Honda Jazz 1.2 i-DSI LS

Honda busca con el Jazz (conocido en Japón como Fit) hacerse con un espacio propio en el segmento de los utilitarios; para ello sus creadores han realizado un esfuerzo que ha tenido sus frutos: un pequeño por fuera que presenta un interior espacioso y que ofrece ese “algo más” que a otros les falta.
-
Honda Jazz 1.2 i-DSI LS
Honda Jazz 1.2 i-DSI LS

Con sólo circular unos pocos minutos ya es evidente que estás al volante de un vehículo con carácter urbano. El sonido del motor a bajas velocidades es casi inaudible en el interior del habitáculo y la dirección es asistida eléctrica, lo que se nota en su extrema suavidad, con lo que circular por vericuetos urbanos y calles estrechas se hace sin ningún problema. El tacto de los pedales también es suave, al igual que el del cambio.

Precisamente, es esta idea la que justifica que Honda haya elegido para el Jazz el 1.2, un propulsor i-DSI (Doble Encendido Secuencial). Una mecánica que ofrece algo más de 81 CV de potencia y que se muestra eficaz en ciudad y en carreteras sin demasiadas cuestas.

Este 1.2 está diseñado para conseguir un consumo contenido y un tamaño reducido. Se trata de la segunda generación de los motores de gasolina de la serie “i” (inteligentes) de Honda. Gracias a que las dimensiones de este propulsor no son excesivas, Honda ha podido crear este utilitario pequeño por fuera y grande por dentro. El habitáculo del Jazz le debe mucho a la contención del motor, a la situación centrada del depósito de combustible y al nuevo diseño de la suspensión.

Es cierto que este 1.2 está muy bien aprovechado y su despliegue de fuerza se hace de forma progresiva y agradable, alcanzando una potencia máxima de poco más de 80 CV, una cifra que suelen conseguir modelos con 1,4 litros. También es verdad que las prestaciones en las que se mueve son similares a las que ofrecen otros coches del segmento con motores de mayor cilindrada. Sin embargo, creemos que no hubiera estado de más que la oferta del Jazz hubiera sido más amplia y contase con, al menos, una mecánica 1.4.

¿Por qué Honda habrá decidido apostar por una única mecánica de 1,2 litros en este caso? Ésa es la pregunta del millón, pero lo cierto es que de esta decisión podría depender que el Honda Jazz consiga o no las previsiones de venta del departamento de Márketing de la compañía.

Mientras se circula por ciudad o a bajas velocidades, el Jazz no tiene ningún pero. El problema surge al exigir un esfuerzo a su motor en subidas o en adelantamientos. Estas dos maniobras requieren de uso y casi abuso del cambio.

Galería relacionada

Honda Jazz 1.2 i-DSI LS

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...