonomía de más de 900 km.

La ciudad, parafraseando la película de Paco Martínez Soria, no es para él. Sus dimensiones, más propias de un vehículo comercial (4,75 metros de largo, 1,95 de ancho y 1,63 de alto) hacen que nos las veamos y deseemos para maniobrar en determinadas calles de algunos municipios. La búsqueda de aparcamiento, al mismo tiempo, se convierte en una batida en pos de grandes superficies.

Galería relacionada

Detalles VW Touareg

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...