Alfa GTV, Spider y 156 GTA Selespeed

Alfa Romeo ha remodelado sus veteranos GTV y Spider, que reciben la imagen corporativa de la nueva familia italiana e incorporan mecánicas más vigorosas y eficaces. También ha dado a conocer la nueva caja de cambios Selespeed para el 156 GTA, que ayuda a extraer con facilidad todas las ventajas que aportan sus 250 CV.
-
Alfa GTV, Spider y 156 GTA Selespeed
Alfa GTV, Spider y 156 GTA Selespeed

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

Después de diez años en el mercado sin recibir modificaciones importantes (sólo cambios de motor) Alfa Romeo ha decidido reposicionar la gama de los deportivos GTV y Spider.

Ambos modelos nacieron de un proyecto común y comparten la mayoría de sus elementos, aunque se diferencian claramente en la línea del volumen trasero: el coupé presenta una gran luneta posterior, muy inclinada, mientras que el Spider se caracteriza por la forma en “U” de la cubrecapota, que acentúa la forma más fina y afilada.

La verdad es que no han cambiado mucho y su escasa presencia en el mercado sigue otorgándoles un elevado carácter de exclusividad. Lo más significativo en el exterior de los modelos es la parrilla delantera de nuevo cuño, muy en la línea del 147, GT Coupé o el prototipo Brera (la marca acaba de anunciar su próxima aparición en el mercado en el año 2005 con motores exclusivos Alfa Romeo), además de la incorporación de unas nuevas llantas de aleación de 16 pulgadas de diámetro. Ahora se encuentra disponible una nueva gama de colores de carrocería, que comprende los tonos Rojo Brunello, Verde Racing y Azul Cobalto.

En el interior, lo más destacado es la nueva posición de los asientos, situados en una posición más baja respecto al plano del suelo, además de ligeros cambios en el salpicadero, mandos rediseñados para climatización, equipo de audio y nueva iluminación en color rojo para el cuadro de instrumentos.

No obstante, el habitáculo de este modelo deja sentir claramente el paso de los años. Aparte de sus escasas dimensiones internas, en especial la cota de altura (las plazas traseras son puramente testimoniales o para niños muy pequeños), algunos de los mandos e instrumentos no se corresponden con las exigencias actuales. Así, los famosos diodos LED que tan de moda estuvieron en los años 80, permanecen para indicar la presencia de algunos dispositivos, como la alarma.

También el diseño de las palancas de intermitentes o del selector de luces –cilíndricas- o las pequeñas boquillas de salida de aire no responden a lo común en los modelos de hoy. Incluso el diseño de la tapa de la guantera o el “escondite” para el airbag del acompañante están totalmente obsoletos. Quien necesite algo más de espacio que busque otra alternativa, pues el maletero está en consonancia con las dimensiones internas. En las versiones que incluyen rueda de repuesto “de emergencia” la capacidad queda limitada a 110 litros, lo que no permite, siquiera, la introducción de una maleta rígida convencional.

Sí se han revisado los tejidos que componen los asientos y paneles de puertas y se ofrecen algunas opciones que antes no se encontraban disponibles, como el navegador vía satélite con CD Rom (no DVD).

Las gamas del GTV y Spider comparten las mismas mecánicas de gasolina. Se mantiene el motor de 2.0 litros Twin Spark de 150 CV, también empleado en otros modelos de la marca, y se incorporan el 2.0 JTS de inyección directa de gasolina, que anuncia una potencia de 165 CV y el 3.2 V6 24V, similar al de las versiones GTA de 147 y 156, aunque con 10 CV menos.

El primero de ellos promete un gasto más bajo de combustible y un elevado rendimiento mecánico. Su construcción es muy similar a la del anterior 2.0, aunque dispone de una culata rediseñada, pistones tallados y nueva programación de la centralita electrónica. Este motor puede trabajar con mezcla pobre hasta un régimen de 1.500 rpm, lo que permite una utilización muy agradable.

En la práctica este motor no obtiene unos rendimientos de primera magnitud, pues los consumos homologados del modelo sólo permiten rebajar las cifras de la versión precedente en una décima; eso sí, la cifra de par que logra este propulsor es muy elevada.

La versión más potente, de 3,2 litros, destaca por su suavidad de marcha y su elevado nivel de prestaciones. A pesar de ceder 10 CV respecto al propulsor del GTA, ofrece una suavidad excelente y notable agrado de conducción. Se nota que hay cilindros, cilindrada y potencia. Además, este motor se encuentra asociado a una caja de cambios de seis velocidades que ofrece un manejo muy cómodo, con buen tacto y precisión.

Lo que nos ha sorprendido notable y gratamente es el buen comportamiento dinámico que ofrece. Ya era bueno cuando se lanzó al mercado y aún hoy destaca por su buen comportamiento. Las elaboradas suspensiones ofrecen un buen filtrado sin restar agilidad al conjunto, mientras que la dirección es lo suficientemente rápida y precisa como para abordar tramos virados con decisión de forma fácil. Tiene ala asistencia justa para que no se encuentre ni muy dura ni muy blanda. No obstante, el peso del conjunto se deja notar a la entrada de las curvas con una inercia que no es despreciable, lo que obliga a mantener la guardia, pues no está disponible, ni en opción, el sistema de control de estabilidad. De serie únicamente incluye el sistema de control de tracción ASR con las motorizaciones JTS y V6.

Respecto a los precios y equipamientos conviene señalar que tanto el GTV como el Spider cuentan con un nutrido grupo de elementos que mejoran la comodidad a bordo, dejando como opciones unos asientos Momo en piel, pintura metalizada, alarma, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc.

Los precios anunciados por Alfa son los siguientes:
Alfa GTV 2.0 TS 26.000 euros
Alfa GTV 2.0 JTS 27.500 euros
Alfa GTV 3.2 V6 34.600 euros
Alfa Spider 2.0 TS 28.100 euros
Alfa Spider 2.0 JTS 29.600 euros
Alfa Spider 3.2 V6 36.700 euros

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...