Opel Astra 1.7 CDTI 80 CV

Casi al final de su vida comercial y conociendo ya los principales rasgos de su sustituto, la actual generación del Opel Astra recibe un nuevo propulsor de la familia Ecotec que se denomina CDTI y que, con 1,7 litros de cubicaje ofrece 80 CV, 5 CV más que el anterior 1.7 Dti al que mejora en refinamiento, prestaciones y agrado de uso.
-
Opel Astra 1.7 CDTI 80 CV
Opel Astra 1.7 CDTI 80 CV

No quedan demasiados meses para que salga a la venta el nuevo Astra, que supondrá respecto al modelo actual un cambio espectacular, tanto en diseño, bastidor o motores. Hasta ese momento, Opel quiere seguir vendiendo tan bien como siempre esta generación por lo que ha introducido ciertos atractivos en la misma. Uno ha sido el de fomentar una política de descuentos bastante agresiva, entre 2.000 y 3.000 euros, y el otro ha sido la incorporación de un representante de una nueva familia de motores Diesel.

Esta nueva mecánica posee dos escalones de potencia, 80 y 100 CV. La primera se estrena ahora en el compacto de Opel, mientras que la versión más prestacional debutará en la nueva generación del modelo alemán, aunque ya está presente en el Corsa o el Meriva. Lo más importante de este motor es, sin duda, el hecho de que cumple la dura normativa Euro4 de emisiones, ley que entrará en vigor en 2005, lo que le sitúa entre los más limpios de su categoría. Respecto al Dti, del que evoluciona, incorpora válvulas de turbulencia en el sistema de admisión con control neumático, que ayudan a obtener el par máximo a pocas revoluciones; y una nueva válvula eléctrica EGR que mejora la precisión en el retorno de los gases de escape. A la par, y gracias a la refrigeración por agua; reduce las emisiones de óxido de nitrógeno.

Al volante se destapa como un motor bastante capaz sobre todo en ciudad y desplazamientos cortos, lo que no significa que se amilane ante los grandes desplazamientos. En éstos no es un coche demasiado rápido, pero una vez lanzado puede permitirse rodar entre 150-160 km/h sin aparentes dificultades, teniendo su velocidad máxima en los 178 km/h.

Analizando sus prestaciones, no se encuentran entre las más destacadas del segmento, aunque no queda demasiado rezagado. Con una potencia oficial de 80 CV, nuestra unidad de pruebas ha rendido hasta casi los 95 CV en nuestro banco de rodillos; el par obtenido roza los 21 mkg frente a los 17,3 mkg oficiales. A pesar de esto, se coloca, a nivel prestacional, por detrás de los compactos Diesel “tres cifras”, es decir, de 100 o más caballos. Y es que unos desarrollos relativamente largos, hacen que sus marcas no estén entre las mejores, aunque, en nuestra opinión, son suficientes para un conductor medio y que no valore en exceso la deportividad de su coche.

En un uso diario, se muestra perezoso en el medio régimen, algo que debemos achacar a una tercera y cuarta sensiblemente más largas. Es por este motivo que debemos echar mano al cambio cuando queramos realizar algún adelantamiento en situaciones no del todo favorables. Esta tarea no nos será demasiado grata, ya que la palanca de cambios no es precisa y peca de desplazamientos algo largos.

Pero también hay parabienes para esta mecánica. Respecto al 1.7 Dti es mucho más silencioso. Mantiene ese típico "claqueteo" metálico de los Diesel al ralentí, pero cuando circulamos su sonido se hace menos perceptible y se eclipsa por el ruido aerodinámico, sensible a partir de los 150 km/h. También su capacidad de ahorro es loable y ofrece unas cifras de consumo que están entre las mejores del segmento. En nuestras mediciones hemos obtenido una media ponderada de 6,1 litros a los 100 km, llegando a bajar hasta los 4,6 en ciclo extraurbano. Los citados desarrollos largos y unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura ayudan a este objetivo..

El comportamiento dinámico viene marcado, como no, por el motor. El bastidor aguanta sobradamente los 80 CV de esta versión y no se producen pérdidas de tracción en el tren delantero en salidas con aceleración de los semáforos y en otro tipo de situaciones parecidas, algo que es habitual en variantes más potentes de la gama. En vías rápidas da muestras de su comodidad y estabilidad, aunque, a causa de unos amortiguadores no lo suficientemente firmes, se produce algún rebote de la suspensión, algo no muy agradable, en desniveles o ante ciertos baches del terreno. En carreteras de calzada irregular se muestra menos manejable, y da señales de estar como pez fuera de agua. Cuando llegamos a carreteras de curvas, el bastidor del Astra nos revela su tendencia no muy pronunciada a irse de morro, sobre todo cuando liberamos el pie del acelerador en pleno apoyo. Sin embargo, todo es predecible y suave: el tren posterior redondea la curva y se coloca, sin sobresaltos para el conductor. Éste simplemente tiene el deber de habituarse al tacto de una dirección que nos ha parecido que pierde sensibilidad en este tipo de trazados y que da muestras de cierta holgura en los primeros grados del giro.

Lo que tampoco da demasiada confianza es el equipo de frenos que equipa el compacto alemán. Los discos de 256 mm delante unidos a los citados neumáticos de baja resistencia a la rodadura provocan que las distancias de frenado sean algo elevadas, rondando los 80 metros desde 140 km/h, cuando lo ideal sería que se parase en unos 72-74 metros. Aparte, los frenos acusan en exceso un uso continuado de los mismos y el tacto del pedal no ofrece la confianza que debería.

Galería relacionada

Opel Astra CDTI 80 CV

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...