Subaru Legacy

Estos días se presenta en nuestro país el nuevo Legacy, que se ofrece en carrocería familiar y berlina. Hay dos potentes motores asociados –un 2.5i de 165 CV y un 3.0 R de 245 CV-. En diciembre, está previsto que llegue un motor de gasolina más, de 2 litros de cilindrada, atmosférico y con una potencia de 140 CV.
Autopista -
Subaru Legacy
Subaru Legacy

Legacy sedán 2.5i manual: 27.900 € Legacy sedán 2.5i automático: 30.300 € Legacy sedán 3.0 R automático: 38.800 € Legacy SW 2.5i manual: 29.700 € Legacy SW 2.5i automático: 32.100 € Legacy SW 3.0R automático: 40.600 €

Las dos únicas opciones existentes en el equipamiento de los modelos son la pintura metalizada (360 euros) y el navegador (2.800 euros).

Las cajas de cambio disponibles para los actuales propulsores son las mismas que en el caso del Outback, modelo con el que comparte plataforma y cuya nueva generación también acaba de llegar a nuestro país. Subaru cuenta con dos transmisiones automáticas –de cuatro y cinco velocidades- y con una manual de cinco relaciones. La caja automática de cinco marchas sólo se puede acoplar al motor más potente.

Los cambios respecto a la tercera generación del Legacy, ésta es ya la cuarta, son inapreciables a simple vista en cuanto a dimensiones se refiere. El nuevo modelo ha crecido 3,5 cm respecto al anterior. Con este retoque en el ancho del vehículo, también se ha visto modificada la resistencia aerodinámica de los modelos, que se ha reducido. En el caso del Legacy sedán, el coeficiente aerodinámico es de 0,28, mientras que el familiar se sitúa en 0,30.

Entre los objetivos que se habían fijado los encargados de desarrollo del vehículo estaba la reducción del peso del conjunto sin sacrificar la solidez necesaria de la carrocería. Si se compara el nuevo Legacy y la anterior generación, la resistencia a la torsión y a la flexión ha aumentado un 5 y un 14 por ciento, respectivamente. Se ha utilizado un acero denominado “tailored blank” que, sin perder rigidez, sí permite una bajada en el peso. Estos retoques en el chasis mejoran el comportamiento dinámico del conjunto.

Gracias a estas modificaciones se ha conseguido también una reducción significativa del consumo en todos los casos y la adaptación a las normas europeas de anticontaminación de todos los propulsores.

Y como no podía ser de otra forma, las señas de identidad de Subaru se encuentran presentes también en este modelo. Tracción total All-Wheel Drive compuesta por una distribución simétrica de la transmisión y un motor compacto de cilindros horizontalmente opuestos (bóxer). En la colocación de la mecánica se ha rebajado la posición del conjunto impulsor 22 mm en la parte delantera del motor y en 10 mm en el centro del diferencial delantero. A la vez se ha reducido el ángulo de montaje desde 7,25 a 5,8 grados para reducir las vibraciones de las distribución y el ruido.

Uno de los aspectos que destaca en este Legacy es el maletero. Aunque a simple vista parece de reducidas dimensiones, por la situación alta del plano de carga, tenemos que tener en cuenta que, debajo de este plano, se encuentra una caja con una capacidad de 11 litros. Ambas carrocerías disponen de este hueco, el volumen del maletero del sedán se sitúa en 433 litros, mientras que en el caso del station wagon esta capacidad se aumenta hasta los 459 litros. Si abatimos los asientos traseros (con una división 60/40), conseguimos cerca de 1.600 litros de capacidad.

El Legacy se inscribe dentro de uno de los segmentos más poblados de nuestro mercado, el de las berlinas. Sin embargo, su precio le hace estar “codeándose” con modelos de lujo como el Serie 3 de BMW, el A4 de Audi o el Clase C de Mercedes. La gama de este modelo en nuestro país está compuesta por dos carrocerías (familiar y sedán). Para ambas, están disponibles el motor de 2,5 litros –acoplado a caja manual de 5 velocidades o automática de 4- y el de 3 litros –asociado a la transmisión automática de cinco relaciones-. No hay versiones ni acabados opcionales disponibles, casi todos los elementos vienen de serie. De hecho, el Legacy dispone, entre los elementos de serie más importantes, de asientos calefactados, climatizador, control de crucero, airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y traseros y de cortina, sistema antibloqueo de frenos con distribución electrónica de la fuerza de frenada, llantas de 17 pulgadas en las dos mecánicas y para las dos carrocerías y neumáticos 215/45R.

Legacy sedán 2.5i manual: 27.900 € Legacy sedán 2.5i automático: 30.300 € Legacy sedán 3.0 R automático: 38.800 € Legacy SW 2.5i manual: 29.700 € Legacy SW 2.5i automático: 32.100 € Legacy SW 3.0R automático: 40.600 €

Las dos únicas opciones existentes en el equipamiento de los modelos son la pintura metalizada (360 euros) y el navegador (2.800 euros).

Las cajas de cambio disponibles para los actuales propulsores son las mismas que en el caso del Outback, modelo con el que comparte plataforma y cuya nueva generación también acaba de llegar a nuestro país. Subaru cuenta con dos transmisiones automáticas –de cuatro y cinco velocidades- y con una manual de cinco relaciones. La caja automática de cinco marchas sólo se puede acoplar al motor más potente.

Los cambios respecto a la tercera generación del Legacy, ésta es ya la cuarta, son inapreciables a simple vista en cuanto a dimensiones se refiere. El nuevo modelo ha crecido 3,5 cm respecto al anterior. Con este retoque en el ancho del vehículo, también se ha visto modificada la resistencia aerodinámica de los modelos, que se ha reducido. En el caso del Legacy sedán, el coeficiente aerodinámico es de 0,28, mientras que el familiar se sitúa en 0,30.

Entre los objetivos que se habían fijado los encargados de desarrollo del vehículo estaba la reducción del peso del conjunto sin sacrificar la solidez necesaria de la carrocería. Si se compara el nuevo Legacy y la anterior generación, la resistencia a la torsión y a la flexión ha aumentado un 5 y un 14 por ciento, respectivamente. Se ha utilizado un acero denominado “tailored blank” que, sin perder rigidez, sí permite una bajada en el peso. Estos retoques en el chasis mejoran el comportamiento dinámico del conjunto.

Gracias a estas modificaciones se ha conseguido también una reducción significativa del consumo en todos los casos y la adaptación a las normas europeas de anticontaminación de todos los propulsores.

Y como no podía ser de otra forma, las señas de identidad de Subaru se encuentran presentes también en este modelo. Tracción total All-Wheel Drive compuesta por una distribución simétrica de la transmisión y un motor compacto de cilindros horizontalmente opuestos (bóxer). En la colocación de la mecánica se ha rebajado la posición del conjunto impulsor 22 mm en la parte delantera del motor y en 10 mm en el centro del diferencial delantero. A la vez se ha reducido el ángulo de montaje desde 7,25 a 5,8 grados para reducir las vibraciones de las distribución y el ruido.

Uno de los aspectos que destaca en este Legacy es el maletero. Aunque a simple vista parece de reducidas dimensiones, por la situación alta del plano de carga, tenemos que tener en cuenta que, debajo de este plano, se encuentra una caja con una capacidad de 11 litros. Ambas carrocerías disponen de este hueco, el volumen del maletero del sedán se sitúa en 433 litros, mientras que en el caso del station wagon esta capacidad se aumenta hasta los 459 litros. Si abatimos los asientos traseros (con una división 60/40), conseguimos cerca de 1.600 litros de capacidad.

El Legacy se inscribe dentro de uno de los segmentos más poblados de nuestro mercado, el de las berlinas. Sin embargo, su precio le hace estar “codeándose” con modelos de lujo como el Serie 3 de BMW, el A4 de Audi o el Clase C de Mercedes. La gama de este modelo en nuestro país está compuesta por dos carrocerías (familiar y sedán). Para ambas, están disponibles el motor de 2,5 litros –acoplado a caja manual de 5 velocidades o automática de 4- y el de 3 litros –asociado a la transmisión automática de cinco relaciones-. No hay versiones ni acabados opcionales disponibles, casi todos los elementos vienen de serie. De hecho, el Legacy dispone, entre los elementos de serie más importantes, de asientos calefactados, climatizador, control de crucero, airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y traseros y de cortina, sistema antibloqueo de frenos con distribución electrónica de la fuerza de frenada, llantas de 17 pulgadas en las dos mecánicas y para las dos carrocerías y neumáticos 215/45R.

Legacy sedán 2.5i manual: 27.900 € Legacy sedán 2.5i automático: 30.300 € Legacy sedán 3.0 R automático: 38.800 € Legacy SW 2.5i manual: 29.700 € Legacy SW 2.5i automático: 32.100 € Legacy SW 3.0R automático: 40.600 €

Las dos únicas opciones existentes en el equipamiento de los modelos son la pintura metalizada (360 euros) y el navegador (2.800 euros).

Las cajas de cambio disponibles para los actuales propulsores son las mismas que en el caso del Outback, modelo con el que comparte plataforma y cuya nueva generación también acaba de llegar a nuestro país. Subaru cuenta con dos transmisiones automáticas –de cuatro y cinco velocidades- y con una manual de cinco relaciones. La caja automática de cinco marchas sólo se puede acoplar al motor más potente.

Los cambios respecto a la tercera generación del Legacy, ésta es ya la cuarta, son inapreciables a simple vista en cuanto a dimensiones se refiere. El nuevo modelo ha crecido 3,5 cm respecto al anterior. Con este retoque en el ancho del vehículo, también se ha visto modificada la resistencia aerodinámica de los modelos, que se ha reducido. En el caso del Legacy sedán, el coeficiente aerodinámico es de 0,28, mientras que el familiar se sitúa en 0,30.

Entre los objetivos que se habían fijado los encargados de desarrollo del vehículo estaba la reducción del peso del conjunto sin sacrificar la solidez necesaria de la carrocería. Si se compara el nuevo Legacy y la anterior generación, la resistencia a la torsión y a la flexión ha aumentado un 5 y un 14 por ciento, respectivamente. Se ha utilizado un acero denominado “tailored blank” que, sin perder rigidez, sí permite una bajada en el peso. Estos retoques en el chasis mejoran el comportamiento dinámico del conjunto.

Gracias a estas modificaciones se ha conseguido también una reducción significativa del consumo en todos los casos y la adaptación a las normas europeas de anticontaminación de todos los propulsores.

Y como no podía ser de otra forma, las señas de identidad de Subaru se encuentran presentes también en este modelo. Tracción total All-Wheel Drive compuesta por una distribución simétrica de la transmisión y un motor compacto de cilindros horizontalmente opuestos (bóxer). En la colocación de la mecánica se ha rebajado la posición del conjunto impulsor 22 mm en la parte delantera del motor y en 10 mm en el centro del diferencial delantero. A la vez se ha reducido el ángulo de montaje desde 7,25 a 5,8 grados para reducir las vibraciones de las distribución y el ruido.

Uno de los aspectos que destaca en este Legacy es el maletero. Aunque a simple vista parece de reducidas dimensiones, por la situación alta del plano de carga, tenemos que tener en cuenta que, debajo de este plano, se encuentra una caja con una capacidad de 11 litros. Ambas carrocerías disponen de este hueco, el volumen del maletero del sedán se sitúa en 433 litros, mientras que en el caso del station wagon esta capacidad se aumenta hasta los 459 litros. Si abatimos los asientos traseros (con una división 60/40), conseguimos cerca de 1.600 litros de capacidad.

El Legacy se inscribe dentro de uno de los segmentos más poblados de nuestro mercado, el de las berlinas. Sin embargo, su precio le hace estar “codeándose” con modelos de lujo como el Serie 3 de BMW, el A4 de Audi o el Clase C de Mercedes. La gama de este modelo en nuestro país está compuesta por dos carrocerías (familiar y sedán). Para ambas, están disponibles el motor de 2,5 litros –acoplado a caja manual de 5 velocidades o automática de 4- y el de 3 litros –asociado a la transmisión automática de cinco relaciones-. No hay versiones ni acabados opcionales disponibles, casi todos los elementos vienen de serie. De hecho, el Legacy dispone, entre los elementos de serie más importantes, de asientos calefactados, climatizador, control de crucero, airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y traseros y de cortina, sistema antibloqueo de frenos con distribución electrónica de la fuerza de frenada, llantas de 17 pulgadas en las dos mecánicas y para las dos carrocerías y neumáticos 215/45R.

Legacy sedán 2.5i manual: 27.900 € Legacy sedán 2.5i automático: 30.300 € Legacy sedán 3.0 R automático: 38.800 € Legacy SW 2.5i manual: 29.700 € Legacy SW 2.5i automático: 32.100 € Legacy SW 3.0R automático: 40.600 €

Las dos únicas opciones existentes en el equipamiento de los modelos son la pintura metalizada (360 euros) y el navegador (2.800 euros).

Las cajas de cambio disponibles para los actuales propulsores son las mismas que en el caso del Outback, modelo con el que comparte plataforma y cuya nueva generación también acaba de llegar a nuestro país. Subaru cuenta con dos transmisiones automáticas –de cuatro y cinco velocidades- y con una manual de cinco relaciones. La caja automática de cinco marchas sólo se puede acoplar al motor más potente.

Los cambios respecto a la tercera generación del Legacy, ésta es ya la cuarta, son inapreciables a simple vista en cuanto a dimensiones se refiere. El nuevo modelo ha crecido 3,5 cm respecto al anterior. Con este retoque en el ancho del vehículo, también se ha visto modificada la resistencia aerodinámica de los modelos, que se ha reducido. En el caso del Legacy sedán, el coeficiente aerodinámico es de 0,28, mientras que el familiar se sitúa en 0,30.

Entre los objetivos que se habían fijado los encargados de desarrollo del vehículo estaba la reducción del peso del conjunto sin sacrificar la solidez necesaria de la carrocería. Si se compara el nuevo Legacy y la anterior generación, la resistencia a la torsión y a la flexión ha aumentado un 5 y un 14 por ciento, respectivamente. Se ha utilizado un acero denominado “tailored blank” que, sin perder rigidez, sí permite una bajada en el peso. Estos retoques en el chasis mejoran el comportamiento dinámico del conjunto.

Gracias a estas modificaciones se ha conseguido también una reducción significativa del consumo en todos los casos y la adaptación a las normas europeas de anticontaminación de todos los propulsores.

Y como no podía ser de otra forma, las señas de identidad de Subaru se encuentran presentes también en este modelo. Tracción total All-Wheel Drive compuesta por una distribución simétrica de la transmisión y un motor compacto de cilindros horizontalmente opuestos (bóxer). En la colocación de la mecánica se ha rebajado la posición del conjunto impulsor 22 mm en la parte delantera del motor y en 10 mm en el centro del diferencial delantero. A la vez se ha reducido el ángulo de montaje desde 7,25 a 5,8 grados para reducir las vibraciones de las distribución y el ruido.

Uno de los aspectos que destaca en este Legacy es el maletero. Aunque a simple vista parece de reducidas dimensiones, por la situación alta del plano de carga, tenemos que tener en cuenta que, debajo de este plano, se encuentra una caja con una capacidad de 11 litros. Ambas carrocerías disponen de este hueco, el volumen del maletero del sedán se sitúa en 433 litros, mientras que en el caso del station wagon esta capacidad se aumenta hasta los 459 litros. Si abatimos los asientos traseros (con una división 60/40), conseguimos cerca de 1.600 litros de capacidad.

El Legacy se inscribe dentro de uno de los segmentos más poblados de nuestro mercado, el de las berlinas. Sin embargo, su precio le hace estar “codeándose” con modelos de lujo como el Serie 3 de BMW, el A4 de Audi o el Clase C de Mercedes. La gama de este modelo en nuestro país está compuesta por dos carrocerías (familiar y sedán). Para ambas, están disponibles el motor de 2,5 litros –acoplado a caja manual de 5 velocidades o automática de 4- y el de 3 litros –asociado a la transmisión automática de cinco relaciones-. No hay versiones ni acabados opcionales disponibles, casi todos los elementos vienen de serie. De hecho, el Legacy dispone, entre los elementos de serie más importantes, de asientos calefactados, climatizador, control de crucero, airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y traseros y de cortina, sistema antibloqueo de frenos con distribución electrónica de la fuerza de frenada, llantas de 17 pulgadas en las dos mecánicas y para las dos carrocerías y neumáticos 215/45R.

Galería relacionada

Subaru Legacy

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...