Chrysler 300 M 2.7

Tamaño, aspecto, línea y presencia se unen en un vehículo de cinco metros, 1,6 toneladas, 200 CV y un estilo netamente norteamericano.
Autopista -
Chrysler 300 M 2.7
Chrysler 300 M 2.7

Si los vehículos italianos tienen un sabor latino inconfundible, no menos inconfundible es el estilo y la personalidad de los automóviles diseñados en Estados Unidos. En el país donde todo es a lo grande, los coches no podían ser menos. El 300 M es enorme, tanto por dentro como por fuera. La línea afilada y los grandes faros son argumento estético más que suficiente como para alejarlo absolutamente de cualquier canon de diseño europeo. No es un coche que pase inadvertido. Más bien es todo lo contrario. Llama poderosamente la atención lo grande que es, toda la chapa que tiene, lo adelantado del habitáculo con respecto a la carrocería y las grandes ruedas con neumáticos de perfil alto.

En el interior tenemos casi metro y medio a lo ancho, tanto delante como detrás. Un equipo de música, instalado de serie, pone calor y ritmo a un interior que mal sonorizado podría hacer incluso eco. El conductor puede regular su asiento casi a voluntad, y enfrentarse al volante en una posición casi idónea. Los asientos no sujetan demasiado, pero a cambio proporcionan un confort elevado, pues, como no podía ser de otra manera, son enormes. La dirección es muy suave, pero también precisa, incluso a alta velocidad. Enseguida notamos que la suspensión tiene un talante tranquilo, su función es la de filtrarlo todo, para que el coche no se mueva nunca bruscamente.

Mientras la carretera es recta resulta excelente, porque la larga batalla y los anchos neumáticos llevan al 300 M recto como una vela. Si hay alguna irregularidad la carrocería del Chrysler se mece sobre los muelles y los amortiguadores, y transmite a los ocupantes una clara sensación de aislamiento. La velocidad no se gana con mucha facilidad, ya que los desarrollos de cambio son muy largos, y el motor tampoco es un tiro. No obstante los 200 km/h los consigue casi sin titubeos. No hay mucho ruido, y el conjunto música, amplitud y suave bamboleo parece ideal para afrontar un largo viaje al más puro estilo americano.

Galería relacionada

Chrysler 300 M 2.7

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...