Volkswagen Sharan 1.9 TDI 130 CV

La versión Diesel del Sharan ha recibido un motor de 130 CV que amplía la gama y le permite desenvolverse sin complejos en cualquier trazado. Si en carreteras de montaña ya muestra una agilidad razonable, su aplomo y buen comportamiento le hacen merecedor de un notable alto en autopistas. Nos vamos de viaje.
Autopista -
Volkswagen Sharan 1.9 TDI 130 CV
Volkswagen Sharan 1.9 TDI 130 CV

Salta a la vista que este vehículo es especialmente interesante para las familias numerosas que se embarquen en viajes largos por amplias autovías, pero también es evidente que, alguna vez, habrá que recorrer carreteras menos cómodas.

En los trayectos que discurren por vías de dos carriles (y doble sentido de circulación) medianamente espaciosas, este Volkswagen se comporta a la perfección: puede llegar a ir en quinta o sexta sin muchos problemas -aunque esta última relación sirve, sobre todo, para ahorrar combustible- y las reducciones se realizan cómodamente gracias a un cambio de manejo correcto.

Este aspecto se agradecerá cuando lleguemos a trazados más sinuosos, donde habrá que emplear continuamente la palanca de marchas para mantener un ritmo constante. En algunas ocasiones podremos afrontar los giros sustituyendo la capacidad de retención del motor por los frenos; éstos muestran una buena mordiente y su tacto permite dosificar con precisión la frenada. Sin embargo, no son especialmente resistentes a la fatiga.

En este tipo de tramos es donde queda más patente el volumen del Sharan. Las suspensiones consiguen un buen compromiso entre la comodidad de los ocupantes y la efectividad: dada la altura del vehículo, esperaba un balanceo de la carrocería más acusado del que en realidad aparece, lo que tiene un efecto positivo en la seguridad y el aplomo que se transmite al conductor. Por desgracia, la amortiguación no puede ocultar que el reparto de pesos entre ambos ejes es muy desigual (cuando este monovolumen no lleva carga, más de 1.000 kg recaen sobre el delantero, mientras que el posterior soporta “sólo” 700), lo que provocará que la trasera se insinúe si cometemos un exceso –algo difícil, dadas las dimensiones del Sharan, pero no imposible-.

De vuelta a la autopista, el auténtico “hábitat” de este automóvil, podremos comprobar que los bajos consumos que promete la marca alemana se cumplen. Sobre el papel, superan ligeramente los 6 l/100 km y VW anuncia que son incluso menores que los ofrecidos por el propulsor de 115 CV, aunque, tras las mediciones de nuestro Centro Técnico, se revelan similares. Lo cierto es que, mientras no se sobrepasen los 100 km/h, se mantienen en esa cifra, aunque suben hasta los 7,3 l/100 km si el ritmo es mayor. En cualquier caso, resulta un gasto de combustible comedido para un vehículo de su tamaño, si bien su forma de cuña favorece la aerodinámica y ayuda en este apartado.

Ya en el parking, las maniobras son mucho más naturales que hace dos días. Lo que me resulta extraño es tener que colocar el equipaje en el –ahora- diminuto maletero de mi utilitario. Además ¿el puesto de conducción era antes tan bajo? Me temo que va a ser difícil adaptarme de nuevo al punto de vista de la mayoría de los conductores.

De excursión

Galería relacionada

Volkswagen Sharan 1.9 TDI

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...