Nissan Almera Tino 2.2 Di Ambience

Elegancia y buen comportamiento. Con estas cuatro palabras se define perfectamente al Nissan Almera Tino 2.2 Di, un monovolumen de tipo compacto que se conduce con facilidad y permite viajar de forma cómoda y rápida. Uno de esos coches multidisciplinares que no defraudan casi en nada.
-
Nissan Almera Tino 2.2 Di Ambience
Nissan Almera Tino 2.2 Di Ambience

Se nota que en Nissan confían en el Almera Tino. El cuidado con que está elaborado y acabado este coche lo denota. Su cuidada imagen, tanto exterior como interior, se combina muy bien con un bastidor exquisito y un motor turbodiésel que, sin ser una maravilla, trabaja de forma más que correcta, sobre todo cuando se circula en marchas largas y más bien alto de vueltas.

La firma japonesa ha decidido tomar el motor Diesel 2.2 que monta el Almera y modificarlo para la versión Tino. En concreto, han incluido un intercooler, elemento que lleva la potencia de los 110 CV nominales que da el Almera a los 114 que declara el Tino. Claro que esta cifra es simplemente “oficial”, porque, sometido a “la máquina de la verdad” de nuestro banco de pruebas, este motor reconoce unos robustos 128 CV.

El propulsor tiene un esquema de funcionamiento de esos que parecen suplicar “no me dejes caer de vueltas”. Si se quiere que dé lo mejor de sí mismo, es necesario llevarlo más bien alto de revoluciones. Entrega su par máximo a 2.740 vueltas, y no es hasta los 2.000 giros cuando empieza a notarse su empuje, que se hace evidente desde los 2.500. Por debajo de este régimen, hace falta usar mucho el embrague para lograr una respuesta rápida.

Después de llegar a su par máximo, el arreón continúa hasta casi las 4.000 vueltas. A partir de ahí ya empieza a bajar su capacidad. Esto nos da un margen de utilización más bien estrecho, de unas 2.000 vueltas, con lo que es preciso jugar mucho con el cambio para lograr lo mejor del coche. En su beneficio es necesario decir que uno tiene siempre la impresión de conservar algo de fuerza bajo el pedal del acelerador. No da nunca señales de agotamiento.

El motor va combinado con una caja de cambios de recorridos precisos, pero algo áspera de tacto. En primera, muy corta, al coche le cuesta moverse. Es ahí, y en quinta, donde más se nota que es más pesado que sus rivales , con 1.512 kg.

Después, una vez ganada velocidad, tenemos una tercera velocidad muy solvente que empuja con ganas y se emplea a fondo en zonas complicadas, arrastrando con soltura al coche. Después, está la cuarta, que se merece un capítulo aparte. Fuerte y elástica como el buen acero, esta marcha se estira sin perder aplomo. Sube de vueltas y sube de velocidad de modo parejo. Si se apura, es capaz de lanzar el coche a más de 160 km/h sin perder fuelle. La quinta, en cambio, es algo más floja. Aunque se ha recortado en un ocho por ciento su desarrollo frente al que ofrece en el Almera, sus más de 47 km/h a 1.000 vueltas siguen siendo largos. Se nota al adelantar, maniobra casi imposible en quinta. Es necesario siempre bajar a cuarta.

Este largo desarrollo debería contener los consumos, pero tampoco es que sean excepcionales. En trabajo de autopista, único lugar donde la quinta es perentoria, el gasto ronda los siete litros y medio. En un turbodiésel esto no es ninguna bicoca, aunque no está mal.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...