Hyundai Accent 1.3 GLS

Competir no es nada fácil y más en el segmento donde lo intenta el Accent. Para ello, la marca coreana Hyundai ha tenido que aprenderse muy bien cuál es el valor del euro: este modelo no tendrá la imagen de muchos de sus competidores, pero ofrece espacio y equipamiento a un precio que sorprende.
-
Hyundai Accent 1.3 GLS
Hyundai Accent 1.3 GLS

El conductor debe tener muy claro que éste no es el coche que compite en el Mundial de Rallies. Analizamos el Accent con el motor más básico: el 1.3 de 84 CV, una mecánica que no destaca precisamente por sus números.

Sin embargo, este modelo tiene un encanto oculto que le permite mostrarse en carretera más ágil de lo que en un primer momento podríamos pensar: pesa doscientos kilos menos que la media del segmento.

Hyundai –además- ha mejorado la gestión electrónica de este motor para contener su consumo. De hecho, es el mejor en este apartado de todos sus rivales: según nuestro Centro Técnico, precisa una media de 7,38 litros cada 100 kilómetros.

En el “debe” se encuentran unas recuperaciones un poco flojas. Tendremos que cambiar sistemáticamente de marcha para afrontar cualquier repecho o para adelantar: en cuarta y saliendo a 40 km/h tardará 41,24 segundos en recorrer 1.000 metros y alcanzará una velocidad de 127,75 km/h.

Tampoco nos sorprenderá por unas aceleraciones rabiosas. Si en consumos era el mejor, en este apartado se presenta como uno de los peores situados. Según nuestro Centro Técnico, tardará 35,61 segundos en recorrer el kilómetro desde parado.

El Accent también se puede solicitar con un motor 1.6 de 105 CV. Se trata de una mecánica más recomendable que tampoco encarecerá demasiado el precio final del vehículo (por 900 euros más lo podemos adquirir con el mismo nivel de acabado). La gama se completa con una mecánica Diesel: el 1.5 CRDi de 82 CV.

Aunque hemos dicho que el cambio no nos quedaba demasiado a mano, hay que precisar que éste se maneja bien. Su precisión al insertar marchas es destacable y nos ha resultado muy suave. Por el contrario, la dirección no nos ha agradado tanto: va muy suelta y, en ocasiones, se muestra un poco sensible cuando rodamos a alta velocidad.

Esto no quiere decir que el coche no dé confianza. Al contrario: las suspensiones –aunque se ha optado por primar la comodidad- aguantan bien el vehículo y frena con eficacia. No olvidemos que su motor tampoco nos permitirá someterlo a una conducción extremadamente deportiva.

La relación calidad/precio es buena, pero a Hyundai le ha faltado rematar el producto. No esperamos alardes técnicos, ni exclusivismo, pero –en ciertas cosas- no hubiera estado mal algo más de mimo por los detalles. Por ejemplo, la antena de la radio que se despliega al arrancar el coche es muy frágil, los limpia (al menos los de esta unidad) parecían quedarse como muertos en mitad de su lavado o los elevalunas –aunque eléctricos- no eran un prodigio de rapidez a la hora de subir o bajar las ventanillas.

Galería relacionada

Hyundai Accent

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...