Citroën C5 Break 2.2 HDI 16V 6 vel.

El C5 Break es casi un veterano en las carreteras españolas, pero ahora está de nuevo de actualidad gracias a la inclusión de una versión con caja de cambios de seis velocidades asociada al motor Diesel más potente de la gama, el HDI de 136 CV. El resultado mejora, si cabe, el agrado de conducción y los consumos de este familiar.
-
Citroën C5 Break 2.2 HDI 16V 6 vel.
Citroën C5 Break 2.2 HDI 16V 6 vel.

Lo que, en nuestra opinión, diferencia este coche del resto de sus rivales de segmento y que, por tanto, lo hace tan especial. Se trata de su suspensión Hidractiva 3. Gracias a este elemento, los viajes se convierten en auténticos paseos de placer, ya que otorga una comodidad sobresaliente a los ocupantes. Filtra todas las irregularidades del terreno y genera la impresión de que el coche va entre algodones, aunque existe todavía una ligera sensación de flotación. No, no es una suspensión excesivamente blanda que provoque oscilaciones y rebotes de la carrocería en cambios de nivel en la carretera; vamos cómodos, aunque no “ciegos” respecto a lo que pasa bajo los neumáticos (las ruedas de 205/65 en llanta 16 también ayudan a ello)

En las carreteras de montaña, plagadas de curvas, esta suspensión no nos “vende”, ya que “agarra” perfectamente al vehículo para que no dé sensación de inseguridad ni la carrocería oscile demasiado. El comportamiento en estas situaciones es franco y previsible, siendo bastante complicado hacer perder al tren trasero la trayectoria que le marcamos; al contrario, a pesar de que le sometemos a “perrerías”, como soltar el pie del acelerador en apoyos en plena curva, ni se inmuta y como un obediente autómata se coloca de forma suave.

Pero aquí no acaban las cualidades de esta pequeña maravilla de Citroën. Con un mando situado entre los asientos delanteros, el conductor puede seleccionar un modo “Sport”, que lo que hace es endurecer algo la amortiguación y otorgar un comportamiento más deportivo, o variar la altura de la suspensión. Ésta, en parado y mediante la pulsación de un botón, desciende con el fin de mejorar la capacidad de cargar el maletero o el acceso de pasajeros de cierta edad o con minusvalías físicas. Al mismo tiempo que baja, la carrocería puede elevarse para afrontar cambios de rueda o pasos por pistas de tierra, el único límite está en la velocidad. A más de 40 km/h, se bajará de forma mecánica a su posición inicial.

Este “autocontrol” del C5 lo podemos advertir en desplazamientos más largos, ya que el vehículo adapta la suspensión a la velocidad, al terreno y al tipo de conductor. Valga como ejemplo que, superados los 110 km/h, descienden automáticamente el tren delantero (15 mm) y el trasero (11 mm) para optimizar la aerodinámica y hacer descender el centro de gravedad; de la misma manera, se recupera la altura de referencia al bajar de 90 km/h. Finalmente, si nos adentramos en terreno bacheado y vamos a menos de 70 km/h, la suspensión asciende 13 mm.

El interior sigue la tónica general del vehículo: está muy bien hecho. El salpicadero, con una consola central en símil madera, no es demasiado vistoso y ofrece más bien una imagen clásica. Aunque dominan los plásticos, éstos ofrecen buen tacto y parecen de calidad y bien rematados. Volviendo a la estética, nos ha gustado especialmente la colocación de la pequeña pantalla del ordenador de a bordo, que otorga una información bastante útil (consumos, autonomía, velocidades medias, etc.) de forma clara y visible. Acostumbrados a la proliferación de huecos en otros modelos, este C5 no se queda atrás respecto a sus rivales. Tenemos los típicos de la puerta, separados en dos secciones, una guantera que no destaca demasiado por su capacidad y unos cajones bajo los asientos delanteros, que tienen la misión principal de albergar objetos pequeños y no demasiado anchos; no dan para más.

Esto se complementa, como no podía ser de otra forma en un familiar, con un maletero de grandes dimensiones (530 litros en configuración normal y 980 con los asientos abatidos) que es muy fácil de cargar gracias al portón, a la anchura de la boca de entrada y a la posibilidad, como citábamos antes, de hacer descender la carrocería. Aparte, el maletero cuenta con una utilísima red para agarrar los objetos sueltos y un par de cajones en los laterales para este mismo fin.

En cuanto al espacio reservado para los pasajeros, podemos reseñar que los dos ocupantes de las plazas delanteras cuentan con un espacio más que suficiente y una sensación de habitabilidad notable. Los asientos son muy cómodos y no hacen sufrir al cuerpo durante largos desplazamientos, mérito también de la suspensión Hidractiva 3, pero, en nuestra opinión, carecen de la capacidad de envolvernos a la hora de afrontar una conducción deportiva en tramos virados.

Atrás, por anchura, altura y espacio para las piernas, es el habitáculo perfecto para albergar a tres personas con bastante comodidad, algo que no suele ser habitual en muchos vehículos, a pesar de estar homologados para cinco plazas.

Esta versión familiar, asociada a este propulsor y con caja de seis velocidades, únicamente está disponible con el nivel de equipamiento SX, que nos ha parecido completísimo. De serie incluye, entre otros, numerosos airbags (acompañante, conductor y de cortina delanteros y traseros), climatizador, control de estabilidad, faros antiniebla, radio CD con cargador y mandos al volante, guantera refrigerada, llantas de aleación, volante en cuero, ordenador de a bordo, sensor de lluvia y encendido automático de los faros. Como única opción queda la pintura metalizada (344 euros).

El precio de esta versión, con la pintura incorporada, es de 28.779 euros, un coste que queda en la media del segmento y al que hay que restar los jugosos descuentos de Citroën, que suelen rondar los 3.000 euros y que, en la actualidad, son de 3.600 . Aplicados los mismos, nos podemos llevar un C5 Break Diesel de 136 CV y seis marchas a un coste de 25.179 euros. Un precio muy competitivo y que nos parece barato para todo lo que ofrece el modelo.

Galería relacionada

Citroën C5 Break 2.2 16v HDI

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...