Renault Mégane Sedán 1.6 Confort Dynamique

La gama Mégane surgió con una estética diferente como principal apuesta. Unos meses después del lanzamiento de las versiones de 3 y 5 puertas, llega el Mégane más discreto, el Sedán. Éste, sin embargo, no se queda en un mero ejercicio de estilo, sino que además aporta mucho más espacio, tanto en las plazas traseras como en el maletero.
Autopista -
Renault Mégane Sedán 1.6 Confort Dynamique

El “crecimiento” de este Sedán respecto a las versiones de 3 y 5 puertas no ha provocado que el compacto de Renault se haya tornado “torpón” en su comportamiento. Para lo bueno o para lo malo, comparte las mismas señas de identidad que tienen sus hermanos de gama.

Una suspensión muy bien calibrada consigue que podamos tener un gran control de la carrocería sin que los ocupantes pierdan un ápice de comodidad. En zonas de curvas el balanceo es mínimo y, a pesar del aumento de longitud, no se pierde agilidad en estos terrenos. Sin embargo, es aquí donde se hace más plausible uno de los mayores defectos de este Mégane: la dirección. Al igual que en sus hermanos de gama, se muestra imprecisa y requiere un pequeño curso de adaptación. La introducción de la electrónica en este elemento, a nuestro parecer, no ha sido nada positiva.

Donde se muestra más cómodo este Mégane Sedán es en las grandes vías, sobre todo si están en buen estado. Aquí se nos permite circular a velocidades elevadas sin que tengamos sensación de inseguridad. El trabajo de insonorización de los ingenieros de la marca ha sido muy destacado y conductor y ocupantes no se verán molestados por la rumorosidad del motor, como mucho por el ruido aerodinámico, inevitable a partir de determinadas velocidades.

También es notable cómo actúa el sistema de frenos. Las distancias que hemos obtenido en nuestra unidad no alcanzan los 71 metros desde 140 km/h, una cifra muy destacada que le iguala a modelos de superior factura como Audi A3 o VW Golf y que es mejor que las que hemos obtenido en automóviles como Focus, 147, 307 o Corolla. Esto, aparte de a los frenos, también hay que agradecérselo a unos generosos neumáticos de 205 de sección (Bridgestone Potenza) que agarran muy bien. El tacto de los frenos es bueno y hacen gala de una resistencia notable.

Esta versión, con el nivel de acabado Confort Dynamique, cuesta 16.815 euros, un precio que nos parece más que razonable para un automóvil de 115 CV, que ofrece espacio, maletero, comodidad de marcha y un completo equipamiento de serie. En esta dotación se incluyen, entre otros, diversos airbags (conductor, acompañante, cortina delanteros y traseros y laterales delanteros) aire acondicionado, cierre centralizado con tarjeta, elevalunas traseros, llantas de aleación, faros antiniebla, radio CD, sensor de lluvia y ordenador a bordo. Como opción muy recomendable queda un “pack” que incluye control de tracción y estabilidad a un precio de 600 euros.

Galería relacionada

Renault Mégane Sedán 1.6

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...