Volvo S40

El nuevo Volvo S40 nos ha causado una gran impresión en nuestra primera toma de contacto. Es bonito por fuera, acogedor por dentro y seguro en todas las situaciones. Con este modelo, la marca sueca ha pretendido crear un S60 a escala y, en nuestra opinión, lo ha conseguido con creces.
-
Volvo S40
Volvo S40

Los responsables de Volvo no tienen pudor en reconocer que este S40 sigue las directrices estéticas de sus hermanos mayores, el S60 y el S80. Pero no sólo eso, ese aire de familia se complementa con un deseo de mantener la sensación de lujo y el nivel prestacional de éstos en un automóvil de menor tamaño.

Visto desde fuera, es innegable que nos encontramos ante un S60 de dimensiones más contenidas, con una trasera que es calcada a la de la berlina medio-grande del fabricante sueco. El resultado nos ha gustado mucho, con una imagen contundente, como el de las últimas creaciones de la marca, y un aire de familia incontestable.

A pesar de que estamos remarcando que las dimensiones de este modelo son “pequeñas”, nos encontramos con un automóvil que roza los 4,5 metros (4,46 metros exactamente) lo que le sitúa en cifras superiores a las de un Alfa 156, similares a las de un BMW Serie 3 y algo inferiores a las de un Audi A4. Respecto a su antecesor, es dos centímetros más corto, cinco más ancho y cuatro centímetros más alto. El incremento en anchura se ha realizado, según Volvo, para aumentar el espacio adicional para la deformación en un impacto lateral, mientras que la mayor altura, suponemos, es para dotar de mayor espacio a los ocupantes, algo que, como veremos, no termina de cumplirse.

En el interior se ha optado por una imagen más moderna respecto a sus hermanos de gama. Se estrena una nueva consola central muy fina y de aspecto ligero que se encuentra “suspendida” respecto al salpicadero. Este diseño “slim” permite contar con una zona, tras la citada consola flotante, para depositar objetos, aunque el acceso a los mismos no es el mejor posible, ya que el hueco que queda para introducir la mano no es muy grande y, si nos encontramos en marcha, puede ser incluso peligroso. En esta consola se agrupan los mandos de la radio, del CD, de la climatización y del teléfono manos libres, quedando el botón del control de estabilidad entre los dos asientos delanteros.

Esta es la única concesión que hace este Volvo para facilitar el transporte de objetos tan habituales como el móvil, las llaves, la cartera, una carpeta, etc. La guantera es pequeña, al igual que los huecos de las puertas, quedando como meramente testimoniales unas redecillas que se encuentran en los asientos delanteros o un minicofre entre conductor y pasajero. Eso sí, si tenemos sed durante el trayecto, Volvo se ha ocupado de otorgarnos dos posavasos de grandes dimensiones junto al freno de mano. Suponemos que es un guiño al mercado norteamericano, que, según los responsables de Volvo, ha de absorber el 40 por ciento de las ventas de la marca sueca. Una cosa que echarán de menos, a su vez, los fumadores serán los ceniceros; no los hay.

La primera impresión al introducirnos en el habitáculo es muy buena. El tacto de los materiales, excepto el de los mandos de intermitentes y limpiaparabrisas y los plásticos de los posavasos, es muy bueno y denota calidad.

Los asientos, en las unidades que tuvimos la oportunidad de conducir, estaban tapizados en cuero, son inmejorables. Son cómodos y recogen bien el cuerpo. A la espera de un análisis más concienzudo, nos dan la impresión de hacer aguantable el paso de los kilómetros, gracias a su multitud de regulaciones y a la calidad del tapizado. Además cuenta con unos de los reposacabezas más seguros del mercado

Las plazas traseras están claramente pensadas para albergar a dos pasajeros, aunque un tercero puede hacerlo con un descenso de la comodidad para todos. La habitabilidad en esta zona nos ha parecido correcta, con una distancia para las piernas más que suficiente (cuatro centímetros mayor que en el antiguo S40 y dos más que en el S60), pero con una altura no muy destacable, algo que tenemos que achacar al diseño. Para que os quede más claro, a una persona que ronde el 1,85 le “entrarán” las piernas bien, aunque el ocupante de la plaza delantera se haya echado muy atrás, pero deberá ir algo encogido para que su cabeza no golpee con el techo.

La boca de carga del maletero es muy pequeña, por lo que la introducción de equipaje de dimensiones medias o grandes se complica, a pesar de los 404 litros de volumen del mismo, una medida acorde con lo que se estila en su segmento.

Galería relacionada

Volvo S40

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...