Seat Ibiza 1.4 TDi/75 Stella 5p

El motor triclíndrico Diesel (75 CV) que Seat ha incorporado a su gama Ibiza resulta una opción muy interesante, pero hay que tener en cuenta el equipamiento de serie que tiene y cómo podemos hacer aún más apetecible este vehículo sin que el precio se dispare.
-
Seat Ibiza 1.4 TDi/75 Stella 5p

Dicen los responsables de Seat que la imagen del modelo Ibiza emplea diversas soluciones estéticas que se han conocido en el buque insignia de diseño de la marca –permítaseme esta expresión-. Es decir, en el Salsa.

Sea así o no, lo cierto es que el Ibiza es lo suficientemente conocido como para que nos detengamos en analizar su exterior, en el que, sí se puede destacar una calandra amplia y unos faros “expresivos”. Mirando el frontal, no podemos negar que pertenece a la familia Seat –un Córdoba o un Toledo comparten la misma expresividad de los faros delanteros que nuestro protagonista-. El perfil, respecto a ediciones anteriores, se ha estilizado y la trasera tiene una apariencia contundente. Pero hablamos de este Ibiza como si acabara de salir, como si lo importante fuera el rediseño de la gama, cuando lo que nos ha llevado a hacer esta prueba está bajo el capó.

Me estoy refiriendo a un motor que se incorporó después del lanzamiento de la gama. Hablamos del propulsor tricilíndrico que cubica 1,4 litros y que anuncia 75 CV de potencia –alguno más en nuestro banco de rodillos-. En nuestro país, sólo se comercializa el Ibiza con este motor asociado al acabado Stella –el más básico-, con una hilera amplia de equipamiento opcional y con dos carrocerías –hemos probado la de cinco puertas-.

Volvamos al motor. Es una mecánica basada en el conocido 1.9 TDI de cuatro cilindros en línea del Grupo Volkswagen. A éste se le ha suprimido uno de los cilindros -la capacidad se queda en 1.422 cm3- y se le ha incorporado un sistema de alimentación formado por un conjunto de inyector-bomba independiente para cada uno de ellos. La mecánica es más liviana y compacta, lo que permite un peso final más contenido.

El Seat Ibiza 1.4 TDI acelera de 0 a 100 km/h en 13 segundos, según las mediciones de nuestro Centro Técnico.

Se nota que estamos ante un motor de 3 cilindros por las ligeras vibraciones y el sonido que emite. No es escándaloso, pero sí perceptible. Para reducir las vibraciones, Seat ha introducido un árbol de compensación que gira a la misma velocidad que el cigüeñal. De esta forma, el movimiento generado compensa las vibraciones de esta mecánica de cilindros impares. Nuestro Centro Técnico ha registrado 49,6 decibelios al ralentí, un valor en la línea de sus “contrincantes”. Otros valores reseñables son 69,9 dB a 100 km/h ó 73 a 140 km/h –datos ubicados también en su segmento de referencia-.

El comportamiento de la mecánica es bastante regular a lo largo de todo el cuentavueltas. Al disponer de una cifra de par motor muy respetable –en torno a los 11 mkg- en el rango más bajo del cuentarrevoluciones, se consigue suficiente empuje para que la conducción, en especial la urbana, sea cómoda. Esto se agradece en las continuas paradas y arrancadas de los atascos en recorridos por ciudad. El rango en el que mejor responde este propulsor está en torno a las 2.750 rpm, momento en el que ofrece un par motor de 22,6 mkg y 83,2 CV de potencia.

Las bondades de la mecánica se plasman, por ejemplo, en las recuperaciones. Y la diferencia es mucho más sustancial, si lo comparamos con el propulsor de gasóleo atmosférico del grupo, el SDI que rinde 65 CV (y que también podemos encontrar en el Ibiza).

Para las posibles desavenencias dinámicas entre conductor y coche, los ingenieros de Seat han optado por dotar al vehículo de elementos como ABS, control de tracción y de estabilidad (todo ello opcional por un montante de 932 euros, que, dicho sea de paso, merece la pena gastar).

El comportamiento en carreteras viradas resulta ágil, aunque siempre está coartado por el control de tracción, que, al menor despiste, hace su aparición. Es posible, incluso, que el testigo de “un vehículo haciendo un trompo” nos aparezca en alguna que otra rotonda rápida. Las suspensiones nos han parecido confortables, es decir, en su diseño ha primado el confort de los ocupantes más que el carácter deportivo del coche. Por la velocidad que alcanza este Ibiza, bien se podrían haber endurecido aún más, con el objetivo de mejorar el comportamiento.

La dirección nos ha sorprendido. Acostumbrados a que en este segmento las direcciones electrohidráulicas dejen bastante que desear –la Dualdrive del Punto, por ejemplo, nos resultó de lo más incómoda-, la del Ibiza nos ha sorprendido, como decíamos, porque varía su dureza dependiendo de la velocidad o de las maniobras que estemos realizando. Mientras aparcamos, se “ablanda” y, cuando circulamos a velocidades más altas, se endurece.

Este tipo de dirección funciona gracias a una bomba eléctrica de intensidad variable. La fuerza que aplica esta bomba es diferente si se están realizando maniobras a una velocidad más baja o más alta. Un sensor se ocupa de medir la velocidad de giro del volante y esta información es comparada con la procedente del bus de datos que recoge la velocidad del coche. Con ambas cifras, el sistema ofrece un programa de la situación u otro de actuación dependiendo en la que estemos.

Donde de verdad es muy cómodo este Ibiza es en autovías o autopistas. Es posible alcanzar una buena velocidad de crucero sin tener que pagar a cambio altos consumos o sufrir molestos ruidos a bordo. Centrémonos en el consumo. Según los datos registrados por nuestro Centro Técnico, este TDI consume 4,6 litros a los 100 km en recorridos extraurbanos y obtiene una media ponderada de 5,8 litros.

Galería relacionada

Seat Ibiza 1.4 TDi /75 Stella

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...