Chrysler Neon 1.6 16V LE

La firma americana Chrysler espera penetrar en el mercado europeo con más fortuna de lo que lo ha hecho hasta el momento. Por ello, lanza un rediseño del Neon con un nuevo propulsor, un 1.6 de 16 válvulas que desarrolla una potencia de 115,5 CV a 5.600 rpm, según datos de la marca. Este motor es resultado de la alianza entre BMW y Chrysler, antes de que ésta última se fusionara con Daimler. El propulsor es el que el monta el nuevo Mini y del que Chrysler está muy satisfecha, pues, según dice la marca, se ha conseguido aligerar el peso y el ruido, aunque esto último es un tanto discutible.
-
Chrysler Neon 1.6 16V LE
Chrysler Neon 1.6 16V LE

El motor 1.6 16V que equipa este Neon destaca, sobre todo, por lo ruidoso que es. El par máximo lo alcanza a 4.000 rpm con 13,8 mkg y es precisamente entre 3.500 y 4.000 rpm cuando el ruido es más molesto. En el apartado de sonoridad, que en el caso de nuestro banco técnico se valora con un 0 el registro de calidad del sonido y de decibelios más bajo, este Neon alcanza unos datos de 70 decibelios, lo que supone una penalización de 3 puntos. Peor se comporta a 60 kilómetros por hora donde la penalización en cuanto a calidad es de 6 puntos. Teniendo en cuenta que la cifra ideal de penalización es 0, es importante tener en cuenta estos datos.

Dejando a un lado el ruido, las recuperaciones de este vehículo son buenas en carretera y dispone de una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 11 segundos, que no está nada mal, teniendo el cuenta el peso (1.225 kilogramos) y las dimensiones de esta berlina de cinco puertas (4,390 metros de longitud, 1,715 metros de ancho y 1,421 metros de alto). La velocidad punta, según datos de la firma en nuestro país, es de 185 kilómetros por hora, que, si los oídos del conductor aguantan, es realmente fácil que se alcance.

Sin duda alguna, la gran baza de este modelo es la estabilidad. En este acabado LE está disponible, como opción, el control de estabilidad, unido al sistema antibloqueo de frenos, por 158.000 pesetas. Tanto en autovía como en carretera secundaria o en ciudad la estabilidad es bastante buena. Ni el trazado más virado con velocidad alta hace dudar de la estabilidad de este Neon. Los frenos incorporan el sistema antibloqueo (ABS). Al optar por esa opción, el cliente se llevará, además, discos de freno macizos atrás, en lugar de tambor, que se montan con el resto de equipaciones de serie. La estabilidad del modelo también viene defendida por unos neumáticos 185/60 HR montados en llantas de 15 pulgadas y por unos sistemas de suspensiones con barra estabilizadora tanto en el eje delantero como en el trasero.

El freno tiene un tacto un tanto blando cuando la frenada está llegando a su final, antes de que el sistema antibloqueo salte. La unidad probada dispone de frenos de disco ventilados delante y de frenos de disco macizos detrás, tal y como hemos explicado con anterioridad, al equipar el ABS. La conducción en ciudad a bordo de este Neon resulta sencilla, a pesar de las longitudes del coche. La dirección asistida se comporta de manera certera con lo que la movilidad urbana está asegurada. Además, cuando el motor trabaja a bajas vueltas el vehículo no rechista. En carretera, por un lado, el vehículo es muy cómodo, excepto por el ruido del motor. Por otro lado, alcanzar y mantener velocidades de crucero en torno a los 120 kilómetros por hora no supone complicación alguna y la verdad es que el motor estira por arriba sin problemas, en contra de lo que cabría deducir de una cilindrada baja.

La caja de cambios es manual, de cinco velocidades, y la palanca tiene un agradable aspecto deportivo. De la misma manera, forman parte de dicho carácter deportivo otros elementos como el cuentarrevoluciones y el velocímetro con fondo blanco, así como el volante, recubierto de cuero, aunque forrado descuidadamente.

El consumo del Neon es contenido y este es uno de los objetivos de la marca para su presentación en el Viejo Continente. En Estados Unidos el combustible es más barato, algo que no ocurre en Europa, donde se “premia” a los fabricantes que consiguen bajos consumos para sus vehículos. Por ello, Chrysler ha intentado reducir dicho consumo.

La media de consumo, según nuestros datos, se sitúa en 8 litros a los 100 kilómetros. En ciudad puede superar los 10 litros a los 100 kilómetros, mientras que en recorrido extraurbano el consumo baja hasta los 6 litros a los 100 kilómetros. La autonomía de este modelo está en torno a los 600 kilómetros con un depósito de combustible con algo menos de 50 litros de capacidad. Estas cifras son defendidas por la marca como datos a destacar, aunque fijándonos en los rivales de este Neon, podemos comprobar que están más o menos dentro del segmento.

Dicho segmento, el de las berlinas medias, al que pertenece el Neon, es el más numeroso en nuestro país, con representantes como el Ford Focus, el Citroën Xsara o el Seat Córdoba, que encabezan las listas de automóviles más vendidos en España.

Galería relacionada

Chrysler Neon 1.6 16V LE

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...