Peugeot 607 V6 Automático

Peugeot sigue siendo una de las pocas marcas generalistas que apuesta fuerte por las berlinas de representación. El 607, es la respuesta a los grandes dominadores germanos de tan exclusiva categoría, siendo la versión V6 de cambio automático un ejemplo de suavidad, elegancia y eficacia.
-
Peugeot 607 V6 Automático
Peugeot 607 V6 Automático

Hasta aquí todo es excelente, sin embargo este cambio automático tiene un escollo insalvable: sólo dispone de cuatro relaciones. Los saltos entre marchas son muy abiertos y, por tanto, no permite brillar a la mecánica. El nuevo V6 PRV dispone de 207 CV —el banco de rodillos dictaminó que nuestra unidad tenía 204 CV— y de un par con 29 mkg a 3.750 rpm. Se trata de un motor con una buena capacidad para subir de vueltas, aunque, dado el peso de esta versión, por encima de los 1.600 kg reales la curva de par no es del todo favorable como para poder solventar el abismo que se produce entre marcha y marcha. Una vez en acción, esto se traduce en que, si la carretera es retorcida o se llega a alguna cuesta pronunciada, el cambio se ve obligado siempre a reducir y, en algunas ocasiones, incluso así el coche se muestra un tanto perezoso. Sólo en autovías y autopistas, donde el coche se puede mantener lanzado mucho tiempo, el 607 V6 Automático no muestra ninguna flaqueza.

Por ello, debido a las excelencias comentadas anteriormente de su bastidor, el 607, además de un cambio automático con cinco relaciones, solicita más motor. Es como si pidiera a gritos un corazón más vigoroso, un V8, por ejemplo, porque sin duda está capacitado para absorber tal caudal de potencia y, de esta forma, sí podría mirar de frente y sin complejos a los modelos más representativos de marcas como Audi, BMW o Mercedes. Aun así, comparándolo con versiones homólogas de estas firmas, el estandarte de Peugeot no tiene por qué amilanarse. Su precio, de hecho, está a un nivel muy parecido, pero hay que reconocer que ofrece un estándar de calidad muy similar al de las marcas germanas. Y con el valor añadido de un equipamiento impresionante en el que destacan elementos como la batería de airbags (frontales, de cortina para la cabeza de los ocupantes delanteros y traseros y los de tórax para los delanteros), control de aparcamiento en el paragolpes posterior, captadores de lluvia que activan el limpiaparabrisas, encendido automático de las luces de emergencia cuando se produce una frenada brusca por encima de los 50 km/h para avisar a los conductores que puedan venir por detrás o un interesante detector de inflado de los neumáticos que avisa cuando una de las ruedas —por cierto, de llanta de 16" de diámetro, aunque hay en opción la posibilidad de montar de 17"— está baja de presión, si bien no determina cuál es la afectada para de este modo obligar al conductor a revisarlas todas. Y es que la seguridad es lo más importante y los neumáticos juegan un papel fundamental en ello. También es interesante la opción de faros de Xenon, que ofrecen una luz impresionante. Porque los generosos grupos ópticos delanteros no sólo proporcionan una imagen muy atractiva al 607, sino que su funcionalidad está fuera de toda duda.

Es evidente, por tanto, que al nuevo gigante de Peugeot no le falta de nada para medirse sin complejos con lo mejor en berlinas de lujo, lo que deja claro que no hace falta ser alemán para ofrecer calidad máxima.

Galería relacionada

Peugeot 607 V6 Automático

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...