Seat Ibiza FR

La llegada del Ibiza FR consolida este nuevo estrato de la gama de Seat, el que agrupa a los coches de carácter más deportivo sin llegar al radicalismo de los Cupra, los que prepara Seat Sport. El Ibiza FR es un guiño de la marca a todos esos clientes que buscan deportividad, carácter y buen gusto estético. Además, a buen precio, 17.425 euros, y con magníficas prestaciones.
-
Seat Ibiza FR
Seat Ibiza FR

El FR (Fórmula Racing) se sitúa por encima de los acabados Sport, los más deportivos de la gama “normal” del Ibiza. Es una propuesta muy agresiva, ambiciosa, pensada para atraer a un público que anda buscando coches de carácter, capaces de ir rápido y divertir.

Confían para ello en una buena combinación: el “chasis ágil” de los Sport y el motor 1.8 litros con culata de 20 válvulas y sobrealimentado por turbo. Sus 150 CV mueven al Ibiza con una facilidad sorprendente. Además, sin necesidad de moverse en terrenos “tuneros”, el FR ofrece una clara diferenciación estética frente al resto de la familia Ibiza. En Seat explican que han buscado una imagen que dé al cliente la satisfacción de sentir que ha invertido su dinero en un producto que marca distancias con los demás Ibiza.

Para construir un coche deportivo hay que partir de un bastidor lo más dinámico y eficaz posible. En Seat han levantado el FR sobre la base del “chasis ágil” de los acabados Sport, que cuenta con una suspensión más firme que los chasis de las denominaciones Stella y Signa. Sin embargo, sobre esa base ya de por sí deportiva, los ingenieros de Seat han hecho un esfuerzo extra.

Así, el FR cuenta con un tarado de suspensión un 25 por ciento más firme en el eje delantero y un 10 por ciento más en el trasero. Además, una estabilizadora más gruesa (19 mm), pone un añadido extra a esa firmeza. En total, aseguran que el coche es un 15 por ciento más resistente a la torsión.
Frenos con discos de 288 mm delante y 233 mm detrás completan un conjunto en el que también brilla con luz propia una dirección rápida y muy precisa.

<

p> Estos cambios estructurales se aprecian tan pronto como nos ponemos en marcha. Rápidamente nos damos cuenta de que el coche es ahora mucho más seco, más duro. Moviéndonos rápido por carreteras cómodas, cualquier irregularidad del asfalto repercute en el interior y en los riñones de los ocupantes. Sin embargo, esta relativa incomodidad se transforma en eficacia absoluta cuando la carretera se complica. Ahí, en las zonas viradas, es donde este FR da lo mejor de sí mismo. Se nota que ha sido creado con la mente puesta en este tipo de trabajo.

No tuvimos demasiado tiempo para conducirlo, pero rápidamente se intuye lo mucho que se puede llegar a disfrutar con este coche en las curvas. El FR gira en plano, como si las inercias y otras fuerzas no fueran con él. Es noble y obedece a la dirección con total docilidad, apenas apuntamos a la curva y ya están las ruedas buscando el giro más rápido. Apenas deja entrever un ligero subviraje cuando se fuerza mucho la situación y su capacidad de agarre es altísima, con un límite que parece más propio de deportivos superiores que de un utilitario reconvertido en atleta.

El motor elegido para el FR es el 1.8 20v Turbo, una máquina muy utilizada en el grupo Volkswagen que entrega 150 briosos caballos a 5.500 rpm. El par máximo se coloca en 22 mkg a 2.000 vueltas.
Montado sobre el bastidor del Ibiza, el 1.8 proporciona unos resultados magníficos. Una velocidad punta de 216 km/h y un 0-100 km/h de 8,4 segundos hablan de sus posibilidades, pero es en movimiento donde deja claro por qué ha sido el elegido para estrenar la gama FR.

El motor tiene una envidiable facilidad para subir de vueltas y estirarse en la zona alta del cuentavueltas. Empieza a empujar muy abajo y mantiene pulso muy por encima de las 4.000 revoluciones. Destaca la facilidad con que se resuelven los adelantamientos y el ánimo que tiene siempre para recuperarse.

<

p>

Gran parte del buen rendimiento que ofrece este motor con el Ibiza es mérito de la caja de cambios. Se ha montado una caja de cinco relaciones con desarrollos del cambio especialmente calculados para el FR. El resultado son desarrollos más cortos que facilitan estas aceleraciones y hacen sencilla la tarea de ganar velocidad.
A cambio, en carreteras fáciles y autopistas se nos antoja una relación de cambio algo cerrada. Quizá no vendría mal una sexta para desahogar al motor y trabajar con más comodidad. Es verdad que Seat suele reservar esa sexta marcha para lograr velocidad punta, y también es cierto que el cliente de este coche busca deportividad y no comodidades, pero, puestos a buscar alguna pega, cabría desear esa sexta marcha para ir algo más a gusto en autopistas. En la marca dicen que el motor está pensado para estas relaciones y que no creen conveniente cambiarlas.

El próximo integrante de la gama FR será un TDI. Llegará en primavera y contará con el motor de 130 CV, una máquina sensacional que ya montaba el Ibiza antes y que ahora, con el bastidor reforzado, tiene que dar un rendimiento ejemplar. Este modelo sí contará con la caja de cambios de seis velocidades.

Por lo demás, es un motor noble, que entrega la potencia con contundencia, pero sin violencias ni aspavientos y que no consume demasiado para sus posibilidades: Seat declara 7,9 litros a los 100 km/h como media homologada.

<

p>

Galería relacionada

Seat Ibiza FR

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...