BMW 530i

Te lo mostraremos en vídeo, te lo contaremos al detalle, te daremos todas sus fotos y, aún así, te costará creerlo. El BMW 530i es capaz de convertir las curvas en rectas, las subidas en llanos, el firme más abrupto en un “camino de rosas”...
Autopista -
BMW 530i

No podemos decir que en el BMW 530i estemos como en casa, porque sería falso: nos da la impresión de que nos encontramos mucho mejor que en nuestro humilde hogar. No en vano, nuestro modelo iba bastante bien “amueblado” y eso que no incluía el innovador sistema HUD (Head Up Display) –capaz de proyectar las informaciones del cuadro de instrumentos en el parabrisas- o los asientos eléctricos diseñados por ortopedas que masajean la espalda…

Pero no hay que desilusionarse: todas las versiones de este modelo llevan de serie un montón de elementos diseñados para hacer más placentera la vida a bordo, sobre todo del conductor (climatizador, ordenador de viaje, volante de cuero multifunción, faros de encendido automático, radio CD, sensor de lluvia…). ¿Impresionados? ¡Cómo no!, pero no hay que perder de vista que estamos en un coche que supera la barrera de los 46.500 euros (es decir, se acerca peligrosamente a los ocho millones de pesetas).

No todo en el BMW 530i es nuevo, pero sí está mejorado. Así, ocurre con el famoso sistema de mando iDrive. Cuando lo estrenó la Serie 7, ya nos sorprendió: podíamos navegar por todas las funciones que escondía su ordenador (desde la radio o el aire acondicionado hasta la dureza de las suspensiones) como si manejáramos el ratón de un ordenador, mientras veíamos las distintas informaciones en una pantalla a todo color de 6,5 pulgadas.

Sin embargo, también comprobamos que su manejo no era tan fácil como creíamos; primero había que estudiarse concienciudamente el manual. Ahora, se ha simplificado. Además de la rueda estilo joystick, se incluye un botón para pasar al menú principal (por decirlo en términos internautas). Cada vez que hemos elegido una opción, hay que volver a pulsar: así el sistema quedará fijado. De la otra forma, cuando seleccionábamos una emisora de radio, por ejemplo, podíamos llegar a deseleccionarla accidentalmente al insertar una marcha y rozar sin querer la citada rueda.

Pero, si no has tenido tiempo de jugar primero con el iDrive, te recomendamos que recurras a los mandos tradicionales, que se incluyen también, para el climatizador o el equipo de música, éste también puedes manejarlo desde el volante.

BMW se ha cubierto las espaldas y presenta soluciones para contrarrestar a todos sus posibles detractores.

“Ufff, seguro que requiere mucho mantenimiento”, pensarán algunos. Pero, no: la nueva Serie 5 chequea constantemente todos los elementos mecánicos (filtros, aceite, frenos, bujías, control de presión de neumáticos…) y también informa de cuándo debemos pasar las correspondientes revisiones legales. Además, y esta es otra de las novedades para este modelo, incorpora opcionalmente (valen 868 euros) los neumáticos antipinchazos Runflat, capaces de rodar sin presión.

“En la ciudad, estará como un elefante en una cacharrería”, continuarán los escépticos que no se crean los “milagros” que ya hemos explicado sobre su dirección activa. Sin embargo, tampoco es cierto. Su tamaño –obviamente- le impide aparcar en algunos sitios, pero es muy fácil maniobrar con él. Además de la dirección variable (que se puede incorporar como opción), cuenta con un control de distancia que ayuda en el aparcamiento para la zona delantera y trasera (también es opcional). Este programa mide mediante cuatro sensores las distancias que quedan con los objetos que tenemos delante o detrás y muestra gráficamente la información: “zonas verdes” significa apura un poco más; “zona amarilla”, comienza a fijarte y “zona roja” o –como se podrá imaginar- “caliente, caliente...” Además, también avisa acústicamente y, como hemos comprobado, de manera muy convincente.

Consideramos esta opción muy aconsejable, ya que –aunque este BMW tiene múltiples regulaciones de volante y de asiento- no es fácil controlar el ángulo derecho del coche. Por cierto, una de las múltiples sorpresas que nos depara este 530i la encontramos cuando insertamos marcha atrás: el espejo retrovisor derecho baja instantáneamente, para que controlemos los bordillos, etc.

También tiene soluciones muy útiles para la carretera. Si queremos movernos en carretera y especialmente entre tráfico denso, tampoco se nos puede pasar de alto el sistema de regulación activa de velocidad, que funciona entre 30 y 180 km/h.

Al igual que ha hecho con el iDrive, BMW ha decidido rectificar en otro de sus apartados más criticados: las cotas interiores. Ha aumentado el espacio útil, sobre todo en las plazas posteriores: los pasajeros de atrás disponen –según nuestras mediciones- de 81 centímetros para las piernas y 144 centímetros de anchura. Es decir, tres adultos pueden viajar sin tener que hacer contorsionismo en su interior. Sin embargo, su posición ideal son dos personas en dichas plazas, quedando la central convertida en una mesa con los respectivos huecos para los vasos.

<

p> Su maletero también es más que generoso: 510 litros de capacidad. Se puede abrir el portón directamente con el mando a distancia de la llave (queda completamente subido), un detalle que facilita mucho las labores de carga en las que –obviamente- vamos con las manos ocupadas. Las superficies son planas y colocar los objetos resulta de lo más sencillo; tan sólo hay que empujarlos hacia atrás en este compartimento que parece no tener fin.

Y, si todo esto te ha dejado sin palabras, su línea te terminará de enamorar. Armonioso y elegante, majestuoso como el tiburón que parece querer imitar con sus faros rasgados, su morro afilado y la especie de aleta que corona su techo (en realidad, protege la antena del navegador. Nuestra unidad montaba unos espectaculares neumáticos 245/40 R con llantas de aluminio de 18 pulgadas que servían de colofón a un modelo que a pocos dejará indiferente.

No podemos decir que en el BMW 530i estemos como en casa, porque sería falso: nos da la impresión de que nos encontramos mucho mejor que en nuestro humilde hogar. No en vano, nuestro modelo iba bastante bien “amueblado” y eso que no incluía el innovador sistema HUD (Head Up Display) –capaz de proyectar las informaciones del cuadro de instrumentos en el parabrisas- o los asientos eléctricos diseñados por ortopedas que masajean la espalda…

Pero no hay que desilusionarse: todas las versiones de este modelo llevan de serie un montón de elementos diseñados para hacer más placentera la vida a bordo, sobre todo del conductor (climatizador, ordenador de viaje, volante de cuero multifunción, faros de encendido automático, radio CD, sensor de lluvia…). ¿Impresionados? ¡Cómo no!, pero no hay que perder de vista que estamos en un coche que supera la barrera de los 46.500 euros (es decir, se acerca peligrosamente a los ocho millones de pesetas).

No todo en el BMW 530i es nuevo, pero sí está mejorado. Así, ocurre con el famoso sistema de mando iDrive. Cuando lo estrenó la Serie 7, ya nos sorprendió: podíamos navegar por todas las funciones que escondía su ordenador (desde la radio o el aire acondicionado hasta la dureza de las suspensiones) como si manejáramos el ratón de un ordenador, mientras veíamos las distintas informaciones en una pantalla a todo color de 6,5 pulgadas.

Sin embargo, también comprobamos que su manejo no era tan fácil como creíamos; primero había que estudiarse concienciudamente el manual. Ahora, se ha simplificado. Además de la rueda estilo joystick, se incluye un botón para pasar al menú principal (por decirlo en términos internautas). Cada vez que hemos elegido una opción, hay que volver a pulsar: así el sistema quedará fijado. De la otra forma, cuando seleccionábamos una emisora de radio, por ejemplo, podíamos llegar a deseleccionarla accidentalmente al insertar una marcha y rozar sin querer la citada rueda.

Pero, si no has tenido tiempo de jugar primero con el iDrive, te recomendamos que recurras a los mandos tradicionales, que se incluyen también, para el climatizador o el equipo de música, éste también puedes manejarlo desde el volante.

BMW se ha cubierto las espaldas y presenta soluciones para contrarrestar a todos sus posibles detractores.

“Ufff, seguro que requiere mucho mantenimiento”, pensarán algunos. Pero, no: la nueva Serie 5 chequea constantemente todos los elementos mecánicos (filtros, aceite, frenos, bujías, control de presión de neumáticos…) y también informa de cuándo debemos pasar las correspondientes revisiones legales. Además, y esta es otra de las novedades para este modelo, incorpora opcionalmente (valen 868 euros) los neumáticos antipinchazos Runflat, capaces de rodar sin presión.

“En la ciudad, estará como un elefante en una cacharrería”, continuarán los escépticos que no se crean los “milagros” que ya hemos explicado sobre su dirección activa. Sin embargo, tampoco es cierto. Su tamaño –obviamente- le impide aparcar en algunos sitios, pero es muy fácil maniobrar con él. Además de la dirección variable (que se puede incorporar como opción), cuenta con un control de distancia que ayuda en el aparcamiento para la zona delantera y trasera (también es opcional). Este programa mide mediante cuatro sensores las distancias que quedan con los objetos que tenemos delante o detrás y muestra gráficamente la información: “zonas verdes” significa apura un poco más; “zona amarilla”, comienza a fijarte y “zona roja” o –como se podrá imaginar- “caliente, caliente...” Además, también avisa acústicamente y, como hemos comprobado, de manera muy convincente.

Consideramos esta opción muy aconsejable, ya que –aunque este BMW tiene múltiples regulaciones de volante y de asiento- no es fácil controlar el ángulo derecho del coche. Por cierto, una de las múltiples sorpresas que nos depara este 530i la encontramos cuando insertamos marcha atrás: el espejo retrovisor derecho baja instantáneamente, para que controlemos los bordillos, etc.

También tiene soluciones muy útiles para la carretera. Si queremos movernos en carretera y especialmente entre tráfico denso, tampoco se nos puede pasar de alto el sistema de regulación activa de velocidad, que funciona entre 30 y 180 km/h.

Al igual que ha hecho con el iDrive, BMW ha decidido rectificar en otro de sus apartados más criticados: las cotas interiores. Ha aumentado el espacio útil, sobre todo en las plazas posteriores: los pasajeros de atrás disponen –según nuestras mediciones- de 81 centímetros para las piernas y 144 centímetros de anchura. Es decir, tres adultos pueden viajar sin tener que hacer contorsionismo en su interior. Sin embargo, su posición ideal son dos personas en dichas plazas, quedando la central convertida en una mesa con los respectivos huecos para los vasos.

<

p> Su maletero también es más que generoso: 510 litros de capacidad. Se puede abrir el portón directamente con el mando a distancia de la llave (queda completamente subido), un detalle que facilita mucho las labores de carga en las que –obviamente- vamos con las manos ocupadas. Las superficies son planas y colocar los objetos resulta de lo más sencillo; tan sólo hay que empujarlos hacia atrás en este compartimento que parece no tener fin.

Y, si todo esto te ha dejado sin palabras, su línea te terminará de enamorar. Armonioso y elegante, majestuoso como el tiburón que parece querer imitar con sus faros rasgados, su morro afilado y la especie de aleta que corona su techo (en realidad, protege la antena del navegador. Nuestra unidad montaba unos espectaculares neumáticos 245/40 R con llantas de aluminio de 18 pulgadas que servían de colofón a un modelo que a pocos dejará indiferente.

Galería relacionada

BMW 530i interior

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...