Toyota RAV-4 2.0 Sol 3p

El nuevo RAV-4 nos ofrece todo un manual sobre el “saber estar”: se desenvuelve bien en las pistas, lo hace aún mejor en carretera y sus virtudes también se aprecian en la ciudad. Unos mínimos retoques exteriores y un interior que apuesta por el lujo y la versatilidad hacen de este particular todo terreno un maestro en el arte de adaptarse a cualquier situación.
-
Toyota RAV-4 2.0 Sol 3p
Toyota RAV-4 2.0 Sol 3p

El RAV 4 no nos abrumará con una gran profusión de detalles, pero los que existen han sido cuidadosamente escogidos. Esto es lo que sucede con la grafía de los relojes (negra sobre fondo blanco, para resaltar la deportividad del modelo), los aros metálicos que los rodean –y que encuentran continuación en las salidas de aire del salpicadero- o la forma envolvente de los asientos, que no cae en unos laterales exagerados.

La compacta versión de tres puertas no está pensada para excursiones con numerosos asistentes, pues sólo cuenta con cuatro plazas. Esto dota de mayor confort a los ocupantes de las banquetas posteriores, que disfrutarán de unas cotas de anchura y altura bastante correctas. Sin embargo, el espacio máximo para las piernas es de 73 centímetros, algo escaso para los más altos.

El equipaje será otro de los puntos conflictivos. Aunque hay numerosos huecos en el habitáculo (los que existen a ambos lados de las plazas traseras son bastante generosos), no resultarán suficientes para aquello que no pueda ir en el maletero. Y hay que tener en cuenta que éste tampoco cuenta con mucha capacidad –apenas 160 litros-, por lo que habrá que recurrir a mover los asientos posteriores, que se desplazan sobre unas guías independientes. Esto les permite avanzar 150 milímetros, ganando así espacio de carga, o abatirse. Cuando necesitemos llevar maletas voluminosas, podremos, incluso, desmontarlos completamente mediante una sencilla operación, similar a la que se realiza en la mayoría de los monovolúmenes.

Las concesiones a este estilo minimalista se eliminan completamente en el apartado de la seguridad. Unas barras del techo modificadas, una carrocería que anuncia mayor rigidez y airbags de conductor, pasajero, de cortina y laterales son parte del equipamiento de serie.

En la dotación básica de este RAV-4 también se han incluido unas llantas de aleación de 16 pulgadas, asociadas a unos neumáticos 215/70 y, opcionalmente, a unos 235/60, con los que el vehículo ofrecerá una mayor impresión de estabilidad y aplomo. Eran los que llevaba nuestra unidad de pruebas y pudimos comprobar que nuestra percepción era acertada.

Galería relacionada

Toyota RAV 4

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...