Opel Astra Cabrio 2.2

Un sistema de capota totalmente automático y silencioso caracterizan a esta variante convertible del Astra, que se mueve con suficiencia gracias a su agradable motor multiválvula con 147 CV y a unas suspensiones blandas que priman el confort de marcha.
-
Opel Astra Cabrio 2.2
Opel Astra Cabrio 2.2

Ningún constructor que haya tomado una berlina para transformarla en convertible ha conseguido los mismos valores de rigidez en el chasis que se obtienen cuando existe un pilar central y un techo rígido. En el caso del Astra cabrio, el trabajo ha sido muy bueno. Se ha reforzado la parte baja del chasis y se ha utilizado el compartimento de chapa que alberga a la capota como refuerzo transversal, que se suma al respaldo de los asientos traseros para recuperar rigidez. Se ha previsto una trampilla central que permite albergar objetos alargados. Las suspensiones son blandas para primar el confort y reducir la amplitud de las deformaciones cuando se atraviesan baches. Aun así, es posible percibir alguna vibración en ciertas circunstancias, pero, de todas maneras, bastante poco. Esta suavidad de las suspensiones, también típica de los Opel no deportivos, se traduce en un buen confort sobre pavimento irregular, aunque quita agilidad al vehículo en zonas viradas. En estas circunstancias, la tendencia del vehículo es a deslizar bastante de morro y mostrar un cierto retraso a los cambios rápidos de dirección. No obstante, todas las actitudes dinámicas son muy sanas y predecibles. Adicionalmente, se dispone de control de estabilidad y tracción —no desconectables— que entran en acción de manera bastante suave, sobre todo el de tracción, que es a veces imperceptible. Si bien el motor 2.0 multiválvulas se muestra progresivo entre 3.800 y 6.000 rpm no vale la pena pasar mucho de este régimen y llegar al de corte, a 6.500 rpm, porque en esa banda superior de funcionamiento pierde energía. Los refuerzos del chasis y el equipamiento actualizado han hecho que este convertible sea bastante pesado para su tamaño (casi 1.400 kg) y por ello las cifras de aceleración y adelantamiento no son brillantes, aunque están bastante bien las recuperaciones.

Asimismo, el consumo medio es muy competitivo con 8,8 l/100 km, cifra bastante elogiable para el tipo de vehículo del que se trata. Otro punto a favor es la eficacia del sistema de frenado en una situación de emergencia: una distancia de parada de menos de 70 metros desde 140 km/h merece, por cierto, una nota alta en esta categoría, aunque el tacto del pedal sea blando al principio de la frenada para afirmarse casi al final de la misma. Tampoco la resistencia a la fatiga es especialmente encomiable.

En resumen, el Astra cabrio con esta motorización cumple muy bien con su cometido ofreciendo, gracias a los 147 CV del motor, la posibilidad de viajes rápidos y prestaciones muy interesantes. A ellas se suma la sencilla operación de la capota y un nivel de rumorosidad realmente bajo para el tipo de vehículo del que se trata.

Galería relacionada

Opel Astra Cabrio 2.2

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...