Mazda2 1.4 CRTD Sportive

El Mazda2 es un utilitario que destaca por su espacio interior y su comportamiento dinámico, entre los mejores del segmento. Sin embargo, no consigue la perfección, ya que echa de menos un motor Diesel de mayor potencia y capacidad prestacional.
-
Mazda2 1.4 CRTD Sportive
Mazda2 1.4 CRTD Sportive

De todos es sabido el carácter deportivo que confiere Mazda a todas sus creaciones. Sin embargo, nosotros teníamos nuestras dudas de que hubiera hecho lo mismo con este Mazda2. Su concepción de utilitario con rasgos de monovolúmen (tan en boga entre los fabricantes en los últimos tiempos), la altura de su carrocería (8 centímetros más que un Mazda 6 y 2 menos que el monovolúmen Premacy, por ejemplo) y un motor Diesel de escasa cilindrada (1.399 cm3) y potencia (68 CV) nos pintaban un panorama muy desfavorable para que este utilitario heredara el espíritu “zoom zoom” del que hace gala la marca japonesa.

Uno, ante estos argumentos, comienza a elucubrar y piensa que en un coche de estas carácterísticas la deportividad no es tan necesaria y sí lo es el espacio y la comodidad de uso. Algo que deberemos confrontar en nuestra unidad de pruebas.

Sin embargo, nos montamos en el Mazda2 y nuestra visión de las cosas cambia de manera radical. El cuadro de instrumentos sorprende por su buen acabado y por sus aires deportivos: está rematado con materiales de aparente calidad y presidido por una consola central en tonos metálicos que le da al conjunto un aspecto muy vivo y atrayente. El volante de tres radios, también con inserciones metálicas, y la tapicería bitono de los asientos, de serie ambos en el acabado Sportive, también colaboran a esta sensación.

¿Será puro maquillaje?, me pregunto. No será la primera vez que me monto en un coche muy “pintón” y que luego decepciona a la hora de ponerlo en marcha. Cruzando los dedos para que éste no lo haga, giro la llave de contacto y… el motor se arranca. Como típico Diesel, el propulsor hace bastante ruido al ralentí, aunque no notamos ninguna vibración en los mandos.¡Buen trabajo el de los ingenieros de Mazda!

Una vez iniciada la marcha por el interminable atasco en el que se ha convertido la capital de España y empiezamos a notar los elementos positivos de este Mazda 2. El primero es una dirección de muy buen tacto, directa y que permite un guiado preciso del automóvil. Aunque no cuenta con una gran asistencia, como muchos modelos de la competencia, sortear los automóviles en el tráfico y realizar las labores propias del aparcamiento se convierten en maniobras fáciles y cómodas.

El cambio también es agradable de utilizar, con unas inserciones precisas y unos recorridos no demasiado largos. Otro tema son los desarrollos, que en esta versión nos han parecido algo más largos de lo deseado, algo que, suponemos, irá encaminado a reducir los consumos, pero que en la práctica hace que las prestaciones se resientan y no se pueda sacar más jugo al motor.

Hablando del propulsor, es un gran conocido en el segmento de los utilitarios, puesto que lo montan varios de sus componentes. Es fruto de la colaboración entre Ford y PSA y anima, bajo diferentes denominaciones, a modelos como el C2, el C3, el Xsara, el 206, el 307, el Fiesta o el Fusion. En este modelo rinde 68 CV, una cifra que se ha confirmado casi a pies juntillas en nuestro banco de rodilllos, donde ha dado 69,2 CV. De igual manera, la cifra de par se ha calcado: 16,27 mkg frente a 16,32 que anuncia la marca.

En la práctica, este motor se muestra algo perezosoa bajo régimen, capaz en desplazamientos urbanos y interurbanos de distancia media y no se arredra cuando lo sometemos a viajes largos. No es que sea un coche muy rápido, que no lo es, pero permite mantener cruceros cercanos a los 150 km/h sin dificultades.

Sin embargo, los ya anteriormente citados desarrollos largos y el peso del conjunto (1.152 kilos) nos obligan a echar mano al cambio para reducir una o dos marchas cada vez que la carretera se empina o cuando queremos afrontar un adelantamiento con garantías. A pesar de estas salvedades, normales en una mecánica de esta cilindrada y potencia, el motor nos ha gustado. Consume muy poco en todas las situaciones, tanto en recorridos urbanos como cuando vamos a grandes velocidades. En estas condiciones, no supera los 7 litros de media, una cifra muy destacable. Al mismo tiempo, no suena demasiado (aunque al ralentí y por encima de 160 km/h sí se deja notar) y ofrece unas prestaciones dignas.

Galería relacionada

Mazda2 1.4 CRTD

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...