Toyota Corolla D4D 5p Sol

En los próximos meses viviremos un auténtico desembarco de compactos: llegan los nuevos Golf, Astra y Mazda 3. El mercado se anima como no se recordaba en años. Toyota quiere que su Corolla continúe en la brecha, por lo que ha decidido renovar su Diesel más potente, ahora también más silencioso y más brillante.
Autopista -
Toyota Corolla D4D 5p Sol
Toyota Corolla D4D 5p Sol

No hay muchas más novedades; Toyota ha querido conservar intactas las cualidades de buen rodador que han dado un nombre al Corolla.

Se mantiene el mismo conjunto de suspensiones (McPherson delante y multibrazo detrás), ajustadas de tal manera que no se compromete ni el confort, ni la seguridad. Sin ser excesivamente duras, contienen bastante bien las inercias de la carrocería.

Además, en este punto los ingenieros de la firma están obligados a afinar al máximo, ya que sigue sin ser posible montar el control de estabilidad (no se ofrece ni como opción).

Se trata de una carencia bastante importante, sobre todo si tenemos en cuenta que su frenada tampoco es la panacea. A 140 km/h necesita 4,22 segundos y recorrerá 81,6 metros para frenar. Entre sus rivales, todos (excepto el Peugeot 307 y el Nissan Almera) bajan de los 80 metros, lo que le sitúa como el peor en este apartado de toda la categoría. Sin embargo, habría que forzarlo mucho para que nos pusiera en algún compromiso.

Es un coche muy equilibrado y su comportamiento resulta muy noble. La dirección –electrohidráulica- también nos ha gustado, ya que transmite lo que pasa en la carretera, pero resulta lo suficientemente asistida para que la conducción sea cómoda.

Además, como ya hemos explicado, el motor es muy progresivo, lo que otorga mucha confianza al volante. Las relaciones están muy bien ajustadas y el cambio tiene un movimiento muy intuitivo –con recorridos cortos-. Sin embargo, la marcha atrás no se inserta de manera muy “limpia”: está muy cerca de cuarta y, al introducirla, encontramos cierta oposición que hay que vencer.

Toyota siempre ha presentado al Corolla como su punta de lanza en Europa. Sin embargo, una vez que nos sentamos en su interior, nos asalta la duda de si la firma japonesa conoce cuál es el perfil medio del europeo. Nos deben de ver muy bajitos, con brazos largos y gran flexibilidad; o, al menos, eso refleja su habitáculo.
El asiento está –aun en su posición más baja- demasiado alta y el volante no se puede regular en profundidad. Sí, éste es de cuero, tiene los controles de la radio instalados, pero de qué sirve si lo terminas llevando entre las rodillas. En esta postura, el montante izquierdo nos quitará visión y el cambio nos quedará un poco lejos.

Galería relacionada

Toyota Corolla D4D 5p Sol

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...

No llueve sobre mojado. La sociedad evoluciona imparable y, con ella, las ciudades y ...