Hyundai Getz 1.5 CRDi

Por fin ha llegado a España la versión Diesel del Getz, una de las más interesantes de la gama. El pequeño modelo no sólo obtiene buen nivel de prestaciones y bajas cifras de consumo, además cuenta con un precio muy atractivo y un completo equipamiento de serie.
-
Hyundai Getz 1.5 CRDi
Hyundai Getz 1.5 CRDi

Se trata de la sexta incursión del motor fabricado por Detroit Diesel para Hyundai. De momento tres modelos de la marca lo montan en su configuración de 2.0 litros y cuatro cilindros, Santa Fe, Elantra y Trajet, mientras que en la configuración de tres cilindros y 1,5 litros ya lo equipan Matrix, Accent y Getz.

El propulsor Diesel, de 1.493 cm3, cuenta con sistema de alimentación common rail a una presión máxima de 1.350 bares, turbocompresor con intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro mandadas por un árbol de levas en culata. Anuncia una potencia máxima de 82 CV a 4.000 rpm, con una entrega de par máximo de 19,4 mkg entre 1.900 y 2.500 rpm. Entre sus características más destacables se encuentra el sistema de calentadores específico de los inyectores, que permite el arranque instantáneo, sin necesidad de esperar con el contacto encendido. También cuenta con un dispositivo para calentar rápidamente el líquido de la instalación de calefacción, de forma que se disponga de la temperatura requerida en el habitáculo en el menor tiempo posible.

Gracias a esta mecánica, el Getz CRDi anuncia una velocidad máxima de 166 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13,9 segundos. Por su parte, los consumos anunciados son de 6,3 litros a los 100 km en ciudad, 4 litros a los 100 km en uso extraurbano y 4,8 litros en ciclo mixto.

Para la incorporación de esta mecánica en el bastidor del Getz -teniendo en cuenta su mayor peso- se han realizado algunas modificaciones en suspensiones, endureciendo muelles y modificando tarados, se han retocado los desarrollos de la caja de cambios y se ha incorporado mayor cantidad de materiales fonoabsorbentes en el vano motor y en los pasos de rueda con la intención de mitigar los ruidos en el interior del habitáculo. La marca afirma que gracias a esta insonorización el nivel de ruido en el interior de las versiones Diesel es inferior al de las de gasolina.

Las versiones Diesel cuentan con neumáticos 175/65 R14 en todas las versiones excepto en el GLS de 3 puertas, que monta 185/55 R15, con la intención de darle un aspecto más deportivo.

El interior no presenta diferencias respecto a las conocidas versiones de gasolina, a excepción de la escala del cuentarrevoluciones, que fija su zona roja en 4.500 rpm.

Su versatilidad y practicidad continúan siendo sus principales puntos de atracción. Con unas dimensiones exteriores bastante contenidas (3,80 metros de longitud y 1,60 metros de anchura), el Getz ofrece muy buena capacidad interior. Además, dispone de multitud de huecos, bandejas, perchas, reposalatas, bolsas, etc. Como en el resto de versiones, los asientos posteriores pueden plegarse y abatirse para ampliar la capacidad del maletero.

El equipamiento de las versiones Diesel es bastante completo, similar a las de gasolina. Todas las versiones, independientemente de su carrocería –tres y cinco puertas-y acabado –GL o GLS- disponen de elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia, sistema antibloqueo de frenos, airbag de conductor o acompañante, retrovisores exteriores eléctricos, alarma, equipo de sonido con radio CD Alpine, etc. Las versiones GLS incluyen además aire acondicionado y elevalunas eléctricos en las puertas traseras. Como el resto de los productos de la marca dispone de una garantía de tres años sin límite de kilometraje.

En materia de seguridad también cuenta con bastantes elementos, como ABS de serie en toda la gama, airbags de conductor y acompañante con control de hinchado y cinturones de seguridad con tres puntos de anclaje en las cinco plazas. En las pruebas de choque elaboradas por EuroNCAP, el Getz logró una puntuación de cuatro estrellas, la máxima alcanzada entre los vehículos de su categoría.

Con el motor frío al ralentí se aprecia fácilmente la arquitectura del motor de tres cilindros, no tan estable como uno de cuatro, aunque una vez que se ha alcanzado la temperatura de funcionamiento ideal, el sonido se vuelve más armonioso.

Aunque todavía no tenemos los datos verificados por nuestro Centro Técnico, las impresiones de conducción nos permiten asegurar que el motor ofrece un comportamiento muy progresivo, mostrando bastante par a bajas revoluciones. Incluso arrancando en cuesta se nota claramente el empuje del motor, que “tira” de forma muy lineal hasta alcanzar las 3.800-4.000 revoluciones. Una vez alcanzado este umbral, no merece la pena insistir en el acelerador, pues no se obtienen unos resultados satisfactorios en el escaso margen que queda por detrás.

Con unos desarrollos de cambio bastante largos en las dos últimas velocidades, el Getz se desenvuelve con mucha soltura en carreteras de trazado rápido o autopistas, donde puede mantener unos cruceros elevados sin que el consumo de combustible se muestre exagerado. Las prestaciones y comportamiento de esta versión Diesel no difiere en gran medida de la versión 1.3 de gasolina, que logra unas cifras muy similares en casi todas las mediciones, a excepción de las recuperaciones, donde el Diesel se muestra claramente vencedor.

Nos ha sorprendido gratamente el manejo del coche y sus aptitudes para circular por carretera, pues no se limita a un uso tan urbano como pudiera parecer a simple vista. Permite desplazamientos cómodos para uso diario sin que se echen en falta unas mayores prestaciones y tiene un precio realmente competitivo.

Por sólo 137 euros al mes y sin entrada puedes disfrutar de un Getz 1.5 CRDi. Sin cuotas finales ni complicaciones adicionales, eso sí, tendrás que pagar durante siete años, pero puede merecer la pena. Con tu nómina y un pequeño estudio de las condiciones económicas puedes “llevártelo puesto” del concesionario.

No obstante, si dispones de 10.300 euros también puedes hacerte con uno, ya que toda la gama, gasolina o Diesel, cuenta con una bonificación adicional de 1.300 euros, lo que convierte el precio final del modelo en una atractiva oferta para quien busque un modelo económico, moderno y funcional.

Con esta política de financiación, que está teniendo una importante acogida por parte del público, Hyundai España pretende alcanzar las 39.000 unidades vendidas en 2.003, lo que representa un crecimiento del 14,7 por ciento respecto al año anterior y le convierte en el principal distribuidor de automóviles de la marca en Europa, con una importante cuota de mercado.

Concretamente del Getz se estiman unas ventas superiores a las 7.000 unidades, de las que unas 500 corresponderán a la versión Diesel (en menos de dos meses de comercialización de la versión). El segmento B, en el que se inscribe esta versión, está repuntando ligeramente, tras cuatro años de estancamiento, y supone unas ventas en España de unas 360.000 unidades. Esto significa que el Getz se encuentra en una posición bastante fuerte, tras el Ibiza, 206, Yaris, Punto, Mini y Micra.

Se trata de la sexta incursión del motor fabricado por Detroit Diesel para Hyundai. De momento tres modelos de la marca lo montan en su configuración de 2.0 litros y cuatro cilindros, Santa Fe, Elantra y Trajet, mientras que en la configuración de tres cilindros y 1,5 litros ya lo equipan Matrix, Accent y Getz.

El propulsor Diesel, de 1.493 cm3, cuenta con sistema de alimentación common rail a una presión máxima de 1.350 bares, turbocompresor con intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro mandadas por un árbol de levas en culata. Anuncia una potencia máxima de 82 CV a 4.000 rpm, con una entrega de par máximo de 19,4 mkg entre 1.900 y 2.500 rpm. Entre sus características más destacables se encuentra el sistema de calentadores específico de los inyectores, que permite el arranque instantáneo, sin necesidad de esperar con el contacto encendido. También cuenta con un dispositivo para calentar rápidamente el líquido de la instalación de calefacción, de forma que se disponga de la temperatura requerida en el habitáculo en el menor tiempo posible.

Gracias a esta mecánica, el Getz CRDi anuncia una velocidad máxima de 166 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13,9 segundos. Por su parte, los consumos anunciados son de 6,3 litros a los 100 km en ciudad, 4 litros a los 100 km en uso extraurbano y 4,8 litros en ciclo mixto.

Para la incorporación de esta mecánica en el bastidor del Getz -teniendo en cuenta su mayor peso- se han realizado algunas modificaciones en suspensiones, endureciendo muelles y modificando tarados, se han retocado los desarrollos de la caja de cambios y se ha incorporado mayor cantidad de materiales fonoabsorbentes en el vano motor y en los pasos de rueda con la intención de mitigar los ruidos en el interior del habitáculo. La marca afirma que gracias a esta insonorización el nivel de ruido en el interior de las versiones Diesel es inferior al de las de gasolina.

Las versiones Diesel cuentan con neumáticos 175/65 R14 en todas las versiones excepto en el GLS de 3 puertas, que monta 185/55 R15, con la intención de darle un aspecto más deportivo.

El interior no presenta diferencias respecto a las conocidas versiones de gasolina, a excepción de la escala del cuentarrevoluciones, que fija su zona roja en 4.500 rpm.

Su versatilidad y practicidad continúan siendo sus principales puntos de atracción. Con unas dimensiones exteriores bastante contenidas (3,80 metros de longitud y 1,60 metros de anchura), el Getz ofrece muy buena capacidad interior. Además, dispone de multitud de huecos, bandejas, perchas, reposalatas, bolsas, etc. Como en el resto de versiones, los asientos posteriores pueden plegarse y abatirse para ampliar la capacidad del maletero.

El equipamiento de las versiones Diesel es bastante completo, similar a las de gasolina. Todas las versiones, independientemente de su carrocería –tres y cinco puertas-y acabado –GL o GLS- disponen de elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia, sistema antibloqueo de frenos, airbag de conductor o acompañante, retrovisores exteriores eléctricos, alarma, equipo de sonido con radio CD Alpine, etc. Las versiones GLS incluyen además aire acondicionado y elevalunas eléctricos en las puertas traseras. Como el resto de los productos de la marca dispone de una garantía de tres años sin límite de kilometraje.

En materia de seguridad también cuenta con bastantes elementos, como ABS de serie en toda la gama, airbags de conductor y acompañante con control de hinchado y cinturones de seguridad con tres puntos de anclaje en las cinco plazas. En las pruebas de choque elaboradas por EuroNCAP, el Getz logró una puntuación de cuatro estrellas, la máxima alcanzada entre los vehículos de su categoría.

Con el motor frío al ralentí se aprecia fácilmente la arquitectura del motor de tres cilindros, no tan estable como uno de cuatro, aunque una vez que se ha alcanzado la temperatura de funcionamiento ideal, el sonido se vuelve más armonioso.

Aunque todavía no tenemos los datos verificados por nuestro Centro Técnico, las impresiones de conducción nos permiten asegurar que el motor ofrece un comportamiento muy progresivo, mostrando bastante par a bajas revoluciones. Incluso arrancando en cuesta se nota claramente el empuje del motor, que “tira” de forma muy lineal hasta alcanzar las 3.800-4.000 revoluciones. Una vez alcanzado este umbral, no merece la pena insistir en el acelerador, pues no se obtienen unos resultados satisfactorios en el escaso margen que queda por detrás.

Con unos desarrollos de cambio bastante largos en las dos últimas velocidades, el Getz se desenvuelve con mucha soltura en carreteras de trazado rápido o autopistas, donde puede mantener unos cruceros elevados sin que el consumo de combustible se muestre exagerado. Las prestaciones y comportamiento de esta versión Diesel no difiere en gran medida de la versión 1.3 de gasolina, que logra unas cifras muy similares en casi todas las mediciones, a excepción de las recuperaciones, donde el Diesel se muestra claramente vencedor.

Nos ha sorprendido gratamente el manejo del coche y sus aptitudes para circular por carretera, pues no se limita a un uso tan urbano como pudiera parecer a simple vista. Permite desplazamientos cómodos para uso diario sin que se echen en falta unas mayores prestaciones y tiene un precio realmente competitivo.

Por sólo 137 euros al mes y sin entrada puedes disfrutar de un Getz 1.5 CRDi. Sin cuotas finales ni complicaciones adicionales, eso sí, tendrás que pagar durante siete años, pero puede merecer la pena. Con tu nómina y un pequeño estudio de las condiciones económicas puedes “llevártelo puesto” del concesionario.

No obstante, si dispones de 10.300 euros también puedes hacerte con uno, ya que toda la gama, gasolina o Diesel, cuenta con una bonificación adicional de 1.300 euros, lo que convierte el precio final del modelo en una atractiva oferta para quien busque un modelo económico, moderno y funcional.

Con esta política de financiación, que está teniendo una importante acogida por parte del público, Hyundai España pretende alcanzar las 39.000 unidades vendidas en 2.003, lo que representa un crecimiento del 14,7 por ciento respecto al año anterior y le convierte en el principal distribuidor de automóviles de la marca en Europa, con una importante cuota de mercado.

Concretamente del Getz se estiman unas ventas superiores a las 7.000 unidades, de las que unas 500 corresponderán a la versión Diesel (en menos de dos meses de comercialización de la versión). El segmento B, en el que se inscribe esta versión, está repuntando ligeramente, tras cuatro años de estancamiento, y supone unas ventas en España de unas 360.000 unidades. Esto significa que el Getz se encuentra en una posición bastante fuerte, tras el Ibiza, 206, Yaris, Punto, Mini y Micra.

Se trata de la sexta incursión del motor fabricado por Detroit Diesel para Hyundai. De momento tres modelos de la marca lo montan en su configuración de 2.0 litros y cuatro cilindros, Santa Fe, Elantra y Trajet, mientras que en la configuración de tres cilindros y 1,5 litros ya lo equipan Matrix, Accent y Getz.

El propulsor Diesel, de 1.493 cm3, cuenta con sistema de alimentación common rail a una presión máxima de 1.350 bares, turbocompresor con intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro mandadas por un árbol de levas en culata. Anuncia una potencia máxima de 82 CV a 4.000 rpm, con una entrega de par máximo de 19,4 mkg entre 1.900 y 2.500 rpm. Entre sus características más destacables se encuentra el sistema de calentadores específico de los inyectores, que permite el arranque instantáneo, sin necesidad de esperar con el contacto encendido. También cuenta con un dispositivo para calentar rápidamente el líquido de la instalación de calefacción, de forma que se disponga de la temperatura requerida en el habitáculo en el menor tiempo posible.

Gracias a esta mecánica, el Getz CRDi anuncia una velocidad máxima de 166 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13,9 segundos. Por su parte, los consumos anunciados son de 6,3 litros a los 100 km en ciudad, 4 litros a los 100 km en uso extraurbano y 4,8 litros en ciclo mixto.

Para la incorporación de esta mecánica en el bastidor del Getz -teniendo en cuenta su mayor peso- se han realizado algunas modificaciones en suspensiones, endureciendo muelles y modificando tarados, se han retocado los desarrollos de la caja de cambios y se ha incorporado mayor cantidad de materiales fonoabsorbentes en el vano motor y en los pasos de rueda con la intención de mitigar los ruidos en el interior del habitáculo. La marca afirma que gracias a esta insonorización el nivel de ruido en el interior de las versiones Diesel es inferior al de las de gasolina.

Las versiones Diesel cuentan con neumáticos 175/65 R14 en todas las versiones excepto en el GLS de 3 puertas, que monta 185/55 R15, con la intención de darle un aspecto más deportivo.

El interior no presenta diferencias respecto a las conocidas versiones de gasolina, a excepción de la escala del cuentarrevoluciones, que fija su zona roja en 4.500 rpm.

Su versatilidad y practicidad continúan siendo sus principales puntos de atracción. Con unas dimensiones exteriores bastante contenidas (3,80 metros de longitud y 1,60 metros de anchura), el Getz ofrece muy buena capacidad interior. Además, dispone de multitud de huecos, bandejas, perchas, reposalatas, bolsas, etc. Como en el resto de versiones, los asientos posteriores pueden plegarse y abatirse para ampliar la capacidad del maletero.

El equipamiento de las versiones Diesel es bastante completo, similar a las de gasolina. Todas las versiones, independientemente de su carrocería –tres y cinco puertas-y acabado –GL o GLS- disponen de elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia, sistema antibloqueo de frenos, airbag de conductor o acompañante, retrovisores exteriores eléctricos, alarma, equipo de sonido con radio CD Alpine, etc. Las versiones GLS incluyen además aire acondicionado y elevalunas eléctricos en las puertas traseras. Como el resto de los productos de la marca dispone de una garantía de tres años sin límite de kilometraje.

En materia de seguridad también cuenta con bastantes elementos, como ABS de serie en toda la gama, airbags de conductor y acompañante con control de hinchado y cinturones de seguridad con tres puntos de anclaje en las cinco plazas. En las pruebas de choque elaboradas por EuroNCAP, el Getz logró una puntuación de cuatro estrellas, la máxima alcanzada entre los vehículos de su categoría.

Con el motor frío al ralentí se aprecia fácilmente la arquitectura del motor de tres cilindros, no tan estable como uno de cuatro, aunque una vez que se ha alcanzado la temperatura de funcionamiento ideal, el sonido se vuelve más armonioso.

Aunque todavía no tenemos los datos verificados por nuestro Centro Técnico, las impresiones de conducción nos permiten asegurar que el motor ofrece un comportamiento muy progresivo, mostrando bastante par a bajas revoluciones. Incluso arrancando en cuesta se nota claramente el empuje del motor, que “tira” de forma muy lineal hasta alcanzar las 3.800-4.000 revoluciones. Una vez alcanzado este umbral, no merece la pena insistir en el acelerador, pues no se obtienen unos resultados satisfactorios en el escaso margen que queda por detrás.

Con unos desarrollos de cambio bastante largos en las dos últimas velocidades, el Getz se desenvuelve con mucha soltura en carreteras de trazado rápido o autopistas, donde puede mantener unos cruceros elevados sin que el consumo de combustible se muestre exagerado. Las prestaciones y comportamiento de esta versión Diesel no difiere en gran medida de la versión 1.3 de gasolina, que logra unas cifras muy similares en casi todas las mediciones, a excepción de las recuperaciones, donde el Diesel se muestra claramente vencedor.

Nos ha sorprendido gratamente el manejo del coche y sus aptitudes para circular por carretera, pues no se limita a un uso tan urbano como pudiera parecer a simple vista. Permite desplazamientos cómodos para uso diario sin que se echen en falta unas mayores prestaciones y tiene un precio realmente competitivo.

Por sólo 137 euros al mes y sin entrada puedes disfrutar de un Getz 1.5 CRDi. Sin cuotas finales ni complicaciones adicionales, eso sí, tendrás que pagar durante siete años, pero puede merecer la pena. Con tu nómina y un pequeño estudio de las condiciones económicas puedes “llevártelo puesto” del concesionario.

No obstante, si dispones de 10.300 euros también puedes hacerte con uno, ya que toda la gama, gasolina o Diesel, cuenta con una bonificación adicional de 1.300 euros, lo que convierte el precio final del modelo en una atractiva oferta para quien busque un modelo económico, moderno y funcional.

Con esta política de financiación, que está teniendo una importante acogida por parte del público, Hyundai España pretende alcanzar las 39.000 unidades vendidas en 2.003, lo que representa un crecimiento del 14,7 por ciento respecto al año anterior y le convierte en el principal distribuidor de automóviles de la marca en Europa, con una importante cuota de mercado.

Concretamente del Getz se estiman unas ventas superiores a las 7.000 unidades, de las que unas 500 corresponderán a la versión Diesel (en menos de dos meses de comercialización de la versión). El segmento B, en el que se inscribe esta versión, está repuntando ligeramente, tras cuatro años de estancamiento, y supone unas ventas en España de unas 360.000 unidades. Esto significa que el Getz se encuentra en una posición bastante fuerte, tras el Ibiza, 206, Yaris, Punto, Mini y Micra.

Se trata de la sexta incursión del motor fabricado por Detroit Diesel para Hyundai. De momento tres modelos de la marca lo montan en su configuración de 2.0 litros y cuatro cilindros, Santa Fe, Elantra y Trajet, mientras que en la configuración de tres cilindros y 1,5 litros ya lo equipan Matrix, Accent y Getz.

El propulsor Diesel, de 1.493 cm3, cuenta con sistema de alimentación common rail a una presión máxima de 1.350 bares, turbocompresor con intercooler y culata de cuatro válvulas por cilindro mandadas por un árbol de levas en culata. Anuncia una potencia máxima de 82 CV a 4.000 rpm, con una entrega de par máximo de 19,4 mkg entre 1.900 y 2.500 rpm. Entre sus características más destacables se encuentra el sistema de calentadores específico de los inyectores, que permite el arranque instantáneo, sin necesidad de esperar con el contacto encendido. También cuenta con un dispositivo para calentar rápidamente el líquido de la instalación de calefacción, de forma que se disponga de la temperatura requerida en el habitáculo en el menor tiempo posible.

Gracias a esta mecánica, el Getz CRDi anuncia una velocidad máxima de 166 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 13,9 segundos. Por su parte, los consumos anunciados son de 6,3 litros a los 100 km en ciudad, 4 litros a los 100 km en uso extraurbano y 4,8 litros en ciclo mixto.

Para la incorporación de esta mecánica en el bastidor del Getz -teniendo en cuenta su mayor peso- se han realizado algunas modificaciones en suspensiones, endureciendo muelles y modificando tarados, se han retocado los desarrollos de la caja de cambios y se ha incorporado mayor cantidad de materiales fonoabsorbentes en el vano motor y en los pasos de rueda con la intención de mitigar los ruidos en el interior del habitáculo. La marca afirma que gracias a esta insonorización el nivel de ruido en el interior de las versiones Diesel es inferior al de las de gasolina.

Las versiones Diesel cuentan con neumáticos 175/65 R14 en todas las versiones excepto en el GLS de 3 puertas, que monta 185/55 R15, con la intención de darle un aspecto más deportivo.

El interior no presenta diferencias respecto a las conocidas versiones de gasolina, a excepción de la escala del cuentarrevoluciones, que fija su zona roja en 4.500 rpm.

Su versatilidad y practicidad continúan siendo sus principales puntos de atracción. Con unas dimensiones exteriores bastante contenidas (3,80 metros de longitud y 1,60 metros de anchura), el Getz ofrece muy buena capacidad interior. Además, dispone de multitud de huecos, bandejas, perchas, reposalatas, bolsas, etc. Como en el resto de versiones, los asientos posteriores pueden plegarse y abatirse para ampliar la capacidad del maletero.

El equipamiento de las versiones Diesel es bastante completo, similar a las de gasolina. Todas las versiones, independientemente de su carrocería –tres y cinco puertas-y acabado –GL o GLS- disponen de elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado con mando a distancia, sistema antibloqueo de frenos, airbag de conductor o acompañante, retrovisores exteriores eléctricos, alarma, equipo de sonido con radio CD Alpine, etc. Las versiones GLS incluyen además aire acondicionado y elevalunas eléctricos en las puertas traseras. Como el resto de los productos de la marca dispone de una garantía de tres años sin límite de kilometraje.

En materia de seguridad también cuenta con bastantes elementos, como ABS de serie en toda la gama, airbags de conductor y acompañante con control de hinchado y cinturones de seguridad con tres puntos de anclaje en las cinco plazas. En las pruebas de choque elaboradas por EuroNCAP, el Getz logró una puntuación de cuatro estrellas, la máxima alcanzada entre los vehículos de su categoría.

Con el motor frío al ralentí se aprecia fácilmente la arquitectura del motor de tres cilindros, no tan estable como uno de cuatro, aunque una vez que se ha alcanzado la temperatura de funcionamiento ideal, el sonido se vuelve más armonioso.

Aunque todavía no tenemos los datos verificados por nuestro Centro Técnico, las impresiones de conducción nos permiten asegurar que el motor ofrece un comportamiento muy progresivo, mostrando bastante par a bajas revoluciones. Incluso arrancando en cuesta se nota claramente el empuje del motor, que “tira” de forma muy lineal hasta alcanzar las 3.800-4.000 revoluciones. Una vez alcanzado este umbral, no merece la pena insistir en el acelerador, pues no se obtienen unos resultados satisfactorios en el escaso margen que queda por detrás.

Con unos desarrollos de cambio bastante largos en las dos últimas velocidades, el Getz se desenvuelve con mucha soltura en carreteras de trazado rápido o autopistas, donde puede mantener unos cruceros elevados sin que el consumo de combustible se muestre exagerado. Las prestaciones y comportamiento de esta versión Diesel no difiere en gran medida de la versión 1.3 de gasolina, que logra unas cifras muy similares en casi todas las mediciones, a excepción de las recuperaciones, donde el Diesel se muestra claramente vencedor.

Nos ha sorprendido gratamente el manejo del coche y sus aptitudes para circular por carretera, pues no se limita a un uso tan urbano como pudiera parecer a simple vista. Permite desplazamientos cómodos para uso diario sin que se echen en falta unas mayores prestaciones y tiene un precio realmente competitivo.

Por sólo 137 euros al mes y sin entrada puedes disfrutar de un Getz 1.5 CRDi. Sin cuotas finales ni complicaciones adicionales, eso sí, tendrás que pagar durante siete años, pero puede merecer la pena. Con tu nómina y un pequeño estudio de las condiciones económicas puedes “llevártelo puesto” del concesionario.

No obstante, si dispones de 10.300 euros también puedes hacerte con uno, ya que toda la gama, gasolina o Diesel, cuenta con una bonificación adicional de 1.300 euros, lo que convierte el precio final del modelo en una atractiva oferta para quien busque un modelo económico, moderno y funcional.

Con esta política de financiación, que está teniendo una importante acogida por parte del público, Hyundai España pretende alcanzar las 39.000 unidades vendidas en 2.003, lo que representa un crecimiento del 14,7 por ciento respecto al año anterior y le convierte en el principal distribuidor de automóviles de la marca en Europa, con una importante cuota de mercado.

Concretamente del Getz se estiman unas ventas superiores a las 7.000 unidades, de las que unas 500 corresponderán a la versión Diesel (en menos de dos meses de comercialización de la versión). El segmento B, en el que se inscribe esta versión, está repuntando ligeramente, tras cuatro años de estancamiento, y supone unas ventas en España de unas 360.000 unidades. Esto significa que el Getz se encuentra en una posición bastante fuerte, tras el Ibiza, 206, Yaris, Punto, Mini y Micra.

Galería relacionada

Hyundai Getz

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...