Mazda 2 1.6 16v Sportive

Mazda vive un momento dulce. Ha dejado atrás la crisis, goza de bien merecida fama entre el público y sus modelos se venden más que nunca. El último coche en sumarse a esta corriente de éxito es el Mazda 2, que, además, se produce en España. Probamos la versión 1.6, la más viva de la gama.
Autopista -
Mazda 2 1.6 16v Sportive
Mazda 2 1.6 16v Sportive

Un habitáculo muy “vivible”
Lo primero que llama la atención al entrar al Mazda 2 es la cantidad de espacio que ofrece un coche que, de antemano, se hubiera calificado como pequeño. Esto se debe a que es uno de los modelos más grandes de la categoría, una condición que repercute sobre todo en el interior, donde se ha logrado un equilibrio muy bueno entre comodidad y funcionalidad.
En comparación con su casi-gemelo Fiesta, el Mazda es 10 centímetros más alto, un dato que ya nos habla de un interior más habitable. Para empezar, los asientos traseros se colocan más altos, con lo que la posición de los pasajeros es más natural y cómoda. En general, esos centímetros de más contribuyen a mejorar la sensación de apertura y luminosidad. A esto último también ayuda la mucha superficie acristalada que ofrece el Mazda 2.

En las plazas delanteras se viaja con una comodidad más propia de un segmento superior. Los asientos sujetan con firmeza y son confortables, aunque un poquito cortos de banqueta. La postura del conductor es buena y no hay ni un solo mando que no esté al alcance fácil de la mano. El volante sólo se regula en altura, pero no nos da la impresión de que el no poder hacerlo en profundidad condicione demasiado la conducción. Lo que sí condiciona, sin duda alguna, es la falta de reposapiés para el pie izquierdo. Es un defecto estructural de este bastidor que en Ford han prometido arreglar, pero que, de momento, ahí sigue. Esta ausencia se hace especialmente desagradable cuando se viaja por terrenos virados y hay que sujetarse con fuerza en el puesto.

Por lo demás, el diseño del habitáculo es moderno y desenfadado, con un tono deportivo que se nota sobre todo en el volante de cuero y en el cuadro de mandos. Hay también varias guanteras distribuidas por todo el interior y, entre ellas, destaca una, la que va colocada en el centro del salpicadero.

La instrumentación resulta completa y el tacto de los mandos rezuma buena factura. Quizá los aireadores laterales podrían tener algo más de caudal, pero su trabajo tampoco es malo, con lo que, en general, podemos resumir que el acabado es muy correcto.

En la dotación de serie de este interior hay una ausencia muy llamativa: no hay reproductor de CD ni de casetes. Contar con ellos supone un desembolso extra y, la verdad, a estas alturas ya se hace muy raro conducir un coche que sólo tiene radio.

<

p> Por lo demás, el equipamiento es modesto pero eficaz. Este acabado Sportive, el único disponible con el motor 1.6, incluye llantas de aleación, aire acondicionado y el volante en piel que ya hemos visto con los mandos de la radio incorporados. El apartado de lujo y confort no ofrece mucho más de serie.
En cambio, el de seguridad va muy completo, con airbags de conductor, acompañante y laterales con doble fase de inflado, cinturones delanteros con pretensores y limitadores de esfuerzo, ABS y control de tracción. También está la posibilidad de montar control de estabilidad por 780 euros más, una alternativa que lleva aparejado el montaje de airbags de cortinilla.

<

p> En cuanto a las demás opciones que se ofrecen, el equipo de sonido sabemos que se paga aparte, 484 euros, lo mismo que la pintura metalizada, que es el otro añadido posible y cuesta 390 euros.

Haciendo balance, el Mazda 2 es un coche muy interesante. Ocupa un lugar destacado entre los utilitarios. Por motor y bastidor está entre los mejores de la clase sin dudas.

En prestaciones no destaca, pero sí en rendimiento real. Desde luego, es mejor que su primo el Ford y se aproxima mucho a lo que ofrecen Polo e Ibiza, por ejemplo.

Es verdad que podría ir más equipado, pero también es verdad que permite viajar con la comodidad del habitáculo más amplio y confortable de la categoría. Por 14.650 euros estaremos comprando un coche que no defrauda y tiene ese sabor tan particular de los Mazda, esa mezcla tan sabrosa de tecnología japonesa y alma europea de otro tiempo.

Galería relacionada

Mazda2 1.6 16v

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...